RENOVACIÓN

Juego de poder de comunistas chinos

PCCh inició ayer el proceso para los relevos en 2017.

La plana mayor del Partido Comunista chino (PCCh) arrancó ayer lunes su cónclave, una prueba de fuego para el presidente del país, Xi Jinping, que intenta blindar su poder a través de nuevas normas de disciplina mientras comienza la pugna por el relevo de poderes en 2017.

Bajo la batuta de Xi, los alrededor de 370 miembros (permanentes y suplentes) del Comité Central del PCCh (el tercer órgano de mayor poder del Partido, tras el Politburó de 25 componentes y el todopoderoso Comité Permanente de siete integrantes) se reúnen hasta el jueves en el hotel Jingxi, al oeste de Pekín.

Convertido en epicentro de la vida política china esta semana, el inmueble, vinculado al Ejército de Liberación Popular (ELP), se cierra a cal y canto para que los gerifaltes comunistas repasen sin sobresaltos la agenda del llamado sexto pleno del Comité Central.

Se trata del encuentro más importante del Partido/Gobierno hasta que en otoño de 2017 celebre su XIX Congreso, en el que habrá cambios significativos en la composición de los principales órganos de poder.

Entonces, cinco de los siete miembros del Comité Permanente (todos menos Xi y el primer ministro, Li Keqiang) y uno del Politburó se deberían jubilar por sobrepasar los 68 años, según dicta una regla no escrita del credo comunista, mientras seis de los 25 asientos de ese órgano pasarán a disputarse por el Comité Central.

Es ahora, según los analistas, cuando arranca la pugna por el poder y Xi intenta empezar a posicionar a sus aliados a la vez que ataca, o al menos amedrenta, a sus contrincantes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)