ESTADOS UNIDOS

Joe Biden cuestiona a las petroleras por suba de combustible

El gobierno enfrenta el descontento creciente de la población por la inflación, impulsada en particular por el incremento de los precios de la energía.

Un hombre carga combustible en una estación de servicio en Estados Unidos. Foto: AFP
Un hombre carga combustible en una estación de servicio en Estados Unidos. Foto: AFP

El presidente de Estados Unidos Joe Biden pidió ayer miércoles a las autoridades de la competencia que investiguen “inmediatamente” el comportamiento “eventualmente ilegal” de las compañías petroleras, cuyos precios de la gasolina suben “cuando sus costos bajan”.

La Casa Blanca pidió en una carta a la presidenta de la Federal Trade Commission (FTC), Lina Khan, que estudie las “señales cada vez más evidentes de comportamientos perjudiciales a los consumidores de parte de las empresas de petróleo y gas”.

“La FTC tiene la autoridad para examinar si hay comportamientos ilegales que afectan los presupuestos de las familias en las gasolineras. Creo que debería ocuparse de inmediato”, escribió Biden.

“No acepto que los estadounidenses que trabajan duro paguen más caro por el combustible a causa de comportamientos que violen las reglas de la competencia o eventualmente ilegales”, añade el mandatario.

El gobierno enfrenta el descontento creciente de la población por la inflación, impulsada en particular por el incremento de los precios de la energía.

El precio del galón (3,78 litros) de gasolina subió más de un dólar en un año y se ubica en 3,41 dólares de promedio a nivel nacional, según la Asociación Estadounidense del Automóvil (AAA).

La inflación marcó 6,2% a 12 meses en octubre, un máximo desde 1990.

La FTC es un organismo regulador es independiente y no está obligado a seguir las solicitudes del mandatario.

En agosto, la Casa Blanca ya había pedido a la FTC que supervisara el mercado de los carburantes en el país, para identificar posibles comportamientos ilícitos que pudieran explicar el auge de precios en la gasolina en un momento en el que estaba bajando el coste del barril de petróleo.

Revisar fusiones.

Biden valoró en su carta que la comisión haya decidido “fortalecer la supervisión de las fusiones” de empresas energéticas que resultan en “menos opciones para los consumidores”, pero opinó que es necesario un examen más profundo de “qué está ocurriendo con los mercados del petróleo y el gas”.

También pidió a la FTC, que tiene el poder de romper fusiones entre grandes empresas, que use “todas sus herramientas” si descubre “cualquier negligencia” por parte de la industria.

Argumentó que hay una “gran brecha entre el precio de la gasolina no refinada”, que ha bajado más del 5 % en el último mes, y “los precios de la gasolina en las gasolineras”, que han subido el 3 % en el mismo periodo, y que esa diferencia es mayor que la que había antes de la pandemia.

Y consideró sospechoso que, en ese contexto, las dos mayores compañías de gas y petróleo en Estados Unidos -a las que no identificó por su nombre, pero que se trata de ExxonMobil y Chevron- “vayan en camino de casi duplicar sus ingresos netos respecto a 2019, el último año completo antes de la pandemia”.

Joe Biden, presidente de Estados Unidos. Foto: AFP. Archivo
Joe Biden, presidente de Estados Unidos. Foto: AFP. Archivo

Petróleo a la baja.

Coincidiendo con el pedido de Biden a que se investigue el precio de los combustibles, las cotizaciones del petróleo cayeron ayer miércoles a mínimos en dos semanas afectados por el fortalecimiento del dólar y temores del mercado al uso de reservas por parte de Estados Unidos para bajar el precio.

Así el barril de Brent del mar del Norte (de referencia en Uruguay) para entrega en enero cedió 2,60% a 80,28 dólares. En tanto en Nueva York el West Texas Intermediate (WTI) para diciembre perdió 2,97% a 78,36 dólares.

Una inesperada caída de reservas comerciales de crudo en Estados Unidos la semana pasada no alcanzó para sostener el mercado. Esos stocks bajaron sensiblemente la semana pasada, una sorpresa para los analistas que esperaban un incremento, según cifras la Agencia estadounidense de Información sobre Energía (EIA).

En la semana terminada el 12 de noviembre, las reservas de crudo cayeron 2,1 millones de barriles (mb) a 433 mb, cuando los analistas esperaban un alza de 1,2 mb.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados