Crisis política

Italia condiciona la cumbre europea a acuerdo migratorio

Busca que el bloque adopte su política de línea dura.

Conte: fue propuesto al presidente Mattarella. Foto: AFP
Giuseppe Conte, primer ministro italiano. Foto: AFP

Italia bloqueó ayer jueves las conclusiones de la primera sesión de la cumbre de la Unión Europea (UE) hasta ver si es posible llegar a un acuerdo sobre política migratoria que satisfaga sus demandas.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, defendió en la reunión que debe aplicarse el principio de que "nada está acordado hasta que todo está acordado" y que Italia se reserva el derecho de evaluar su posición sobre todas las partes del documento final hasta que se conozcan las decisiones en inmigración. Esto obligó a posponer hasta hoy viernes la rueda de prensa del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

En la primera sesión de trabajo los 28 socios de la UE abordaron los avances en las políticas de seguridad y defensa, la situación del comercio global tras la imposición de aranceles por parte de Estados Unidos, el marco financiero plurianual para el período 2021-2027 y las sanciones a Rusia por el derribo del avión MH17.

El objetivo es dar respuesta a una crisis que, admiten, es política y no de refugiados (las llegadas a la UE por el Mediterráneo se han reducido en un 96% desde la crisis de 2015).

Conte, que preside un gobierno integrado por los antisistema del M5S y la ultraderechista Liga, ya había advertido a su llegada a Bruselas de que Italia no descartaba vetar el acuerdo si no obtenía garantías de una mayor solidaridad de sus socios. "Italia no necesita declaraciones verbales, sino hechos concretos. Esta es la ocasión adecuada", dijo.

El nuevo gobierno italiano le ha cerrado sus puertos a barcos que rescatan inmigrantes en el Mediterráneo. Foto: EFE
Foto: EFE

El nuevo gobierno italiano, que abandera una retórica antiinmigración, está decidido a bloquear un acuerdo si no se recogen los puntos esenciales de su propuesta migratoria.

Para Italia, uno de los principales puntos de llegada a Europa de migrantes irregulares, el acuerdo solo será posible si recoge la creación de centros para inmigrantes en países de origen y tránsito, reconoce que los desembarcos en Italia lo son en Europa y que la responsabilidad debe ser compartida en la UE; cambios en el sistema de Dublín que obliga a pedir asilo en el país de llegada y se prioriza la financiación para el Norte de África.

En el otro lado de la me- sa, la canciller alemana, Angela Merkel, partidaria de la acogida, necesita un acuerdo europeo para contentar a su ministro del Interior, Horst See-hofer, y evitar el colapso de su Gobierno en un momento de auge del partido ultradere-chista Alternativa para Alemania (AfD).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º