CRISIS POLÍTICA

Italia acuerda nuevo gobierno sin el ultraderechista Salvini

La coalición será entre M5S y PD de centroizquierda; Conte seguirá como primer ministro.

Luigi Di Maio, líder del M5S italiano. Foto: EFE
El líder del M5S anunciando el acuerdo para formar gobierno con el PD, luego de reunirse con el presidente Sergio Mattarella. Foto: EFE

Italia tendrá una nueva coalición de gobierno. El presidente Sergio Mattarella encargará hoy jueves al renunciante primer ministro, Giuseppe Conte, la formación de un nuevo gobierno, después de que el Partido Demócrata (PD, centroizquierda) y el antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S) acordaran ayer miércoles unirse en coalición. Será un gobierno entre dos enemigos políticos irreconciliables en el pasado, y que ahora se aliaron para sacar del poder al ultraderechista Matteo Salvini, líder de la Liga.

Mattarella decidió finalmente convocar a Conte después de escuchar ayer miércoles, en la segunda ronda de consultas con los partidos políticos, que el PD y el M5S han llegado a un acuerdo para dirigir el país de forma conjunta y con Conte como primer ministro.

El secretario nacional del PD, Nicola Zingaretti, confirmó a Mattarella que su partido estaba dispuesto a gobernar con el M5S e insistió en que la intención es construir un gabinete duradero y sólido.

Además, dijo que los dos partidos han encontrado puntos en común en asuntos como un crecimiento económico basado en la protección del medio ambiente o la aprobación de políticas económicas que fomenten la igualdad social, territorial, generacional y de hombres y mujeres.

Por su parte, el líder del M5S, Luigi Di Maio, argumentó que su movimiento “no eludirá su responsabilidad” y recordó que sigue siendo la fuerza más votada en las generales de marzo de 2018, cuando obtuvo cerca de un 33% de los votos.

Di Maio rehusó referirse a uno de los escollos para el acuerdo, y es quién ejercerá de vicepresidente del gobierno, pues el M5S quiere que sea él. El PD, en cambio, argumenta que debe ser un miembro de sus filas, ya que Conte ha sido designado por el M5S.

Matteo Salvini, ministro del Interior de Italia. Foto: AFP
Matteo Salvini, ministro del Interior de Italia. Foto: AFP

El líder del M5S reconoció que su hasta ahora socio, la ultraderechista Liga, le propuso volver a unirse y hasta le ofreció ser primer ministro, una oferta que Di Maio ha “rechazado con serenidad” porque le considera el responsable de esta crisis.

El ultraderechista Matteo Salvini, el gran perjudicado de esta situación, había insistido momentos antes en que Italia debería celebrar elecciones anticipadas y había opinado que un gobierno entre el M5S y el PD no será duradero.

“Que me diga alguien, sin reírse, si el M5S y el PD pueden formar un gobierno duradero. ¿No sería más fácil organizar una campaña electoral que dé una coalición fuerte para los próximos cinco años?”, preguntó Salvini, en referencia a la alianza que mantiene su partido, la Liga, con la conservadora Forza Italia y los ultraconservadores Hermanos de Italia y a la que los sondeos le dan más del 50% de intención de voto.

El líder de Forza Italia, el ex primer ministro Silvio Berlusconi, también pidió comicios y se mostró preocupado “por el peligroso escenario que está surgiendo”, con una alianza entre socialdemócratas y antisistemas que “es una solución políticamente incorrecta”.

La líder del tercer partido que secunda a Salvini, el ultranacionalista Hermanos de Italia, Giorgia Meloni, anunció que convocará movilizaciones, “si este gobierno nace”.

La alianza entre el M5S y el PD era impensable hasta hace poco. Atrás quedaron las acusaciones recíprocas de ser los responsables de los problemas de Italia, primero el M5S contra el PD de Matteo Renzi, cuando este era primer ministro, y en el último año, el PD contra la gestión que realizaba el M5S junto con la Liga.

El fundador del M5S, Beppe Grillo, y Di Maio fueron férreos opositores de la reforma constitucional que quería impulsar Renzi en 2016 y que, tras el fracaso en referéndum, precipitó su dimisión.

Tampoco apoyaron a Renzi en la aprobación de la ley que reconoce desde 2016 las uniones homosexuales en Italia y anunciaron en 2017, ya durante el gobierno de Paolo Gentiloni, que se abstendrían si se votaba la polémica ley del “Ius soli” (derecho de suelo) que promovía el PD y que iba a dar la ciudadanía a los niños de padres extranjeros nacidos en Italia, aunque finalmente no llegó a votarse por falta de tiempo en la legislatura.

Los “grillinos” (por el fundador del M5S Grillo) supieron sacar rédito de los errores del PD y fueron extremadamente críticos con la reforma laboral de Renzi, que flexibilizó la contratación en contra de la opinión de los sindicatos.

“La alianza entre el PD y el M5S sería antinatural”, decía Renzi en marzo de 2018.

Pero precisamente él, que ya no ocupa ningún cargo de responsabilidad en el PD, ha sido uno de los principales promotores de esta unión. Renzi sigue controlando el partido, pues la mayoría de los actuales parlamentarios le son afines, ya que fueron elegidos cuando era secretario general del PD. (En base a EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados