Elecciones en Brasil

Jair Bolsonaro arma su gobierno

Chile y EE.UU. serán sus primeros viajes al exterior; quiere apurar la reforma jubilatoria.

Los brasileños votaron por el ultraderechista Jair Bolsonaro, y ahora esperan ansiosos los primeros anuncios, en especial en economía y seguridad. Foto: AFP
Los brasileños votaron por el ultraderechista Jair Bolsonaro, y ahora esperan ansiosos los primeros anuncios, en especial en economía y seguridad. Foto: AFP

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, anunciará su gabinete a finales de noviembre, pero ya reveló sus primeros pasos, a menos en política internacional. Bolsonaro, quien ganó las elecciones de este domingo con un 55% de los votos frente al izquierdista Fernando Haddad, dedicará los próximos días a escoger a los miembros del equipo que negociará la transición con el Gobierno del mandatario saliente, Michel Temer, con quien se reunirá en Brasilia el próximo lunes.

"Vamos a buscar a las mejores personas para ese equipo", declaró el diputado Onyx Lorenzoni, quien se perfila como futuro ministro de la Presidencia, una especie de jefe de Gabinete, cargo desde el que se controlan todos los resortes en el Gobierno brasileño.

Sobre los futuros ministros, Lorenzoni explicó que Bolsonaro se "tomará un tiempo" para consultas y que, en principio, anunciará a los miembros de su gabinete en conjunto, a fines de noviembre o principios de diciembre.

Según el futuro "hombre fuerte" del Gobierno que asumirá el 1º de enero, Bolsonaro permanecerá hasta el próximo domingo o lunes en su residencia de Río de Janeiro, donde desde inicios de este mes se recupera de las heridas que sufrió el pasado 6 de septiembre, cuando fue acuchillado en medio de un mitin de campaña.

Los Bolsonaro luego de la votación del domingo. Foto: Reuters
Los Bolsonaro luego de la votación del domingo. Foto: Reuters

Luego se trasladará a Brasilia, donde Temer le ha propuesto que se aloje en la Granja do Torto, una residencia de campo propiedad del Gobierno brasileño y que en otras ocasiones han usado los presidentes electos.

Ese mismo día comenzarán a intercambiar información los equipos que prepararán la transición, que según garantizó el ministro de la Presidencia, Eliseu Padilha, será "tranquila" y con un "ánimo de total colaboración" por parte del Gobierno de Temer.

"La intención del Gobierno es hacer una transición con la mayor transparencia posible, ofreciendo todas las informaciones que estén disponibles o sean solicitadas", declaró Padilha a periodistas.

Aunque recibió a algunos políticos de su entorno, entre ellos a Lorenzoni, Bolsonaro se decidió ayer lunes más al reposo y ello se reflejó en la parálisis de sus redes sociales, de las más activas en los últimos meses y que este lunes estuvieron prácticamente mudas.

Lorenzoni, sin embargo, actuó como una suerte de portavoz de Bolsonaro y dijo a periodistas que el presidente electo ya prepara una agenda internacional, que incluirá en primer lugar un viaje a Chile, donde será recibido por el mandatario Sebastián Piñera.

El diputado explicó que esa visita ya fue acordada con Piñera, quien envió un cálido mensaje de felicitación a Bolsonaro tras su victoria en las urnas, pero no aclaró si será aún en su condición de presidente electo o una vez que haya asumido.

Sebastián Piñera. Foto: AFP
Sebastián Piñera. Foto: AFP

Lorenzoni adelantó que otro destino en la agenda de Bolsonaro será Estados Unidos, para entrevistarse con Donald Trump, por quien profesa una "gran admiración" y fue otro de los líderes mundiales que le llamó este domingo para felicitarle. El propio Trump informó sobre esa llamada ayer en su cuenta en Twitter.

Reforma jubilatoria.

Lorenzoni también adelantó que una prioridad del nuevo Gobierno será la reforma del sistema de jubilaciones. "Vamos a establecer las prioridades. Una será el área económica" y ella incluirá la reforma del sistema de jubilaciones, pero "de largo plazo y para los próximos 30 años", declaró.

Esa reforma, considerada urgente por el mercado financiero para recuperar las deficitarias cuentas públicas, es una de las asignaturas que le quedarán pendientes al Gobierno de Temer, quien envió una propuesta al Congreso que se estancó en medio de conflictos políticos y no llegó a ser discutida.

Según Lorenzoni, "la tendencia es presentar un proyecto nuevo", pues el promovido por Temer "es apenas un remiendo, que tendría que ser remendado otra vez dentro de cinco años", y Bolsonaro desea establecer un régimen "para las próximas generaciones".

Sin embargo, Bolsonaro dijo anoche a Red Record, que la próxima semana en Brasilia conversará con el presidente Temer sobre este asunto.

Bolsonaro votó en Río de Janeiro. Foto: EFE
Foto: EFE

En la ocasión, pretende discutir la aprobación, aún este año, de la reforma previsional que se tramita en el Congreso. Bolsonaro, sin embargo, no aclaró si respalda íntegramente el texto enviado por Temer o apenas una "parte" de las propuestas.

"Sin ideología".

Bolsonaro buscará ampliar la política exterior de Brasil "sin connotación ideológica" y acercarlo a países que, según él, fueron relegados por los Gobiernos de Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff.

Así lo anunciaron ayer el propio Bolsonaro, y algunos de sus más cercanos colaboradores como Paulo Guedes, que será el ministro de Hacienda.

Guedes, el cerebro económico de Bolsonaro, dijo este domingo que el Mercosur "no será prioridad para el nuevo Gobierno" porque el bloque conformado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay fue constituido como una entidad "totalmente ideológica".

Niegan un plan para derrocar a Maduro
Nicolás Maduro en la Asamblea general de la ONU. Foto: Efe.

Colombia desmintió ayer lunes una supuesta alianza con el presidente electo de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, para derrocar el régimen del venezolano Nicolás Maduro.

"El Ministerio de Relaciones Exteriores, en nombre del Gobierno de Colombia, se permite rechazar y desmentir las versiones que fueron publicadas por el diario Folha de São Paulo en el día de hoy (por ayer)", indicó la cancillería colombiana.

El gobierno colombiano "mantiene una tradición no belicista y busca, a partir de acciones políticas y diplomáticas regionales y multilaterales, contribuir a crear las condiciones para que más temprano que tarde el hermano pueblo de Venezuela pueda vivir nuevamente en democracia y libertad", agregó el texto.

El diario paulista afirmó en su edición de ayer lunes, citando una fuente anónima que describe como "alto funcionario del gobierno de Iván Duque", que si Bolsonaro "ayuda a derrocar a Nicolás Maduro por medio de una intervención militar tendrá el apoyo de Colombia". La misma fuente explica que esa sería la razón por la cual el mandatario colombiano se abstuvo de firmar la declaración del Grupo de Lima en la que 14 países rechazaron cualquier intervención en Venezuela, luego de que el secretario general de la OEA, Luis Almagro, no descartara esa opción el 14 de septiembre durante una visita a Colombia.

"Duque no lo descarta, aunque no quiere ser el primero en comprometerse con esto", asegura el diario un día después de la victoria de Bolsonaro.

Las relaciones entre Colombia y Venezuela, que comparten una porosa frontera de 2.200 kilómetros, están prácticamente congeladas desde el mandato del expresidente colombiano Juan Manuel Santos (2010-18). Duque retomó la presión diplomática contra el régimen de Maduro, en medio de la llegada de miles de venezolanos a Colombia.

Inversores esperan señales concretas

Los inversores recibieron sin euforia la victoria de Jair Bolsonaro, en espera de que dé señales concretas de cómo piensa aplicar sus reformas. La Bolsa de San Pablo abrió con un alza de más de 3%, pero comenzó a retroceder al mediodía y acabó cayendo 2,24%. El dólar llegó a cotizarse a menos de 3,60 reales por primera vez desde abril (frente a 3,65 el viernes), antes de perder terreno, cerrando a 3,71 reales. La Bolsa había festejado con alzas considerables la victoria de Bolsonaro en la primera vuelta del 7 de octubre. Pero con eso ya le habían "puesto precio" a la llegada del excapitán del Ejército al poder. "Los inversionistas anticiparon mucho la victoria de Bolsonaro, era algo que se sabía y era muy difícil que no ocurriera (...) Ahora viene otra parte importante, que es esperar nuevas decisiones, que los inversionistas entiendan qué es lo que va a hacer", señaló el analista Raymundo Magliano Neto, de Magliano Corretora.

Cuatro desafíos del presidente electo

Bolsonaro enfrentará el mismo drama que sus predecesores: un Congreso con casi treinta partidos y legisladores que negocian su adhesión en función del reparto de cargos oficiales. Esas alianzas estuvieron en la base de los escándalos de corrupción descubiertos por la Operación Lava Jato. Bolsonaro afirmó que no se prestará a ese juego, pero aún no explicó cómo lo logrará.

Los mercados votaron por Bolsonaro esperando que su gurú de la economía, Paulo Guedes, avance rápidamente en sus promesas de sanear las cuentas públicas con un plan de privatizaciones. Ante las reticencias dentro de su propia base, el propio Bolsonaro ya dijo que habría sectores intocables, en Petrobras y la generación de energía de Eletrobras, en las cuales el estado mantendría su presencia.

El programa de Bolsonaro promete "protección jurídica" a los policías en ejercicio de su actividad. Las ONG de defensa de los derechos humanos ya advirtieron sobre los riesgos de esa política en las intervenciones en las favelas. El presidente electo se comprometió además a permitir "el porte de armas a las personas de bien". Esa propuesta es bien vista por gran parte del electorado.

La intervención federal en la seguridad de Río es una medida inédita desde la restauración de la democracia en 1985. Foto: Reuters
Foto: Reuters

Bolsonaro prevé caratular como actos "terroristas" las invasiones de propiedades, un arma de lucha tradicional del Movimiento Sin Tierra (MST). En plena campaña, Bolsonaro prometió cerrar las escuelas de los campamentos del MST, a las que definió como "fábricas de guerrilleros". También está a favor de cancelar las demarcaciones de tierras indígenas, muchas de ellas en la región amazónica.

Posibles candidatos a ocupar lugares clave en el nuevo gobierno

Gurú De la economía
Paulo Guedes. Foto: AFP
Paulo Guedes
Economista de 69 años formado en la Universidad de Chicago. Guedes podría ser un “superministro” que tendría bajo su mando las carteras de Hacienda y Planificación, así como la secretaría de inversiones.
Ministro de Defensa
Augusto Heleno Ribeiro. Foto: AFP
Augusto Heleno
General retirado, fue instructor de Bolsonaro en la escuela militar en los años 70 y sería su ministro de Defensa. Se desempeñó como comandante en jefe de la Misión de la ONU en Haití (Minustah).
Ministro de Transporte
Oswaldo Ferreira
Oswaldo Ferreira
Exjefe del Departamento de ingeniería y construcción del Ejército, Ferreira, de 64 años, es mencionado como posible ministro de Transportes. Fue el encargado de diseñar el programa de infraestructura.
Ministro de Presidencia
Onyx Lorenzoni. Foto: AFP
Onyx Lorenzoni
Diputado desde 2003, Lorenzoni, de 64 años, es considerado el cerebro de la campaña de Bolsonaro. Forma parte del partido Demócratas (DEM) y es reconocido por sus iniciativas anticorrupción.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)