Suprema Corte

Kennedy, se retira el juez ícono de los gais de Estados Unidos

Trump propondrá a un candidato de línea conservadora.

Anthony Kennedy: fue ayer a la Casa Blanca a informar de su retiro. Foto: EFE
Anthony Kennedy: fue ayer a la Casa Blanca a informar de su retiro. Foto: EFE

Con la libertad individual como estandarte, el juez de la Suprema Corte de Estados Unidos Anthony Kennedy se convirtió en un inusual defensor de los derechos de la comunidad gay, a la que ayudó con fallos emblemáticos.

Kennedy, de 81 años, fue ayer miércoles a la Casa Blanca para comunicar en persona al presidente Donald Trump que había decidido jubilarse para pasar más tiempo junto a su familia.

Suyas fueron las tres sentencias más importantes sobre derechos de los homosexuales de las últimas décadas. El fallo más reciente fue el que legalizó el 26 de junio de 2015 el matrimonio entre personas del mismo sexo y que Kennedy se encargó de redactar. El juez determinó que la comunidad gay "no quería ser condenada a vivir en soledad, excluidos de una de las instituciones más antiguas de la civilización" y, por ello, declaró: "Ellos piden dignidad a los ojos de la ley. La Constitución les concede ese derecho".

No le gustaba que el Gobierno se metiera en el dormitorio de nadie y, por eso, en 2013, se encargó de escribir el fallo que echó abajo una cláusula de la Ley de Defensa del Matrimonio, que lo definía como "la unión entre un hombre y una mujer".

También redactó en 2003 la sentencia que anuló las leyes que prohibían el sexo anal en Texas y en otros 13 estados, que sirvió para legalizar las relaciones entre hombres.

Considerado como uno de los jueces más impredecibles de la Corte, Kennedy se ganó fama por ser el "voto bisagra" (voto del desempate) en una corte dividida ideológicamente con cinco jueces conservadores —entre ellos Kennedy— y cuatro progresistas.

Su posición en el centro del espectro ideológico del Supremo hizo que el expresidente George W. Bush le definiera como "el decisivo".

Pocos esperaban que fuera a jugar un papel tan importante cuando fue nominado por el expresidente Ronald Reagan para este tribunal, a donde llegó en 1988 tras la venia unánime del Senado.

Nacido el 23 de julio de 1936 en Sacramento (California), Kennedy estudió en algunas de las universidades más prestigiosas de Estados Unidos, como Harvard, e hizo de la educación una de sus mayores pasiones, llegando a convertirse en profesor de derecho constitucional en la Universidad Pacifics McGeorge entre 1963 y 1988.

Kennedy, que se posicionó varias veces en contra del aborto, en 2015 cambió su postura al reafirmar el derecho de las mujeres a poner fin a su embarazo. De confesión católica, el juez se casó en 1963 con Mary Davis y ha tenido tres hijos.

Ahora, con la salida de escena de Kennedy a partir del 31 de julio, deja servida al presidente Trump la posibilidad de cumplir su promesa de campaña de proponer para la Suprema Corte a jueces de neto corte conservador, convencido de que muchos de los males actuales de Estados Unidos son consecuencia de la presencia de jueces progresistas en ese tribunal.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)