MIGRACIÓN

Justicia italiana desafío a Salvini y ampara a barco con migrantes

El Tribunal Administrativo Regional del Lacio levantó ayer miércoles la prohibición firmada por el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini.

Matteo Salvini, ministro del Interior de Italia. Foto: AFP
Matteo Salvini, ministro del Interior de Italia. Foto: AFP

El buque humanitario Open Arms puede entrar en aguas territoriales de Italia con los 147 migrantes que lleva a bordo sin la amenaza de ser retenido ni de pagar multas millonarias que pudieran imponerle las autoridades de ese país, aunque no tiene un puerto asignado para atracar.

El Tribunal Administrativo Regional del Lacio levantó ayer miércoles la prohibición firmada por el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, que no le permitía navegar en aguas italianas, explicó a la prensa en Madrid el fundador de la ONG española Open Arms, Óscar Camps.

El tribunal admite así el recurso que la ONG presentó contra la orden de Salvini, aunque no designa ningún puerto al que dirigirse. El ministro italiano respondió que volverá a firmar otra prohibición contra la embarcación.

Camps anunció que pedirá la evacuación inmediata “por motivos médicos” de los migrantes, rescatados en el Mediterráneo, aunque no lo hará sin obtener antes el permiso de las autoridades italianas.

Rutas de los barcos humanitarios. Foto: AFP
Rutas de los barcos humanitarios. Foto: AFP

Explicó que el buque va a buscar abrigo en la isla italiana de Lampedusa, ante el empeoramiento de las condiciones meteorológicas. Y espera que la solución para los 147 inmigrantes del Open Arms sea “de horas, no de días”

Camps explicó que los puertos seguros más cercanos son los de Italia y Malta. “Tenemos que exigir que cumplan” el derecho marítimo internacional, insistió.

Los 19 miembros de la tripulación del Open Arms tienen cada vez más problemas para gestionar las tensiones, según Camps.

“Imagínate que hay dos lavabos, 180 metros cuadrados cubiertos. Hay discusiones por un trozo de sombra, discusiones por un trozo de sol, discusiones por la comida, discusiones por la cola del lavabo”, explicó.

El fundador de Open Arms compareció ante la prensa con el embajador alemán en España, Wolfgang Dold, tras reunirse con él.

Camps recordó que ha tratado con la canciller alemana, Ángela Merkel, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, para que intercedan con el Gobierno español, formen “un eje poderoso y puedan poner en marcha un mecanismo perfecto y constante” de rescate y desembarque.

Sin embargo lamentó que aún no haya logrado verse con el presidente español, el socialista Pedro Sánchez.

El buque español lleva casi dos semanas en el Mediterráneo a la espera de que algún país le conceda un puerto seguro para desembarcar a los migrantres, que fueron rescatados cuando navegaban en embarcaciones precarias procedentes de Libia.

Otro barco, el Ocean Viking, fletado por las ONG Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterranée, ha rescatado a 356 personas y también espera que algún país lo autorice a entrar en puerto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados