CORONAVIRUS

Ivermectina: para tratar COVID-19 provincia argentina usará medicamento no aprobado

En Uruguay el Ministerio de Salud Pública emitió un comunicado para desalentar "fuertemente" su consumo como forma de combatir el coronavirus y alertó por eventuales riesgos.

Ivermectina. Foto: La Nación | GDA.
Ivermectina. Foto: La Nación | GDA.

El ministro de Salud de la provincia argentina La Pampa, Mario Rubén Kohan, anunció que la se comenzará a utilizar ivermectina como tratamiento contra el coronavirus, a pesar de que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) no la apruebe como profilaxis y tratamiento del COVID-19.

"Para el jueves de la semana próxima, si no hay inconvenientes de logística, vamos a contar con el medicamento para iniciar el tratamiento" que se utilizará durante "los primeros cinco días de pacientes infectados", que es donde la droga tiene "mayor éxito", anunció el ministro.

La ivermectina es una droga muy antigua de uso médico y veterinario como antiparasitaria. Desde hace unos meses, su demanda creció de manera exponencial porque empezó a usarse, aunque no están probados sus efectos, como profilaxis y tratamiento del coronavirus.

Según el ministro, el medicamento que utilizaran es "químicamente puro para el uso de humanos, porque a nadie se le escape que mucha gente está usando el medicamento recurriendo a moléculas impuras, como la de uso veterinario".

En Uruguay este medicamento se agotó en diferentes farmacias de la capital e incluso a través de las redes sociales varias personas recomendaban usarlo para combatir el COVID-19.

Sin embargo, el Ministerio de Salud Pública (MSP) desalentó fuertemente su uso y alertó por posibles riesgos. "No hay evidencia científica suficiente que valide el uso de este fármaco contra la enfermedad", indicó la cartera.

No obstante, "sí hay constatación de que un mal uso de esta droga, administrada sin prescripción médica, podría provocar" algunos síntomas.

Los que nombró la cartera son vómitos, diarrea, dolor de estómago, hinchazón de rostro y/o extremidades, mareos, convulsiones, confusión, baja repentina de la presión arterial, sarpullido grave que pueda llegar a requerir hospitalización, lesión hepática (hepatitis).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados