ESTADOS UNIDOS

Joe Biden aborda un tema polémico: deroga una regla que ponía trabas al aborto

La medida forma parte de un amplio paquete de iniciativas del nuevo presidente demócrata relacionadas a temas de la salud.

Biden firmó el jueves por la tarde un decreto para abolir la llamada “Política de la Ciudad de México”. Foto: Reuters
Biden firmó el jueves por la tarde un decreto para abolir la llamada “Política de la Ciudad de México”. Foto: Reuters

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se metió en campo político minado después de derogar una regla que ponía trabas al aborto, aunque avanza con cautela en este tema sensible en el país.

La medida es parte de un amplio paquete de iniciativas del nuevo presidente demócrata relacionadas con la salud, cuando el país enfrenta un fuerte brote de COVID-19 y, como nunca, lidia con un sistema de atención médica que deja a millones de personas sin cobertura.

En vísperas de la Marcha por la Vida anual del movimiento antiaborto, Biden firmó el jueves por la tarde un decreto para abolir la llamada “Política de la Ciudad de México”, que prohíbe recibir fondos federales a las organizaciones internacionales sin fines de lucro que asesoran sobre abortos.

Revocar esta norma de la era Reagan, bautizada así porque se anunció en una conferencia de la ONU sobre población en la capital mexicana, no es una sorpresa: desde que entró en vigor los presidentes republicanos la promulgaron y los demócratas la derogaron.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, elogió una decisión que “recuerda enérgicamente a las mujeres y niñas de todo el mundo que sus derechos son importantes”.

Pero se espera que Biden vaya más allá, ordenando una revisión de las reglas del gobierno de su antecesor, Donald Trump, que impidieron que las clínicas de planificación familiar financiadas por el gobierno en Estados Unidos derivaran a mujeres para abortos.

El aborto es legal en Estados Unidos desde un fallo de la Corte Suprema de 1973 que garantiza el “derecho a elegir” de la mujer. Biden apoya ese derecho, pero también es un miembro devoto de la Iglesia Católica, la cual se opone firmemente a la interrupción voluntaria del embarazo.

El derecho al aborto, apoyado por la base demócrata de Biden, genera una profunda división en la política estadounidense, y alienar a una parte de ellos podría obstaculizar los esfuerzos de Biden de lograr unidad para la recuperación de la economía y la lucha contra el coronavirus.

Como cada año, al acercarse el aniversario del histórico fallo Roe v. Wade de enero de 1973, los opositores a la interrupción voluntaria del embarazo prevén hacerse escuchar hoy viernes.

La Marcha por la Vida anual, a la que asistió Trump el año pasado, generalmente convoca a decenas de miles de personas a Washington. Pero debido a la pandemia, esta vez se llevará a cabo principalmente ‘online’.

“Canalizar dólares de los impuestos estadounidenses a grupos de aborto en el extranjero es una práctica abominable que va en contra de la ‘unidad’ que Joe Biden y Kamala Harris prometieron promover”, dijo Marjorie Dannenfelser, presidenta del grupo antiaborto Susan B. Anthony List.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados