REINO UNIDO

Johnson mantiene a cuestionado asesor

El gobierno británico ha rechazado los llamados para despedir a Cummings, de 48 años, acusado de viajar por el país pese a que tenía síntomas de coronavirus.

Boris Johnson, en conferencia de prensa el pasado 12 de marzo. Foto: Reuters
Boris Johnson. Foto: Reuters

El primer ministro británico, Boris Johnson, decidió ayer domingo mantener a su más cercano asesor, Dominic Cummings, acusado de infringir las medidas de confinamiento por la pandemia del nuevo coronavirus.

Hasta ahora, el gobierno británico ha rechazado los llamados para despedir a Cummings, de 48 años, acusado de viajar por el país pese a que tenía síntomas de la COVID-19. Incluso dentro del propio partido Conservador del primer ministro se alzan voces que piden la renuncia del poderoso asesor. Pero Johnson dijo que su asesor actuó de “manera responsable, legal y con honestidad”.

Cummings fue visto con su hijo pequeño cerca de la casa de sus padres en la ciudad de Durham, en el noreste de Inglaterra, a unos 400 kilómetros de Londres el 31 de marzo, un día después de que él mismo anunció que tenía síntomas del nuevo coronavirus.

Los diarios The Observer y el Sunday Mirror informaron que testigos le habían vuelto a ver el 19 de abril en el norte, cinco días después de su regreso a Londres para reanudar su trabajo tras su recuperación.

“No perderemos el tiempo en responder a una cascada de falsas acusaciones sobre el señor Cummings de diarios militantes”, dijo el sábado por la noche Downing Street, la sede del primer ministro.

Según los diarios, otro testigo precisó que había visto a Cummings en la ciudad de Barnard Castle, a 50 kilómetros de Durham, el 12 de abril.

Interrogado ayer domingo por la BBC, el ministro de Transportes, Grant Shapps, declaró que Cummings no dimitirá. El sábado, había asegurado que el asesor cuenta con el “total apoyo” del primer ministro.

En el Reino Unido, el segundo país más golpeado por el coronavirus, con 36.793 muertos, este asunto no hace más que perjudicar al primer ministro, que ya es blanco de críticas por su gestión de la crisis.

Cummings, cerebro de la campaña en 2016 a favor para la salida del Reino Unido de la Unión Europea, está considerado a menudo como una presencia nociva para Johnson.

La oposición laborista pidió una investigación. Y la unidad que se percibía en las filas conservadoras empezó a fisurarse ayer domingo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados