CIBERACTIVISMO

La Justicia británica decidió que el hacker Lauri Love no sea extraditado a EE.UU.

La decisión del Poder Judicial puede sentar un precedente para otros casos similares.

Lauri Love (derecha) celebra la decisión judicial. Foto: AFP.
Lauri Love (derecha) celebra la decisión judicial. Foto: AFP.

La justicia británica se pronunció esta mañana contra la extradición a Estados Unidos del hacker inglés Lauri Love, acusado de introducirse en los sistemas informáticos de la Reserva Federal, el Pentágono y la NASA.

El juez Ian Burnett, de la Alta Corte, anuló así un fallo de instancias inferiores y anunció su decisión entre vítores de los partidarios de Love, de 33 años, quien fue detenido en su casa en octubre de 2013.

El hacker se congratuló por el fallo. "Esta decisión obviamente afecta a mi vida, pero la razón por la que he sufrido este calvario no es solamente salvarme de ser secuestrado y encerrado durante 99 años en un país que nunca visité", explicó ante la corte.

La otra razón de su lucha, añadió, es "sentar un precedente para que esto no le ocurra a más gente en el futuro".

Love dijo que a partir de ahora "si se sospecha de un delito, será juzgado aquí en el Reino Unido, y Estados Unidos no tratará de ejercer una jurisdicción extraterritorial exorbitante", sentenció.

"Tenemos la esperanza de que otra gente se beneficie de este veredicto", concluyó.

Kaim Todner, la firma de abogados que representa a Love, saludó un "fallo fundamental" que sentará jurisprudencia.

"El sistema judicial británico ha adoptado la posición de que nosotros deberíamos lidiar con este asunto, más que aceptar las demandas del gobierno estadounidense", dijo el bufete en un comunicado.

"Además ha reconocido que la atención a la salud mental en las cárceles estadounidenses no es lo suficientemente adecuada como para garantizar que Lauri no sufriría serios daños si era extraditado", añadió. Love, que tienen las ciudadanías británica y finlandesa, tiene síndrome de Asperger.

Manifestación contra la extradición de Lauri Love. Foto: AFP.
Manifestación contra la extradición de Lauri Love. Foto: AFP.

El caso

Love es acusado por Estados Unidos de supuestos ciberataques cometidos entre 2012 y 2013 a los servicios informáticos del gobierno. Según la denuncia, el hacker habría robado datos confidenciales de agencias como la Reserva Federal, el Ejército estadounidense, el departamento de Defensa, la NASA o el FBI.

Los ataques informáticos se dieron en el contexto de la operación #OpLastResort llevada a cabo por Anonymus.

Love también es señalado como el responsable del hackeo contra la Agencia de Misiles de Defensa en represalia por el suicidio a los 26 años de Aaron Swartz, el activista que fue enjuiciado por descargar artículos de revistas académicas del Journal Storage (JSTOR) del  Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Aaron Swartz se suicidó en 2013, cuando estaba por ser encarcelado. Foto: Sage Ross.
Aaron Swartz se suicidó en 2013, cuando estaba por ser encarcelado. Foto: Sage Ross.

Assange, a la espera

Quien puede verse beneficiado por la decisión de la Justicia británica sobre el caso de Lauri Love es el periodista y hacker australiano Julian Assange, de 46 años, quien vive desde 2012 en la Embajada de Ecuador en Londres.

El fundador de Wikileaks se recluyó en la sede diplomática tras ser buscado por la policía británica a pedido de Suecia, donde se lo investiga por un presunto caso de abuso sexual.

Sin embargo, tanto Assange como su defensa aseguran que la acusación es una pantalla para que, una vez en Suecia, sea extraditado a Estados Unidos, donde puede ser sometido a juicio por las reiteradas filtraciones de documentos gubernamentales por parte de Wikileaks, entre ellos los que muestran abusos en los centros de reclusión de Guantánamo y Abu Ghraib, un video militar clasificado que muestra un helicóptero Apache estadounidense que dispara y mata a dos periodistas y a un grupo de civiles iraquíes en 2007, 90.000 documentos clasificados relacionados con la guerra de Afganistán y 400.000 documentos militares clasificados de la guerra de Irak, incluyendo los asesinatos de civiles por parte de las tropas estadounidenses en ambos conflictos.

Julian Assange, fundador de WikiLeaks. Foto: AFP
Julian Assange. Foto: AFP.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º