CORRUPCIÓN EN EL SISTEMA

Kirchnerismo suma más acusaciones en su contra

Narco apunta a exjerarcas; revelan que Alicia Kirchner visitó el convento.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Detenido: encontrado en la triple frontera, es acusado de matar a tres personas. Foto: Reuters

Las consecuencias de la detención del presunto narcotraficante Ibar Pérez Corradi, y nuevos detalles divulgados ayer de las cinematográficas maniobras para ocultar dinero de un exjerarca kirchnerista, comprometen a las figuras de la antigua administración de Cristina Fernández.

Pérez Corradi, presunto autor intelectual de un triple crimen del 2008 vinculado al tráfico de la efedrina (del que también está relacionado el exjefe de Gabinete kirchnerista Aníbal Fernández), se negó ayer a ser extraditado a Argentina tras ser detenido en Paraguay.

Encapuchado, con chaleco antibalas y rodeado por varios efectivos policiales, Pérez Corradi —quien estuvo prófugo durante cuatro años— compareció ante los tribunales de Asunción, en donde manifestó que desconfía de la Justicia argentina. Dio nombres propios: el juez federal Sebastián Casanello, que lo investiga por presunto lavado de dinero y por la denominada causa de los medicamentos. El prófugo fue tajante: "No me dan garantías".

La posición de Pérez Corradi se conoció pasadas las 10, luego de una audiencia judicial en el despacho juez paraguayo Julián López, quien lleva adelante la causa por falsificación de identidad y quien debe definir los dos pedidos de extradición que pesan sobre el presunto narcotraficante por parte de la Justicia argentina.

"Él ha manifestado que por el momento no existen las garantías suficientes de un debido proceso ante la Justicia argentina. Dice que en la Argentina estaba corriendo peligro su vida ya que en la causa (por el triple crimen) estaban siendo investigados autoridades y funcionarios del ex gobierno", relató el juez Julián López en una improvisada rueda de prensa.

Por una normativa del código penal paraguayo, el detenido tiene que manifestar su voluntad o no de someterse a un proceso abreviado de extradición. Si Pérez Corradi aceptaba esa posibilidad, el traslado se hubiese concretado "en 10 o 15 días", según dijo el propio juez en declaraciones radiales. Pero como la rechazó, ahora se inicia el proceso formal de extradición, que se extendería de 45 días a dos meses.

Abogados de las familias de las víctimas del triple crimen han declarado en las últimas horas que hubo protección del gobierno kirchnerista al presunto narcotraficante. Ayer, el exsecretario de Seguridad, Sergio Berni, negó esta versión y también dijo que "no es verdad" que se haya sabido dónde estaba.

Pero las versiones que expresa el kirchnerismo rápidamente son respondidas por el gobierno. El actual secretario de Seguridad del gobierno macrista, Eugenio Burzaco, aseguró que Pérez Corradi estuvo en Argentina "varias veces" mientras estuvo prófugo.

En ese sentido, el funcionario advirtió que el acusado de ser el autor intelectual del triple crimen tuvo "complicidad de las fuerzas de seguridad y, probablemente, también política".

Historia del Convento.

Paralelamente a este tema, en el convento donde detuvieron a José López, exsecretario de Obras Públicas durante el gobierno de Fernández de Kirchner que intentaba esconder US$ 9 millones, se reveló que hubo otras figuras kirchneristas que lo visitaron. Una de ellas es Alicia Kirchner, hermana del fallecido expresidente Néstor Kirchner y actual gobernadora de la provincia de Santa Cruz. Además confirmaron que otros funcionarios de segunda línea también estuvieron allí.

La policía también informó que dentro del monasterio habían tres bóvedas, de las cuales las monjas que lo habitan dijeron que en verdad eran criptas que irían a utilizar si pasan "a mejor vida".

Darío Kubar, intendente de General Rodríguez, localidad donde está el convento, dijo que "estaban tapadas por una alfombra. Debajo había tres lugares y dos de ellos tenían tapas removibles".

En las últimas horas, también se descubrió un sistema "moderno" de cámaras de seguridad en el interior y en el exterior del monasterio, de acuerdo con lo reveló el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires.

Incluso, creen que hay más dinero escondido en el lugar.

Elaskar alega tener males psiquiátricos.

Federico Elaskar pidió quedar desvinculado de la causa por lavado de dinero que instruye el juez Sebastián Casanello y por la que está detenido el empresario kirchnerista Lázaro Báez. Su defensa asegura que tiene problemas psiquiátricos.

El abogado de Elaskar, José Ubeira, presentó un escrito. En el texto que llevó el abogado ante el juez un perito de parte plantea que el ex dueño de la financiera SGI, conocida como La Rosadita, padece "un cuadro de falta de proteínas cerebrales que le impide afrontar un proceso penal".

Elaskar disparó con sus dichos el escándalo de la ruta del dinero K en el programa de Lanata en 2013.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados