UN CASO CON REPERCUSIÓN MUNDIAL

Juicio político: Representantes vota hoy el envío al Senado de los cargos contra Trump

El proceso de impeachment a Donald Trump es seguido con creciente expectativa en Estados Unidos y en el resto del mundo.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Foto: AFP
Trump enfrenta acusaciones por abuso poder y obstrucción al Congreso por su conversación con su par de Ucrania. Foto: AFP

La Cámara de Representantes de Estados Unidos votará hoy miércoles el envío al Senado de las acusaciones contra el presidente Donald Trump, abriendo el camino para que el largamente esperado juicio político comience en los próximos días, anunció la presidenta del cuerpo y líder demócrata, Nancy Pelosi.

Es la tercera vez en la historia estadounidense que un presidente es sometido a juicio político en el Senado. Las actuaciones en esa rama legislativa, que serán encabezadas por el presidente de la Suprema Corte de Justicia, John Roberts.

Asimismo, los demócratas de la Cámara Baja nombrarán a los llamados managers of impeachment en inglés, que son los miembros de ese hemiciclo que harán de fiscales en el proceso de destitución.

Pelosi comunicó primero su decisión en un encuentro a puerta cerrada que sostuvo ayer con los legisladores de su partido en el Congreso.

“El pueblo estadounidense merece la verdad, y la Constitución exige un juicio. La Cámara procederá ahora con un voto para transmitir los artículos del juicio político y nombrar a los fiscales en miércoles 15 de enero”, afirmó poco después en un comunicado.

Ayer, hubo contactos entre los principales diputados demócratas y las figuras de mayor importancia del Partido Republicano en el Senado para ajustar los detalles del momento en el que los diputados designados cruzarán el Senado para entregar los artículos con las acusaciones para el juicio político.

El diputado demócrata por Maryland y número dos de ese partido, Steny H. Hoyer, dijo a los periodistas que la votación tendrá lugar esta tarde, pero la dramática procesión al otro lado del Capitolio para presentar los artículos podría ser aplazada hasta el jueves para no interferir con otra ceremonia prevista.

En algún momentos de esta jornada o de mañana jueves, Roberts saldrá de la Suprema Corte de Justicia y y cruzará hasta el Senado para tomar el juramento de imparcialidad a los senadores.

Los republicanos estiman que el juicio comenzará la próxima semana, con la finalidad de permitir que tanto la acusación como la defensa afinen sus argumentos.

Discusión política.

Pero, lo más probable es que primero en el Senado se libre una dura lucha partidaria sobre la estructura que tendrá el juicio político, la que implica un choque entre republicanos y demócratas sobre la citación de testigos clave y si se permitirá presentar nuevos documentos como pruebas. Trump impidió que los diputados interrogaran a altos funcionarios de la Casa Blanca y tuvieran acceso a determinados documentos.

La votación hoy en la Cámara de Representantes permitirá entregar los cargos de obstrucción al Congreso y abuso de poder contra el mandatario por presionar al presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, para que investigara por supuestos hechos de corrupción a su rival político, el exvicepresidente Joe Biden, actual precandidato demócrata a las elecciones del próximo noviembre y su posible rival en esos comicios.

Según la oposición demócrata, Trump condicionó la entrega de casi 400 millones de dólares en ayuda a Ucrania y la programación de una reunión en la Casa Blanca con Zelenski a su exigencia de que Kiev anunciara públicamente que planeaba investigar a Biden.

El caso contra Trump se desencadenó después de una queja de un informante a la Inteligencia estadounidense sobre la conversación que Trump sostuvo con Zelenski, el 25 de julio del año pasado.

Nancy Pelosi, presidenta demócrata de la Cámara de Representantes. Foto: Reuters
Nancy Pelosi, presidenta demócrata de la Cámara de Representantes. Foto: Reuters

Trump hizo pública la transcripción de esa conversación y dice que el diálogo fue perfecto.

La Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, aprobó el pasado 18 de diciembre los cargos contra Trump, con lo que dio luz verde a la celebración de un impeachment, como se denomina en inglés el juicio político, que tendrá lugar en el Senado, dominado por los republicanos.

Desde entonces, Pelosi ha estado aplazando la entrega formal de las acusaciones a la Cámara Alta porque quiere los republicanos garanticen antes que habrá nuevos testigos en el juicio político, entre ellos dos que los progresistas consideran claves: el exasesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, y el jefe de gabinete, Mick Mulvaney.

Algo a lo que por el momento se ha opuesto el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, quien decidirá cuándo empieza el proceso, aunque se espera que lo haga la próxima semana.

“El pueblo estadounidense entenderá por completo que la decisión de comenzar el juicio sin testigos o documentos es puramente una maniobra de encubrimiento. El líder y el presidente tienen miedo de más que más hechos salgan a la luz”, remarcó Pelosi.

Hasta ahora, actúan unidos

La posibilidad de que prospere la destitución del presidente Donald Trump en el Senado, hasta ahora, parece muy difícil, debido a que el Partido Republicano tiene mayoría con 55 bancas, lo que impide a la oposición demócrata reunir los votos requeridos para la caída del mandatario. En la Cámara de Representantes, los republicanos actuaron en bloque en contra del pedido de juicio político y en el Senado han expresado, en lo previo, su rechazo unánime a la destitución. Pero, tanto Nancy Pelosi como el líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, un político sagaz y de gran experiencia, esperan convencer a suficiente número de republicanos para que acompañen el juicio y actúen con imparcialidad como lo establece la Constitución. Señalan que ese es el mandato que establecieron los fundadores de Estados Unidos para frenar el abuso de poder de un mandatario.

Fracasaron los tres intentos de destitución
Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Foto: Reuters

Antes de Donald Trump, otros tres presidentes estadounidenses enfrentaron procedimientos de juicio político.

1. Andrew Johnson en 1868. El impulso del presidente demócrata Andrew Johnson para la reconstrucción después de la Guerra Civil, incluso mediante la reintegración de los estados del sur a la Unión, lo puso en conflicto con el Congreso, que vetó toda su legislación, incluidos los “Códigos Negros”, leyes racistas votadas por representantes del Sur. El 24 de febrero de 1868, la Cámara de Representantes votó 11 artículos para el juicio político, en particular por su intento de destituir al Secretario de Guerra, designado por el Senado. Después de un juicio de varias semanas, en mayo el Senado quedó a un voto de la mayoría de dos tercios requerida para una condena.

2. Richard Nixon en 1974. Durante la campaña de reelección del presidente republicano Richard Nixon en 1972, intrusos ingresaron a la sede demócrata en el edificio Watergate en Washington para robar documentos.

La operación fue un fracaso, los ladrones resultaron atrapados y el escándalo se develó en famosos informes de investigación del periódico The Washington Post. Nixon intentó encubrir su participación. El caso derivó en un pedido de juicio político, pero al saber que solo lo apoyaban cuatro senadores, Nixon renunció el 9 de agosto.

3. Bill Clinton en 1999. El presidente demócrata Bill Clinton negó bajo juramento una relación sexual con Monica Lewinsky, una exbecaria de la Casa Blanca de casi la mitad de su edad.

Al principio, Lewinsky también negó cualquier relación inadecuada, pero luego admitió haber tenido una aventura amorosa, como finalmente lo hizo Clinton. Esto condujo a llamados a juicio político por mentir bajo juramento y tratar de ocultar el asunto.

En la votación del Senado el 12 de febrero de 1999, los 45 senadores demócratas se mantuvieron unidos contra los 55 republicanos y fracasó el intento de destituirlo. (Con información de AFP)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados