BRASIL

Jair Bolsonaro recula en sus amenazas a la Justicia

“Mis palabras, a veces contundentes, fueron pronunciadas en el calor del momento”, dijo en una declaración escrita el mandatario.

Camioneros cortan rutas en apoyo de las críticas del presidente Bolsonaro a la Corte y el Congreso. Foto: EFE
Camioneros cortan rutas en apoyo de las críticas del presidente Bolsonaro a la Corte y el Congreso. Foto: EFE

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, dio ayer jueves marcha atrás en sus ataques contra las instituciones y aseguró que sus amenazas al Supremo Tribunal Federal (STF) fueron pronunciadas en el “calor del momento” durante los actos masivos del martes.

“Mis palabras, a veces contundentes, fueron pronunciadas en el calor del momento”, dijo en una declaración escrita el mandatario.

Bolsonaro redobló el martes sus ataques al STF frente a miles de seguidores, que salieron a las calles a manifestarle su apoyo con motivo del Día de la Independencia.

El presidente está enfrentado desde hace semanas al STF, que abrió varias investigaciones contra él y su entorno, entre otros motivos por propagación de informaciones falsas.

“No queremos una ruptura. No queremos pelearnos con ningún poder. Pero (...) no podemos permitir que una persona coloque en riesgo nuestra libertad”, dijo Bolsonaro el martes, en alusión al juez del STF que lleva el caso, Alexandre de Moraes.

“O bien el jefe del STF coloca a (este juez) en su lugar, o bien este poder sufrirá las consecuencias que nadie quiere”, añadió.

Anoche, el diario OGlobo informó que Bolsonaro habló por teléfono con el juez De Moraes y acordaron un encuentro en persona. Acordaron que en esa reunión estuvieran otras personas, a modo de testigos de lo que se converse y “para que nada salga mal”, dijo OGlobo.

El presidente Bolsonaro saluda a partidarios. Foto: AFP
El presidente Bolsonaro saluda a partidarios. Foto: AFP

Así, el expresidente Michel Temer, el jefe de Gabinete Ciro Nogueira y el diputado Fabio Faria (PSD) también estarán en la reunión, “un trío de amortiguadores”, indicó el diario.

Aunque reunió el martes a unas 125.000 personas en la principal manifestación en San Pablo, según la policía, el mandatario se quedó lejos de los dos millones que había esperado congregar.

En un tono conciliador, Bolsonaro aseguró en su declaración escrita que nunca tuvo “ninguna intención de agredir a ningún poder”. “Reitero mi respeto por las instituciones de la República, fuerzas motoras que ayudan a gobernar el país”.

Bolsonaro reconoció que “el país se encuentra dividido entre las instituciones”, pero consideró que la “armonía (entre los poderes de la Nación) es una voluntad constitucional que todos, sin excepción, deben respetar”.

El mandatario señaló que muchas de las “divergencias” responden a “conflictos de entendimiento acerca de decisiones adoptadas por el magistrado Alexandre de Moraes”.

En la nota, Bolsonaro reconoció que “las personas que ejercen el poder no tienen el derecho de ‘estirar la cuerda’ al punto de perjudicar la vida de los brasileños y su economía”, y aseguró que sus palabras, “a veces contundentes, surgieron al calor del momento y de embates que siempre procuran el bien común”.

También admitió que las diferencias que puedan surgir en torno a sentencias del STF, que el pasado martes instó a “desobedecer”, “deben ser resueltas por medidas judiciales” y con los mecanismos que la Constitución ofrece.

Bolsonaro declaró además que “democracia es eso: Ejecutivo, Legislativo y la Justicia trabajando juntos en favor del pueblo y todos respetando la Constitución”.

Las posiciones defendidas en las últimas semanas por Bolsonaro, y sobre todo después de los ataques a las instituciones del pasado martes, merecieron una durísima respuesta del STF, del Parlamento, de todos los partidos políticos y hasta organizaciones empresariales y financieras.

Ese coro lo reforzó este jueves el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Luis Barroso, quien afirmó que la conducta del jefe de Estado “avergüenza a Brasil frente al mundo”.

Según Barroso, a quien Bolsonaro acusaba hasta ahora de preparar un “fraude” para las elecciones de 2022, “la democracia tiene lugar para conservadores, liberales y progresistas”, siempre que “unidos en el respeto a la Constitución”.

No obstante, agregó en alusión al radicalismo de la extrema derecha, que la democracia “no tiene lugar para quienes pretenden destruirla”.

Camioneros levantan el bloqueo de rutas

Los camioneros partidarios del presidente Jair Bolsonaro levantaron el bloqueo que habían impuesto en rutas de al menos 15 estados de Brasil, aunque mantienen concentraciones en varios puntos.

Bolsonaro recibió ayer jueves en Brasilia a varios representantes de los camioneros, aunque no trascendieron detalles. En un mensaje de audio distribuido el miércoles por la noche entre grupos de conductores movilizados a su favor, Bolsonaro les pidió que cesaran los bloqueos, que provocan “desabastecimiento e inflación”.

La protesta, que no cuenta con el apoyo de los sindicatos y federaciones del sector, comenzó el martes, Día de la Independencia.

En Brasilia, decenas de camiones permanecían en la principal avenida de la Explanada de los Ministerios.

En pancartas colgadas en su camiones, se lee “Intervención militar con Bolsonaro en el poder”, “Prisión para los jueces corruptos del Supremo Tribunal Federal” o “Bolsonaro, acciona a las fuerzas armadas y criminaliza el comunismo”. Estos lemas podían oírse durante las manifestaciones del martes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados