Migración centroamericana

Juez amparó asilo a migrantes

Un revés judicial para Trump, que había decretado limitar este derecho solo a los que ingresen legalmente a Estados Unidos.

Poco a poco los migrantes, están llegando a la frontera de México con Estados Unidos. Foto: AFP
Poco a poco los migrantes, están llegando a la frontera de México con Estados Unidos. Foto: AFP

Un juez federal de Estados Unidos bloqueó un decreto que restringía las peticiones de asilo, un revés para el presidente Donald Trump, que dispuso la medida mientras miles de migrantes centroamericanos avanzan desde hace semanas hacia la frontera sur del país.

El juez de distrito Jon Tigar, en San Francisco, suspendió un decreto firmado el 9 de noviembre por Trump que establecía que solo podían pedir refugio en Estados Unidos los que entraban por los puestos de control oficiales, y no los que cruzaban de manera clandestina.

“Es una vergüenza”, dijo ayer martes Trump, acusando de parcialidad al tribunal del Noveno Distrito en California, al cual pertenece Tigar, y refiriéndose a este magistrado nombrado por el expresidente demócrata Barack Obama, como “juez de Obama”.

“Ganaremos ese caso en la Corte Suprema de Estados Unidos”, vaticinó Trump.

La orden de Tigar, emitida a última hora del lunes, tiene alcance nacional y regirá hasta que la Corte se pronuncie sobre el tema de fondo, para lo cual el magistrado fijó una primera audiencia el 19 de diciembre.

“Cualquiera sea el alcance de la autoridad presidencial, no puede reescribir las leyes de inmigración para imponer una condición que el Congreso prohibió de manera expresa”, dijo Tigar, señalando que la medida presenta un “conflicto irreconciliable” con la Ley de inmigración y nacionalidad (INA en inglés) de 1965.

Tigar actuó en respuesta a una demanda de varias organizaciones, entre ellas la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), que celebró la decisión.

“Esta prohibición es ilegal y pondría en peligro la vida de las personas. Bloquearla es un paso crucial para combatir los ataques del gobierno contra los solicitantes de asilo”, dijo en Twitter.

“Absurdo”.

La Administración Trump, que ha invocado razones de “seguridad nacional” para controlar la inmigración, consideró sin embargo “absurdo” que activistas busquen frenar al gobierno federal.

“Nuestro sistema de asilo está roto, y cada año abusan de él decenas de miles de reclamos sin mérito”, señaló una declaración conjunta de los departamentos de Justicia y de Seguridad Interior, subrayando que el asilo es un “beneficio discrecional” que otorga el Poder Ejecutivo. “Esperamos seguir defendiendo el legítimo y bien razonado ejercicio del Poder Ejecutivo de su autoridad para abordar la crisis en nuestra frontera sur”.

Según las leyes vigentes, cualquier extranjero que pise suelo estadounidense es elegible para solicitar asilo y no puede ser deportado inmediatamente. Si se encuentran razones creíbles para un pedido de refugio, el solicitante queda en libertad hasta ser citado por el tribunal que decide sobre su situación.

La Administración Trump cuestiona esto, señalando que muchos desaparecen mientras su caso ingresa al sistema judicial, sumándose a las filas de inmigrantes indocumentados.

Menos del 10% de los casos resultan en un otorgamiento del asilo, según el gobierno.

Pero organizaciones humanitarias y críticos de Trump afirman que al restringir el derecho de asilo, la administración cierra de hecho la puerta a quienes realmente huyen de sus países para salvar sus vidas.

“Hoy me voy pal’ norte!”.

Miles de personas, en su mayoría de Honduras y El Salvador, marchan desde el 13 de octubre hacia Estados Unidos en al menos tres caravanas, buscando escapar de la violencia y la pobreza en sus países de origen.
Unos 3.500 ya llegaron a Tijuana, una ciudad mexicana fronteriza con la estadounidense San Diego, y se espera que otros 3.000 lo hagan a partir de este martes.

“¡Gracias Mexicali! “¡Viva México!”, gritaron varios migrantes, muchos de ellos hombres hondureños, al partir en la madrugada de la ciudad de Mexicali rumbo a Tijuana, mientras sonaba una melodía de la banda puertorriqueña Calle 13: “Hoy me voy pal’ norte sin pasaporte, sin transporte”.

En los últimos años, más migrantes han pedido asilo en Estados Unidos, muchas veces tras ingresar ilegalmente al país.

Según cifras oficiales, en 2018 las patrullas fronterizas registraron más de 400.000 ingresos ilegales. Y en los últimos cinco años, el número de solicitantes de asilo ha aumentado en un 2.000%, desbordando el sistema, que tiene más de 700.000 casos acumulados para procesar.

Otras polémicas políticas migratorias de Trump, que llegó al poder con un duro discurso antiinmigrantes, son objeto de batallas judiciales, entre ellas la eliminación del programa DACA, que ampara de la deportación a indocumentados llegados al país cuando eran niños, y el cuestionamiento de las ciudades santuario, que protegen a los inmigrantes sin papeles. Sin embargo, tras idas y venidas en los tribunales, la Corte Suprema de Justicia avaló en junio una última versión del decreto de Trump que pone obstáculos al ingreso de ciudadanos de países mayoritariamente musulmanes, en una clara victoria de la Casa Blanca.

Visibilidad.

La caravana de migrantes centroamericanos que está llegando de manera gradual a Tijuana, representa menos del 1% de los que transitan México en su camino a Estados Unidos.

Rodolfo Cruz, especialista en migración centroamericana en tránsito del Colegio de la Frontera Norte, destacó en un foro en el Centro Cultural Tijuana, que este flujo no es nuevo pero sí su forma de movilizarse.

“En los últimos 15 años la migración en tránsito a través de México ha ido aumentando gradualmente. Su visibilidad (de la caravana) es lo novedoso porque los centroamericanos por años han pasado por México pero esta estrategia de ir juntos y en caravana y tener mayor visibilidad es lo novedoso”, apuntó Cruz.

Destacó “cómo irrumpieron” en su entrada hace un mes en la frontera sur y cómo “no se hicieron invisibles al transitar de manera conjunta y masiva”. Cruz remarcó que una “cifra real de migrantes en tránsito no existe y nadie la sabe” y dijo que los únicos datos solo pueden extrapolarse a partir del número de detenidos por autoridades migratorias de México y Estados Unidos. Explicó que según la estadísticas, el 2005 fue el año de mayor tránsito ya que hubo entre 390.000 y 430.000 indocumentados cruzando por México.

Recordó que en 2014 las aprehensiones de centroamericanos llegaron a 240.000 y rebasaron el número de migrantes mexicanos detenidos por la patrulla fronteriza de Estados Unidos.

La migración en la agenda del papa en Panamá

El Papa expresó preocupación por la falta de curas. Foto: AFP
Foto: AFP

La crisis migratoria que viven países centroamericanos como El Salvador y Honduras será uno de los temas que abordará el papa Francisco durante su visita a Panamá en enero por la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), anunció el arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa. El papa llegará a Panamá el miércoles 23 de enero para participar en la JMJ, que atrae a miles de jóvenes católicos de todo el mundo. Hasta el domingo 27, Francisco ofrecerá varias misas en Panamá.

Israel se baja del acuerdo migratorio de la ONU
Estados Unidos, Hungría y Austria ya se retiraron; otros también harán su anuncio
Benjamin Netanyahu. Foto: AFP

(AFP)

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu anunció que Israel se unirá a Estados Unidos y otros países que rechazan el Pacto de la ONU sobre la migración que debe ser aprobado formalmente en diciembre.

“Israel no integrará, y no firmará, el Pacto Mundial sobre la migración”, dijo Netanyahu ayer martes en un comunicado. “Estamos comprometidos en custodiar nuestras fronteras contra la inmigración ilegal. Esto es lo que hicimos y es lo que seguiremos haciendo”, añadió.

El Pacto Mundial sobre la migración negociado en la ONU enumera una serie de principios -defensa de los derechos humanos, de los niños, reconocimiento de la soberanía nacional- e incluye un catálogo de medidas para ayudar a los países a lidiar con las migraciones: mejorar la información, medidas para integrar mejor a los recién llegados, etc. El texto final se acordó en julio luego de 18 meses de negociaciones y fija 23 objetivos. Debe adoptarse durante una conferencia en Marruecos el 10 y 11 de diciembre.

Estados Unidos se retiró de las negociaciones en diciembre de 2017, Hungría lo rechazó en julio y Austria en octubre. República Checa dijo que lo rechazaría y Bulgaria la semana pasada sostuvo que haría lo mismo. El martes, Polonia anunció que también rechazaría el texto. La presencia de unos 42.000 migrantes africanos, muchos llegados de Eritrea y Sudán, puso bajo presión al gobierno de Israel.

La mayoría de los migrantes llegaron a Israel luego de 2007 a través de la península egipcia del Sinaí. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)