EL GOLPE MAYOR DEL LAVA JATO

El juez Moro acelera la entrada a prisión de Lula: ordenó arrestarlo

Debe entregarse “voluntariamente” antes de las 17:00; no será esposado y estará separado.

Lula da Silva por Arotxa
Lula da Silva por Arotxa

Hora 17 del viernes 6 de abril de 2018. Si no pasa nada extraño, esta fecha quedará grabada en la historia de Brasil como el día en que el dos veces presidente y el líder político más popular del país, Luiz Inácio Lula da Silva (72), ingresó a prisión condenado por corrupción.

El destino de Lula lo selló en la madrugada del jueves el Supremo Tribunal Federal (STF), que por seis votos contra cinco rechazó un recurso para que el expresidente evitara la prisión. Y ayer mismo, cuando nadie lo esperaba al caer la tarde, el juez Sergio Moro, abanderado de la operación Lava Jato que destapó una trama de corrupción en Petrobras, aceleró el arresto de Lula para que cumpla una condena de 12 años de cárcel por el caso del apartamento que le habría regalado la empresa constructora OAS a cambio de contratos en la petrolera estatal.

Su arresto, claro está, no será el de un reo cualquiera. Moro dispuso una serie de medidas en función de la dimensión de la figura del involucrado:

Lula no será esposado y estará separado de otros presos. Foto: Reuters
Lula no será esposado y estará separado de otros presos. Foto: Reuters

—Lula debe presentarse "voluntariamente a la Policía Federal en Curitiba hasta las 17:00" de hoy viernes.

—Está "vedada la utilización de esposas en cualquier hipótesis".

—Fue "previamente preparada una sala reservada" para él en la sede de la Policía Federal en Curitiba, "en razón de la dignidad del cargo ocupado", de expresidente.

—Lula "estará separado de los demás presos, sin cualquier riesgo para su integridad moral o física".

—Aunque aún resten unos últimos recursos formales ante el tribunal de apelaciones que confirmó su sentencia, estas herramientas son consideradas por Moro una "patología" del sistema judicial que apenas buscan aplazar los tiempos y "no alteran juicios" ya emitidos.

Anoche Lula afirmó que la orden de prisión en su contra es un "absurdo" y una obsesión de Moro, según una entrevista concedida al periodista Kennedy Alencar, de la radio local CBN. "Entrevisté al expresidente Lula. Dijo que aguardará la orientación de sus abogados, cuando le pregunté si se iba a entregar", tuiteó Alencar, un reconocido reportero de política en Brasil. "Lula dijo que la prisión era un absurdo y un sueño consumista del juez Moro y de personas que quieren verlo pasar un día preso", relató Alencar en la red social.

Tan de sorpresa los tomó la resolución de Moro, que el Partido de los Trabajadores (PT) había convocado a un acto con Lula para hoy viernes casi a la misma hora en que debía presentarse ante la policía. El acto había sido convocado apenas dos horas antes de que el juez dictara la orden de arresto. "Lula vale la lucha", dice un anuncio divulgado en internet, que convoca a la militancia para hoy, a las 18.00, una hora después del plazo que Moro le dio para entregarse.

El acto, que el PT no ha confirmado aún si mantiene, estaba convocado en la sede del Sindicato de Metalúrgicos, en la ciudad de Sao Bernardo do Campo, donde Lula reside y donde inició su carrera política como dirigente sindical, en la década de 1970.

Escenario electoral.

Esta resolución del juez de no dilatar la entrada de Lula a prisión, aparece como el golpe de gracia a las aspiraciones electorales del expresidente, favorito en todas las encuestas para las elecciones del 7 de octubre. Deja además al PT huérfano de candidato. (Ver página A5). Las reacciones en Uruguay no se hicieron esperar y el Frente Amplio cerró filas detrás de Lula. También reaccionaron algunos líderes latinoamericanos del llamado "polo progresista".

Paradójicamente, la ley brasileña permitiría que Lula haga campaña desde la cárcel, ya que su postulación solo debería ser invalidada en agosto por la justicia electoral, que impide participar en comicios a personas condenadas en segunda instancia, como es su caso.

"La principal cuestión es saber lo que el fallo (del STF) significa para las elecciones. No está claro a dónde irán los votos de Lula. Pero vale la pena apuntar que Lula tendrá probablemente más dificultades en transferir sus votos a un candidato de izquierda desde la cárcel que si estuviera en actos de campaña", escribió la consultora Capital Economics en una nota de análisis.

Los bandos: de amarillo los que querían ver a Lula preso, de rojo los defensores del líder izquierdista; manifestación pacífica previa al fallo. Foto: Reuters
Los bandos: de amarillo los que querían ver a Lula preso, de rojo los defensores del líder izquierdista; manifestación pacífica previa al fallo. Foto: Reuters

Para los fiscales y jueces de Lava Jato —la operación que desde hace cuatro años viene revelando una gigantesca trama de sobornos en la que también están implicados el presidente Michel Temer y varios de sus aliados— la encarcelación de Lula es un golpe ejemplar contra la corrupción.

Con el PT pudiendo verse forzado a cambiar de candidato a último momento, los comicios de octubre se prevén como los más inciertos desde la restauración de la democracia en 1985. "Si Lula fuera candidato, estaría en el segundo turno de las elecciones. Si queda fuera, el juego queda abierto y el candidato con mayor preferencia pasa a ser (el diputado ultraderecista) Bolsonaro, con un 21% de preferencia, y otros candidatos en torno al 10%. Entonces, el segundo turno pasa a estar abierto", dijo a la AFP Michael Mohallem, analista de la Fundación Getulio Vargas en Río de Janeiro.

¿QUÉ PUEDE PASAR AHORA?

Apelaciones.

El 24 de enero, el Tribunal Federal Regional de la 4ª región (TRF-4), en Porto Alegre, ratificó la condena contra Lula expedida por el juez federal Sergio Moro, y el 26 de marzo, la misma corte rechazó los recursos que presentó la defensa. Lula aún puede apelar al TRF-4. Se trata de un recurso llamado "embargo de los embargos", considerada una medida dilatoria y normalmente negada de forma rápida. El plazo para presentar ese recurso termina el próximo lunes 9 de abril.

Arresto.

Con el habeas corpus rechazado el miércoles por el Supremo Tribunal Federal (STF), Moro quedó con las manos libres para ordenar el arresto de Lula. Ayer se especulaba que el juez iba a dilatar el arresto al menos hasta la próxima semana. Sin embargo, al caer la tarde firmó la orden de detención y emplazó a Lula a presentarse hoy viernes antes de la hora 17:00.

Otros recursos.

Una vez dada la orden de detención por el juez, los abogados de Lula podrían presentar nuevos recursos de habeas corpus tanto ante el Superior Tribunal de Justicia (STJ) como ante el STF. La defensa puede luego presentar apelaciones de la condena también ante el STJ y el STF si se alega que en el proceso judicial se violaron leyes federales o principios amparados en la Constitución. También podrían recurrir a organismos internacionales, como la Corte Interamericana de Derechos Humanos, o el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

Candidatura.

Independientemente de si Lula va preso o no, el PT ha insistido en que lo registrará en agosto como candidato para las elecciones del 7 de octubre. Sin embargo, la ley electoral —Ley de Ficha Limpia— no permite que una persona ya condenada en segunda instancia, como es el caso de Lula, sea candidato a un cargo electivo. Por lo tanto el Tribunal Superior Electoral (TSE) debería inhabilitar su candidatura.

Suplente o alianza.

Si Lula es inhabilitado, el PT tendrá entonces las opciones de abstenerse de participar de los comicios ("una elección sin Lula es fraude", ha dicho), presentar una candidatura alternativa (se barajan los nombres del exalcalde de la ciudad de San Pablo Fernando Haddad y del exgobernador del estado de Bahía Jaques Wagner), o apoyar a una de las candidaturas ya lanzadas de alguna otra fuerza de izquierda aliada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)