REINO UNIDO

Los laboristas buscan la salida de Boris Johnson

Los laboristas reiteraron ayer jueves su llamamiento a los otros partidos de oposición y a algunos conservadores para que respalden el plan de sacarlo del poder.

Boris Johnson, primer ministro británico. Foto: AFP
Boris Johnson, primer ministro británico. Foto: AFP

Boris Johnson acaba de cumplir tres semanas como primer ministro británico, pero pronto podría verse obligado a abandonar el gobierno si prospera un plan de los laboristas para sacarlo.

Los laboristas reiteraron ayer jueves su llamamiento a los otros partidos de oposición y a algunos conservadores para que respalden el plan de su líder, Jeremy Corbyn, que quiere impedir un Brexit sin acuerdo derribando a Johnson.

“Tenemos que trabajar conjuntamente, aunque no nos guste lo que digan los otros, tenemos que impedir un Brexit sin acuerdo”, aseguró Rebecca Long-Bailey, ministra de Economía en el gobierno en la sombra de Corbyn, en declaraciones a la BBC.

Johnson se ha mostrado determinado a abandonar la Unión Europea el 31 de octubre, aunque sea sin un acuerdo.

Dispone, sin embargo, de una estrecha mayoría en el parlamento y se confronta con una fuerte oposición, aunque dividida, de los laboristas, con 247 diputados, el partido nacionalista escocés (SNP), con 35, y los liberales (14).

La presidenta del partido liberal demócrata (Lib Dem), Jo Swinson, aseguró ayer jueves que estaba “dispuesta a trabajar con quien sea para detener a Boris Johnson”, pero también expresó sus reticencias respecto a Corbyn, al que considera un “factor de división”, también en el seno del laborismo.

El nacionalista escocés Ian Blackford también expresó su apoyo a una moción de censura y Liz Saville Roberts, del partido galés Plaid Cymru (4), abrió la puerta a respaldar un ejecutivo formado por toda la oposición.

Corbyn escribió el miércoles a los principales partidos de oposición y a cuatro diputados conservadores para presentarles su plan para evitar un Brexit duro. “Este gobierno no tiene un mandato para llevar a cabo una salida sin acuerdo y el referéndum de 2016 no aportó un mandato para una salida sin acuerdo”, afirmó en su carta. “Por este motivo, presentaré una moción de censura lo antes posible, cuando estemos seguros de ganarla”, añadió.

Los conservadores Nick Boles, Dominic Grieve, Oliver Letwin y Caroline Spelman aceptaron reunirse con Corbyn una vez levantado el receso parlamentario el 3 de septiembre.

Spelman precisó, sin embargo, que no deseaba “en ninguna circunstancia” un gobierno provisional liderado por Corbyn. “Nos estamos enfrentando a una crisis nacional. Puede que necesitemos un gobierno de emergencia para resolverlo, pero si Corbyn quiere tener éxito realmente, seguro que incluso él puede ver que no puede liderarlo”, comentó Spelman.

Es improbable que Corbyn apoye la idea de Swinson de que un destacado parlamentario encabece un gobierno de unidad nacional.

Una vez haya presentado la moción de censura, Corbyn dijo que intentará obtener el apoyo de la mayoría de los diputados para presidir “un gobierno provisional, durante un periodo limitado, con el objetivo de convocar elecciones generales”.

Para organizar estos comicios anticipados, el líder laborista desea obtener una nueva prórroga del Brexit, previsto para el 31 de octubre.

En estas hipotéticas elecciones, Corbyn defendería la organización de un nuevo referéndum sobre la presencia del Reino Unido en la UE. “En esas elecciones, el partido Laborista se comprometería a una votación pública en términos de abandonar la Unión Europea, incluyendo una opción para quedarse”, aseguró.

Si el gobierno del primer ministro Johnson perdiera la moción de censura, tendría 14 días para ganarse otra vez la confianza de la Cámara de los Comunes, de no hacerlo, se convocarían elecciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)