La mano dura italiana

Italia propone campos en Libia para frenar migración

Llevará su planteo de línea dura a la cumbre de esta semana de la UE.

Italia ha acogido a 650.000 balseros desde 2014. Foto: AFP
VEA EL VIDEO. Foto: AFP

El drama de los inmigrantes ilegales es de los temas más calientes que tienen hoy los líderes de Estados Unidos y Europa encima de sus escritorios. Donald Trump mantiene una línea dura y sigue proyectando su muro en la frontera con México, pese a la marcha y contramarcha en su política de separación de familias. Europa, por su parte, buscará en una cumbre esta semana acordar un paquete de medida que contemple a los que quieren decirle basta al desembarco de inmigrantes rescatados en las aguas del Mediterráneo, y aquellos que quieren hacer más ordenada la llegada de esa gente.

Bajo este contexto, aparece una propuesta italiana que ayer recorrió todos los medios europeos y del norte de África. El ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, propuso en Trípoli la creación de centros de gestión de migrantes al sur de Libia, para impedir que intenten cruzar el Mediterráneo.

Durante una conferencia de prensa conjunta con el vice primer ministro libio, Ahmed Meitig, Salvini indicó que Italia iba a proponer la instalación de "centros de acogida e identificación" en Libia durante el Consejo Europeo de este jueves y viernes en Bruselas, a fin de "bloquear la migración".

El nuevo gobierno italiano le ha cerrado sus puertos a barcos que rescatan inmigrantes en el Mediterráneo. Foto: EFE
El nuevo gobierno italiano le ha cerrado sus puertos a barcos que rescatan inmigrantes en el Mediterráneo. Foto: EFE

Pero el gobierno con sede en Trípoli, que no controla el conjunto de Libia, no está dispuesto a albergar centros de recepción. "Rechazamos completamente cualquier campamento de migrantes en Libia", dijo Meitig, pese a aclarar que su gobierno sí estaba listo para enfrentar la migración.

Salvini también se reunió con el presidente libio, Fayez al Sarraj, y el ministro del Interior, Abdesalam Ashur.

Casi 1.000 migrantes fueron rescatados el domingo frente a las costas libias, informaron este lunes las fuerzas navales libias. En las imágenes que se tomaron en el momento de su desembarco en Trípoli, se ve a cientos de ellos con la cabeza gacha, gesto serio y visiblemente agotados, poco que ver con las sonrisas que suelen mostrar cuando los barcos que los rescatan los llevan a Italia.

Otros cientos de migrantes seguían este lunes a la espera frente a las costas de Malta y Sicilia. Unas 108 personas se encontraban a bordo del buque danés Alexander Maersk, a varias millas náuticas del puerto siciliano de Pozzallo, donde la tripulación esperaba las órdenes de las autoridades marítimas italianas sobre qué hacer con los pasajeros. Ídem para el navío de la oenegé alemana Lifeline, frente a las costas de Malta y con 234 migrantes a bordo. Tanto Malta como Italia rechazan recibir a los migrantes, en conformidad con la línea dura adoptada por el gobierno italiano, y su hombre fuerte, Salvini, desde su llegada al poder el 1º de junio.

Salvini reafirmó ayer lunes que el Lifeline no podrá atracar en un puerto italiano.

Otros dos barcos humanitarios, el Aquarius, de la oenegé francesa SOS Méditerranée, y el Open Arms, de la española Pro Activa, se encontraban ayer lunes frente a las costas libias, pero sin posibilidad de intervenir, ya que los guardacostas libios no lo solicitaron. Son ellos quienes tienen la potestad de decidir sobre las operaciones de rescate frente a sus costas.

"Dejen a las autoridades libias hacer su trabajo de rescate, de recuperación y de repatriación (de los migrantes) hacía sus países, como hacen desde hace tiempo, sin que los navíos de las ávidas oenegés las molesten o causen problemas", había declarado el domingo Salvini.

Solo en lo que va de este año, 11.000 inmigrantes han llegado a Italia desde Libia. Foto: Reuters
Solo en lo que va de este año, 11.000 inmigrantes han llegado a Italia desde Libia. Foto: Reuters

Su planteo se asemeja al de Trump, que este fin de semana lanzó la idea de que los inmigrantes ilegales que intenten ingresar a Estados Unidos sean devueltos a sus países de origen sin ningún proceso judicial como hasta ahora.

La cuestión de la acogida de migrantes fue abordada el domingo en Bruselas en una minicumbre dirigida a intentar apaciguar las tensiones en el seno de la UE frente al desafío migratorio. La reunión concluyó sin avances concretos.

España y Francia habían propuesto el sábado "centros cerrados" en las costas europeas, principalmente en Italia, para gestionar la llegada de migrantes desde el mar Mediterráneo. Pero Salvini criticó la propuesta. "¿Puntos de acogida en Italia? Eso sería un problema para nosotros y para la propia Libia, porque los flujos de la muerte no se interrumpirán", dijo Salvini en su cuenta de Twitter tras su encuentro con el ministro libio del Interior, Abdesalam Ashur.

"El único medio para obstaculizar realmente los intereses criminales de los traficantes y evitar los viajes de la muerte es impedir que los barcos zarpen", añadió en un comunicado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º