El cerco sigue estrechándose en torno a figuras relevantes del gobierno

El jefe de Gabinete de Dilma Rousseff bajo investigación

El Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil autorizó ayer la apertura de una investigación al ministro de la Presidencia, Aloizio Mercadante, así como al senador Aloysio Nunes, del principal partido de la oposición, por supuestas irregularidades en financiación electoral.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Un grupo de mujeres militantes del Movimiento sin Techo durante una protesta en Brasilia. Foto: AFP.

El magistrado del TSF Celso de Mello atendió así a la solicitud realizada por el fiscal general, Rodrigo Janot, con base en unas afirmaciones realizadas por parte del dueño de la empresa UTC, Ricardo Pessoa, detenido por su participación en el caso de las corruptelas descubiertas en la estatal petrolera Petrobras. En el marco de un acuerdo de cooperación judicial a cambio de una futura reducción de condena, Pessoa afirmó que durante el año pasado donó 7,5 millones de reales (unos 1,85 millones de dólares) para la campaña que llevó a la reelección de Dilma Rousseff.

Además, durante su declaración ante las autoridades, Pessoa habría afirmado haber donado 500.000 reales (unos 123.440 dólares) a la fracasada campaña de Mercadante para ser gobernador del estado de San Pablo, en 2010, de los cuales solo la mitad habrían sido notificados al Tribunal Superior Electoral. "La tesis es absolutamente insostenible, ya que son exactamente 500.000 reales los declarados en 2010 y debidamente comprobados por la Justicia Electoral", señaló el ministro en una nota oficial divulgada por la Presidencia, en la que además afirmó haberse reunido "una sola vez" con Pessoa y por expreso deseo del empresario.

El fiscal Janot considera que, en función de la información recopilada hasta el momento, este caso no tiene relación directa con el esquema de corrupción de Petrobras, en el que se inflaban los valores de contratos para repartir la diferencia entre empresarios y políticos. "Tengo la certeza de que todas las cuestiones serán debidamente esclarecidas", señaló Mercadante, quien dijo mantener su confianza en el "trabajo" tanto del Ministerio Público Federal, como del STF.

Juicio político.

El senador y expresidente brasileño Fernando Collor de Mello consideró en una entrevista divulgada ayer que si el Congreso del país inicia un proceso con miras a la destitución de la mandataria Dilma Rousseff, el resultado "será irreversible". Collor de Mello, quien está en la lista del medio centenar de políticos investigados por los escándalos en Petrobras y que renunció a la Presidencia en 1992 presionado por acusaciones de corrupción y cuando enfrentaba un proceso de destitución, dijo al portal UOL que si se instala un juicio político contra la jefa de Estado será muy difícil que pueda salvar su mandato. "Una vez instalado el proceso, esa posibilidad es cero o muy próxima de eso", porque un juicio de esa naturaleza, como el que él mismo sufrió hace 23 años, "es algo que se transforma, que tiene vida propia y en el que ya nadie tiene racionalidad", consideró. Según el exmandatario, "la pasión desenfrenada, desencadenada dentro de un proceso político como ese, con la población de alguna forma insuflando y apoyando, es irreversible", apuntó en alusión al bajísimo apoyo que tiene Rousseff, que recientes sondeos han situado entre un 7 % y 8 %.

Collor no aclaró si su partido, el Partido Laborista Brasileño (PTB), apoyaría el juicio con miras a la destitución de Rousseff que intentan iniciar los mayores partidos de la oposición, pero indicó que la clave para ese proceso pudiera estar en el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), de la base oficialista y liderado por el vicepresidente Michel Temer.

"Creo que dentro de 90 días comenzará a decidirse todo", dijo y recordó que el 15 de noviembre próximo el PMDB celebrará una convención donde es posible que se plantee la ruptura con el Gobierno de Rousseff.

Los Sin Techo ocuparon el Ministerio de Hacienda.

Activistas del Movimiento de Trabajadores Sin Techo (MTST) ocuparon ayer las sedes del Ministerio de Hacienda en diferentes ciudades de Brasil en protesta contra las medidas de austeridad implantadas por el Gobierno para reequilibrar las cuentas públicas. El líder del movimiento, Guilherme Boulos, criticó el plan de ajuste fiscal lanzado para revertir el déficit de 0,5 % del PIB que prevé para 2016 y amenazó con más movilizaciones si continúan los recortes. "Mientras no pare el ajuste fiscal y no liberen el recurso para vivienda, en este país va haber manifestación casi todos los días", amenazó Boulos. EFE

Estiman caída del PIB en un 2,44 %.

El Gobierno de Brasil estimó que el Producto Interior Bruto (PIB) retrocederá un 2,44 % este año, superando la previsión de caída de 1,49 % de la última revisión, en medio de la recesión económica que comenzó en el segundo trimestre. "La previsión para 2015 del crecimiento real del PIB fue reducida del -1,49 % al -2,44 %, mientras que el índice de inflación pasó del 9,00 % al 9,29 %, ambas revisiones alineadas con las expectativas de mercado", valoró el informe presupuestario del cuarto bimestre de 2015, elaborado por los ministerios de Hacienda y Planificación.

Esta nueva reducción del PIB de 2015, que de cumplirse sería la mayor en 25 años, se conoció en la misma jornada que el real cerró superando las cuatro unidades por dólar (4,054), el menor valor de su historia. La inflación superaría así más del doble de la meta oficial de 4,5 %. AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados