CONFIANZA EN DRAGHI

Italia ve con optimismo crecimiento económico

“Este año, esperamos un nuevo aire de cambio y de recuperación”, apuntó por su parte el ministro de Administraciones Públicas, Renato Brunetta.

El nuevo primer ministro italiano, Mario Draghi, preside su primera reunión de gabinete en el Palazzo Chigi en Roma. Foto: AFP.
El nuevo primer ministro italiano, Mario Draghi, preside su primera reunión de gabinete en el Palazzo Chigi en Roma. Foto: AFP.

Italia quiere dejar atrás los desastres económicos provocados por la pandemia de coronavirus y parece tener el viento a favor, en un momento en que las empresas recuperan el optimismo, el desempleo baja y el crecimiento económico supera el 5%.

Un ambiente de optimismo parece reinar en el mini-Davos que ha organizado The European House-Ambrosetti en Cernobbio, a orillas del lago Como, donde se reúne hasta hoy domingo lo más granado de la industria italiana y representantes internacionales del mundo de las finanzas.

“Hace 20 años que Italia no ha conocido unas tasas de crecimiento así”, declaró entusiasmado el presidente del banco Intesa Sanpaolo, Gian Maria Gros-Pietro.

“Este año, esperamos un nuevo aire de cambio y de recuperación”, apuntó por su parte el ministro de Administraciones Públicas, Renato Brunetta.

Nadie discute que hay un “efecto Draghi”, el expresidente del Banco Central Europeo (BCE) al que se le atribuye la salvación de la zona euro en 2012, en plena crisis de la deuda, y cuyo nombramiento en febrero al frente de un gobierno de unidad nacional fue muy bien acogido por los mercados.

“Los empresarios lo ven como un elemento de estabilidad, competencia y credibilidad internacional”, dijo Giovanni Bossi, presidente del grupo financiero italiano Cherry 106. Esto hace que el ánimo de los empresarios se fortalezca, “lo que los lleva a afrontar el futuro con optimismo y a invertir, algo clave en el crecimiento económico”, explicó.

Otro factor decisivo ha sido que Italia ha heredado la mayor parte del enorme plan europeo de reactivación económica, dotado con 750.000 millones de euros (890.000 millones de dólares), y podrá gastar 191.500 millones (227.000 millones de dólares) provenientes de las arcas de Bruselas.

Sin embargo, Mario Draghi quiso mostrarse más cauteloso. “La economía continúa creciendo más de lo previsto, pero no hay que dormirse en los laureles. Hay que conseguir mantener una tasa de crecimiento más alta que la de antes de la pandemia”, advirtió el jueves. (Con información de AFP)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados