CRISIS POLÍTICA

Italia a un paso de acordar gobierno excluyendo a Salvini

La centro izquierda, nueva socia del antisistema M5S, acepta que Conte siga como primer ministro.

Trump, Macron y Conte durante la cumbre del G7. Foto: Reuters
En el G7 del fin de semana en Biarritz, recibió el apoyo de Trump para seguir en el gobierno. Foto: Reuters

Giuseppe Conte, el primer ministro italiano obligado a renunciar la semana pasada cuando el ministro del Interior y líder de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini, rompió la coalición de gobierno con el Movimiento 5 Estrellas (M5S), podría ser ahora la solución para una nueva administración. Solo que esta vez la alianza será entre el M5S y el Partido Democrático (PD, de centro izquierda), y sin Salvini, que de forzar la caída del gobierno para que se convoquen a elecciones donde haría pesar su popularidad, está a punto de quedar fuera de la fiesta.

Todo puede definirse hoy miércoles.

Tras jornadas de tensiones entre el M5S y el PD, anoche las negociaciones se encaminaron. Para los que creen en las coincidencias, el presidente estadounidense Donald Trump mostró su apoyo a Conte, junto al que asistió a la cumbre del G7 en Biarritz el fin de semana.

El M5S había anulado ayer a primera hora una reunión con el PD exigiendo, antes de continuar, que validara oficialmente la renovación de Conte como primer ministro, considerado próximo al M5E.

El jefe de la bancada de senadores del PD, Andrea Marcucci, criticó la cancelación in extremis de la reunión entre Conte, el jefe del PD Nicola Zingaretti, y el líder del M5S Luigi Di Maio, y acusó a este último de poner en peligro la potencial alianza por “sus ambiciones personales”.

El PD llevaba reiterando en los últimos días que si formaba coalición con el M5S tiene que ser en un gobierno marcadamente diferente al que han tenido los antisistemas y la ultraderechista Liga desde el 1 de junio de 2018.

La situación se calmó por la tarde, cuando tanto el PD como el M5E anunciaron la reanudación de las conversaciones. Según el entorno del jefe del PD Nicola Zingaretti, éste no se opone al mantenimiento del primer ministro Conte a la cabeza de un nuevo ejecutivo.

Su condición sería que al menos una de las dos vicepresidencias debería estar en manos del PD.

Superado el escollo de Conte, el siguiente punto de discusión se sitúa en el rol que desempeñará el líder de M5S, Luigi Di Maio. El M5S ha sostenido en una nota que Di Maio no quiere ser ministro del Interior y, según medios locales que citan a fuentes del PD, estaría dispuesto a asumir Defensa.

En paralelo, el presidente italiano Sergio Mattarella arrancó una segunda ronda de consultas con los partidos políticos, pero la jornada de hoy miércoles será decisiva ya que se reunirá con el M5S, el PD y la Liga.

Mattarella espera, como muy tarde para esta noche, un proyecto de “mayoría sólida”, con un programa común y una lista convincente de los gabinetes ministeriales.

En caso contrario, Mattarella convocaría nuevas elecciones para el 10 de noviembre.

Por su parte, Salvini, responsable de causar esta crisis, sigue pidiendo comicios anticipados. “¿Quién tiene miedo de las elecciones? Si uno ha trabajado bien no debe tener miedo”, afirmó en un vídeo en directo transmitido por Facebook.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados