ANÁLISIS

La izquierda frente a la "alternativa del diablo"

La sentencia contra Lula ha dejado a la izquierda brasileña frente a una auténtica "alternativa del diablo": o escoge un nuevo candidato o insiste en postular a un condenado a prisión.

El fallo en segunda instancia que ayer confirmó la culpabilidad de Lula en asuntos de corrupción, y hasta aumentó de nueve a doce años la pena, puede ser un torpedo a la línea de flotación de la posible candidatura del exmandatario, que lidera todos los sondeos para las elecciones presidenciales del 7 de octubre próximo.

Aunque el Partido de los Trabajadores (PT) ha repetido una y otra vez que su "único" candidato es Lula, la ley electoral brasileña dice que una persona con una condena ratificada en segunda instancia no puede postularse a un cargo electivo por un plazo mínimo de ocho años. Más allá de eso, pesa el riesgo de que Lula acabe en prisión, una posibilidad aún remota.

En caso de que Lula responda en libertad mientras apela y que el PT porfíe e inscriba su candidatura, el asunto será analizado por el Tribunal Superior Electoral. Pero el tribunal electoral solo podrá pronunciarse a partir del 15 de agosto, cuando vence el plazo para la inscripción de las candidaturas.

En el PT ya se ha acuñado la frase "elección sin Lula es fraude".

Sin embargo, hay facciones dentro del PT que sostienen que el partido deberá evaluar otras posibilidades y construir una sólida alianza con el resto de la centroizquierda y parte de la izquierda.

Fuentes de esas corrientes internas dicen que se baraja la posibilidad de "preparar desde ahora" una fórmula alternativa y que incluso pudiera ser encabezada por algún político ajeno al PT. Como el caso de Ciro Gomes, que fue ministro de Hacienda con Itamar Franco (1992-1995) y ocupó la cartera de Integración Nacional en el primer mandato de Lula. Gomes pertenece al Partido Democrático Laborista (PDT), una de las fuerzas de centroizquierda que se han cuadrado en la defensa de Lula, y fue candidato presidencial en 2002, cuando quedó en cuarto lugar con casi un 12% de los votos.

De hecho, Gomes ya ha anunciado su intención de postularse "con o sin Lula" y se ha ofrecido como una alternativa para "unificar" a la centroizquierda en caso de que Lula no pueda ser candidato. La propuesta de los sectores más resignados a la inhabilitación de Lula sería que Fernando Haddad, un emergente líder del PT que ya fue alcalde de San Pablo y ministro de Educación, integre la fórmula de Gomes como vicepresidente.

Hay otros sectores que defienden una "salida por la izquierda" más radical y proponen la candidatura del activista Guilherme Boulos, líder del Movimiento de Trabajadores Sin Techo (MTST), el colectivo social más combativo de Brasil.

Pero cualquier movimiento deberá contar con el aval de Lula, el único "dueño" de los votos del PT, al que controló con mano de hierro y en el que desde su fundación, en 1980, no se ha dado un paso sin su consentimiento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)