ESTADOS UNIDOS

Jefe de Inteligencia, el nuevo desafío de Trump en el Congreso

El presidente eligió a un congresista leal con poca experiencia.

John Ratcliffe. Foto: AFP
John Ratcliffe, congresista por Texas y fuerte defensor de Trump. Foto: AFP

La elección por parte del presidente Donald Trump de un fiel congresista republicano con escasa experiencia para el cargo de jefe de inteligencia, se presenta como un nuevo frente de guerra con los demócratas.

Trump piensa en John Ratcliffe para remplazar a Dan Coats como director de Inteligencia Nacional, un puesto creado después de los ataques del 11 de septiembre del 2001 y que supervisa las 17 agencias de inteligencia civil y militar de Estados Unidos, entre ellas la CIA y la Agencia Nacional de Seguridad (NSA por su sigla en inglés). Coats dejará el cargo el 15 de agosto.

“Estoy seriamente preocupado porque parece que el presidente ha buscado a alguien que será políticamente leal en vez de una voz independiente que pueda actuar en defensa de la comunidad de inteligencia”, dijo el senador demócrata John Warner.

Coats, que integró durante largo tiempo el Comité de Inteligencia del Senado y fue embajador en Alemania, marcó en numerosas oportunidades sus diferencias con Trump en temas como Rusia, Irán y Corea del Norte, lo que lo hizo ganarse el respeto de todo el espectro político.

Coats sostuvo las conclusiones de la inteligencia estadounidense sobre la existencia de una injerencia rusa en la campaña electoral de 2016. También criticó públicamente la decisión de Trump de mantener un encuentro a puerta cerrada con el presidente ruso, Vladimir Putin, en Helsinki en julio de 2018, solamente con sus intérpretes respectivos. La voluntad de Trump de negociar directamente con el líder norcoreano, Kim Jong-un, para lograr la desnuclearización de la península coreana también fue cuestionada por Coats.

Ratcliffe, por el contrario, se ha hecho un nombre en la Cámara de Representantes como un acérrimo defensor del presidente. Ratcliffe aparece a menudo en Fox News alimentando teorías conspirativas o descalificando la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la trama rusa como una operación política pergeñada por los demócratas en colaboración con los servicios de inteligencia.

Ratcliffe, de 53 años, “es un buen hombre”, dijo Trump ayer martes. “Es un tipo muy talentoso. Un hombre fuerte. Es lo que necesitamos en ese puesto”, agregó.

El director de inteligencia nacional (DNI) ayuda a priorizar los riesgos y amenazas que el país enfrenta en el corto y largo plazo. Todos los directores anteriores fueron exdiplomáticos empapados en temas militares y de seguridad, exjefes de agencias de inteligencia o altos funcionarios del Pentágono.

Ratcliffe, antes de llegar al Congreso en 2015 fue alcalde durante ocho años de un pequeño pero acaudalado suburbio de Dallas, y en 2007 ejerció como fiscal federal para el Distrito Este de Texas.

“Ratcliffe sería el primer DNI sin experiencia significativa en inteligencia o como embajador”, dijo John McLaughlin, exsubdirector de la CIA.

Los demócratas han dejado en claro que se oponen fuertemente a esta nominación.

“El congresista Ratcliffe es el individuo más partidista y menos calificado que haya sido nominado jamás para servir como director de Inteligencia Nacional”, dijo el senador Ron Wyden, que integra la comisión de Inteligencia. “Confirmar a este individuo equivaldría a avalar el intento de esta administración por politizar nuestras agencias de inteligencia”, apuntó el legislador demócrata.

Coats se suma a la larga lista de altos funcionarios en dejar la administración Trump, ya sea renunciando o despedidos. La lista incluye un secretario de Defensa, un fiscal general, dos asesores de seguridad nacional, un secretario de Estado y un director del FBI.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados