CONFLICTO POR UCRANIA

Joe Biden y Vladimir Putin, una segunda llamada para evitar la guerra

Estados Unidos ofrece una “vía diplomática”, pero advierte a Rusia que actuará militarmente si invade Ucrania.

Vladimir Putin y Joe Biden. Foto: AFP.
Vladimir Putin y Joe Biden. Foto: AFP.

Estados Unidos ofrecerá a Rusia una “vía diplomática” a la crisis ucraniana, pero al mismo tiempo le advierte que está dispuesto a actuar militarmente si las tropas rusas invaden Ucrania.

El presidente estadounidense, Joe Biden, hablará por teléfono hoy jueves con su homólogo ruso Vladimir Putin, antes de las negociaciones sobre la seguridad en Europa que comenzarán el 10 de enero.

Biden y Putin discutirán “diversos temas, incluidos los próximos compromisos diplomáticos con Rusia”, anunció una portavoz de la Casa Blanca para cuestiones de seguridad. El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, lo confirmó.

“Esta llamada se programó después de que la pidiese la parte rusa”, indicó un alto cargo de la Administración.

Biden, quien hablará con Putin desde Delaware, donde tiene una casa, se mostrará dispuesto a emprender “una vía diplomática” aunque Estados Unidos sigue “profundamente preocupado” por la presencia de tropas rusas en la frontera con Ucrania y está “preparado para responder” en caso de invasión, según un alto cargo de la Casa Blanca.

A Estados Unidos “le gustaría que las tropas regresaran a sus zonas de entrenamiento habituales”, precisó esta fuente.

“Estamos preparados para proveer a Ucrania de más ayuda para defender su territorio y responder a una potencial ocupación rusa en las próximas semanas”, agregó la fuente.

La llamada telefónica se producirá dos semanas antes de las negociaciones entre los dos países, previstas para el 10 de enero, sobre los tratados de control de armas nucleares y la situación en la frontera rusoucraniana, donde Occidente acusa a Moscú de concentrar tropas para un posible ataque.

Estados Unidos sigue llevando a cabo “una diplomacia extensiva con (sus) aliados y socios europeos, consultando y coordinando un enfoque común en respuesta a la concentración militar de Rusia en la frontera con Ucrania”, precisa la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Emily Horne.

Ayer miércoles el secretario de Estado Antony Blinken se reunió con el presidente ucraniano Volodimir Zelenski, a quien le “reiteró el apoyo inquebrantable de Estados Unidos a la independencia, la soberanía y la integridad territorial de Ucrania frente al refuerzo militar de Rusia”, dijo su portavoz Ned Price.

Zelenski también mencionó los “esfuerzos diplomáticos para alcanzar la paz” y recalcó en un tuit que había recibido garantías de “pleno apoyo estadounidense” para “combatir un ataque ruso”.

La de hoy jueves será la segunda conversación telefónica entre Biden y Putin en menos de un mes.

Al comienzo de diciembre, Biden amenazó a Putin con sanciones “como nunca había visto” si ataca a Ucrania.

Entre las medidas económicas que podría tomar Estados Unidos contra Rusia está la “suspensión” del gasoducto ruso Nord Stream 2, además de reforzar la defensa en el flanco este de la OTAN.

Putin, por su parte, insiste en que es la OTAN y no Rusia la responsable de la actual tensión militar en torno a Ucrania.

Rusia afirma actuar así en respuesta a lo que considera hostilidad por parte de Occidente y presentó recientemente dos borradores de tratados para impedir la ampliación de la OTAN y poner fin a las actividades militares de las potencias occidentales cerca de las fronteras rusas. Sobre todo quiere evitar que Ucrania se integre a la Alianza Atlántica.

La negociación del 10 de enero se anuncia tensa. El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ha descartado de entrada cualquier “concesión” y Estados Unidos ya había advertido que algunas peticiones rusas eran “inaceptables”.

Estas negociaciones bilaterales precederán una reunión el 12 de enero entre Rusia y la OTAN, seguida de otra al día siguiente entre Rusia y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), de la que Estados Unidos es miembro.

En 2014 Rusia anexionó parte del territorio ucraniano, la península de Crimea, una maniobra por la que fue blanco de sanciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados