Antje Jackelén

La jefa de la iglesia en Suecia

Es la primera mujer que encabeza la fe luterana y no le escapa a las polémicas.

Jackelén busca referirse a Dios de una forma más inclusiva. Foto: AFP
Jackelén busca referirse a Dios de una forma más inclusiva. Foto: AFP

Es la primera mujer que llega a lo más alto de la Iglesia luterana de Suecia. La arzobispa Antje Jackelén, nacida en Alemania en 1955, fue la candidata más votada para el puesto hace cinco años. Desde entonces, su figura no ha sido ajena a la polémica por sus ideas en torno al papel de la religión en la sociedad moderna y por algunas de las concepciones teológicas que ha defendido.

La etiqueta, sin embargo, no parece molestarle: "Mi labor es difundir la palabra de Dios, y a veces esta es controvertida. Lo que no me gusta es cuando se dice eso de mí para intentar silenciarla", reflexiona en una salita del edificio que alberga la sede de la Iglesia luterana en Upsala, 70 kilómetros al norte de Estocolmo.

Jackelén, casada con un pastor luterano, con dos hijas y varios nietos, y casi 20.000 seguidores en Twitter, fue la última en incorporarse a un club de mujeres designadas para liderar sus Iglesias en Alemania, Noruega y Estados Unidos. Hasta entonces, Jackelén, que fue ordenada sacerdote en 1980, había ejercido como obispa en Lund, en el Sur de Suecia.

Su despacho es moderno y luminoso, a pocos metros de la catedral de Upsala, de estilo gótico, la más grande del Norte de Europa, donde están enterradas algunas de las personalidades más conocidas del país, como el rey Gustavo I.

La jefa de la Iglesia sueca, de buena estatura y pelo blanco, viste un traje gris, camisa morada y alzacuellos, y habla con voz pausada mientras enseña el templo: "Tenemos que ayudar a la gente a entender aquello que no entiende". Esa, opina, debe ser una de las grandes misiones de la religión en el siglo XXI.

El dogma de la virginidad de María es uno de los temas controvertidos que Jackelén no duda en abordar: "Si solo ves el nacimiento de Jesús como una cuestión biológica, no has comprendido nada. En la Biblia, dos evangelistas dicen que María es virgen, mientras que otros dos no lo dicen. Y aun así, ninguno de ellos duda de que Jesús es hijo de Dios, su reencarnación. Lo expresaron de diferentes formas. Esa es la cuestión. No deberíamos creer en contra de lo que nos dicta nuestro cerebro. No podemos decirle a la gente que lo hagan callar cuando vayan a la iglesia".

Sabe mucho Jackelén de la complicada relación entre la religión y las ciencias naturales. A ello ha dedicado buena parte de sus estudios académicos, que la llevaron a pasar una temporada en Chicago (Estados Unidos).

Ella apoya la teoría de la evolución y está convencida de que es completamente compatible con la fe. "La gente suele decir que Darwin enfadó a la Iglesia. Pero eso no es exactamente así. Hubo teólogos que dijeron: Vale, esta es la forma en la que Dios nos creó. Esta manera de pensar amplía nuestra imagen de Dios, y eso es bueno", apunta.

Quizá uno de los mayores retos a los que la religión hace frente hoy es la sencilla pregunta de cómo referirse a Dios de forma más incluyente. Algunos medios en Suecia llegaron a publicar que era la intención de la Iglesia que Jackelén preside eliminar el pronombre "Él" y el tratamiento "Señor" que dominan el discurso religioso y cambiarlos por un "ello" impersonal para borrar todo rastro de género.

"No somos tan radicales, simplemente hemos preferido cambiar Él por Dios, pero también aparece Señor. Sobre este tema ha habido muchas noticias falsas", suspira. "Que Dios está por encima de los géneros no es polémico. Todo el mundo (también los católicos) está de acuerdo con eso. Pero siempre nos referimos a Dios con un pronombre masculino. Es cierto que hay en la Biblia muchas imágenes de Dios como hombre, como padre. Pero también hay imágenes, incluso en el Antiguo Testamento, que muestran a Dios como una mujer. Incluso hay imágenes no humanas de Dios, como un león, una roca, un castillo. Creo que es arriesgado quedarse con una sola imagen de Dios porque nos limita".

Retos en tiempos de crisis en la religión

Los retos a los que se enfrenta esta mujer no son pocos. La fe no atraviesa sus mejores momentos en Suecia. Aunque la Iglesia luterana contabiliza 6 millones de suecos entre sus miembros —antes de 1996, los niños de padres creyentes eran incluidos automáticamente en el registro— en un país de 10 millones de habitantes, la tendencia apunta a que cada vez acuden menos a misa, un fenómeno similar al que se da en el resto de Europa Occidental. En un estudio publicado en mayo de 2018 a nivel mundial por el Pew Research Center, un 52% de los encuestados en Suecia afirmaron que se consideraban cristianos, pero solo el 9% del total confesaban ser practicantes. Entre los jóvenes, la adhesión a la religión es todavía menor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)