BRASIL

Jair Bolsonaro fue acusado formalmente de crimen contra la humanidad

El documento, aprobado por siete votos frente a cuatro, desgrana en 1.287 páginas el resultado de la investigación realizada por una comisión de once senadores.

El presidente Bolsonaro se lleva las manos a la cara durante una conferencia de prensa. Foto: AFP
El presidente Bolsonaro se lleva las manos a la cara durante una conferencia de prensa. Foto: AFP

Mal día ayer martes para el presidente Jair Bolsonaro. El informe que le acusa de “crímenes contra la humanidad” y otros delitos por su gestión de la pandemia del COVID-19 fue aprobado por la comisión investigadora del senado y será remitido a la Justicia.

El documento, aprobado por siete votos frente a cuatro, desgrana en 1.287 páginas el resultado de la investigación realizada por una comisión de once senadores sobre la actuación del Gobierno frente a una pandemia que ya mató en el país a más de 606.000 personas.

La comisión dijo haber constatado gravísimas irregularidades, que la llevaron a formular nueve cargos contra Bolsonaro e imputaciones contra cuatro ministros, tres de los hijos del mandatario, asesores del Gobierno y parlamentarios, incluidos en un total de 80 acusados, entre los cuales figuran dos empresas del área médica.

En el caso del presidente, se le acusa de crímenes contra la humanidad, infracción de medidas sanitarias, charlatanería médica, incitación al delito, falsificación de documentos, uso irregular de dinero público, prevaricación, epidemia con resultado de muerte y atentados contra la dignidad del cargo.

Las acusaciones serán presentadas próximamente a los tribunales ordinarios y, en lo que compete a Bolsonaro, a la Fiscalía General, la Corte Suprema y la Corte Penal Internacional de La Haya, en este último caso debido a los alegados crímenes contra la humanidad.

En los documentos que serán enviados a tribunales, se incluyó un pedido para que Bolsonaro sea “suspendido” por tiempo indeterminado de las redes sociales.

La comisión celebró 69 audiencias en las que interrogó a casi un centenar de personas y descubrió desde indicios de supuestos fraudes en negociaciones para la compra de vacunas, hasta una estructura de difusión de noticias falsas y una presunta “estrategia” para acelerar los contagios.

Según el informe final, el propio Bolsonaro “incentivó de forma reiterada a la población a incumplir el distanciamiento social, se opuso al uso de mascarillas, promovió aglomeraciones e intentó descalificar a las vacunas”. Pero todo eso, según concluyó la comisión, en realidad escondía “una estrategia fundamentada en la idea de que el contagio natural induciría a la inmunidad colectiva” y que fue “consecuencia” de una “decisión política que apuntaba exclusivamente a una rápida retomada de las actividades económicas”.

El informe propone que se conceda una pensión equivalente a un salario mínimo a los “huérfanos de la covid”, como se conoce a los niños que han perdido a su padre, su madre o ambos y que, según un reciente informe publicado en la revista Lancet, se cree que son unos 113.000. El último minuto de la comisión parlamentaria, tras cerca de cien horas de audiencias, fue de silencio, en memoria a las víctimas.

Fuera de las redes.

Unas horas antes de aprobar el informe, la comisión del Senado pidió suspender el acceso de Bolsonaro a sus cuentas en redes sociales por citar nueva información falsa sobre el covid.

El pedido, que será enviado al Supremo Tribunal Federal (STF) y a la fiscalía general, se da después de que el mandatario mencionara el jueves en una conexión en directo una información que asocia la vacuna anticovid con el sida. El video fue posteriormente retirado de Facebook, Instagram y Youtube, que además decidió suspender el canal de Bolsonaro por una semana.

El texto, presentado por el senador Rodrigues, pide “la suspensión cautelar” del acceso de Bolsonaro a sus cuentas de Facebook, Instagram, Youtube y Twitter “para evitar la destrucción de pruebas”.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. Foto: AFP
Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. Foto: AFP

Además, pide que se levante el “sigilo telemático” para que Google, propietaria de Youtube, Facebook y Twitter, suministren informaciones de las cuentas del mandatario en sus redes, donde suma en total más de 40 millones de seguidores.

Bolsonaro mencionó el jueves la existencia de una información falsa sobre supuestos informes oficiales del gobierno del Reino Unido que “sugieren” que los totalmente vacunados están desarrollando la enfermedad del sida “mucho más rápidamente de lo previsto”. La información fue desmentida por las autoridades británicas.

Lula y Venezuela.

Bolsonaro viajó ayer martes a la frontera con Venezuela para conocer la situación de los migrantes venezolanos que huyen de su país y aprovechó para atacar al exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, su potencial rival en las elecciones de 2022.

“No queremos esto en nuestro país. Nuestro bien mayor es nuestra libertad. Decisiones incorrectas llevan a esto”, advirtió en declaraciones a Foco do Brasil desde el interior de un albergue para migrantes venezolanos en la ciudad de Boa Vista.

Boa Vista es la capital del empobrecido estado de Roraima, principal puerta de entrada de los miles de venezolanos que en el último lustro han atravesado la frontera con Brasil para huir de la crisis social, económica y política que atraviesa Venezuela.

Bolsonaro cargó de forma implícita contra Lula, al que acusó de apoyar “la dictadura socialista” de Nicolás Maduro.

Monumento a las víctimas del COVID

El informe de la comisión investigadora propone crear, en la sede del propio Senado, un memorial en recuerdo de los fallecidos por covid en Brasil. “Para que nunca olvidemos lo que ocurrió en este país y a los inocentes que pagaron con su vida por la conducta irresponsable del Gobierno en la conducción de la pandemia. Nunca olvidaremos”, dice el informe, que además “compromete” a los miembros de la comisión a “vigilar” los trámites que seguirán ahora en los tribunales.

OMS: La pandemia “está lejos de terminar”; hay que vacunar
“La OMS no tiene potestad para ordenar nada o para investigar", dice el panel investigador. Foto: Reuters

La pandemia de COVID-19 está “lejos de haber terminado”, advirtió ayer martes el comité de emergencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que instó a los países a reconocer todas las vacunas homologadas por la agencia.

Este comité se reúne cada tres meses para hacer un balance de la situación. Tras su último encuentro la semana pasada, publicó ayer martes una declaración en la que afirma que “aunque se ha progresado gracias a un mayor uso de las vacunas contra el COVID-19 y sus tratamientos, el análisis de la situación actual y los modelos de previsión indican que la pandemia está lejos de haber terminado”.

El comité también indico que decidió por “unanimidad que la pandemia constituye un hecho extraordinario que sigue perjudicando la salud de las poblaciones de todo el mundo, presenta un riesgo de propagación internacional y de perturbación del tráfico internacional, y necesita una respuesta internacional coordinada”.

En sus recomendaciones a los gobiernos, el comité sigue oponiéndose al principio del pasaporte de vacunas en los viajes internacionales, debido a la distribución desigual de los inmunizantes en el mundo.

También pide a los Estados “reconocer las vacunas que han recibido la autorización de uso de emergencia” de la OMS. Hasta ahora, la OMS dio su homologación a las vacunas de Moderna, Pfizer/BioNTech, Sinopharm, Sinovac, Johnson & Johnson y Astrazeneca.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados