ESTADOS UNIDOS

Israel y Sudán, otro acuerdo apadrinado por Donald Trump

Antes del anuncio, el gobierno de Estados Unidos retiró a la nación africana de la lista de países que apoyan el terrorismo.

Donald Trump. Foto: AFP
Trump ahora espera que Arabia Saudita también establezca relaciones con el Estado hebreo. Foto: AFP

Sudán se sumó a Emiratos Árabes Unidos y Baréin y establecerá relaciones diplomáticas con Israel. El anuncio lo hizo ayer viernes el presidente de Estado Unidos, Donald Trump, que como en los dos casos anteriores apadrinó este acuerdo.

Trump hizo el anuncio en el Despacho Oval, a donde pidió a la prensa que entrara mientras estaba en una llamada con los primeros ministros de Israel, Benjamín Netanyahu, y de Sudán, Abdallá Hamdok, así como el presidente del Consejo Soberano sudanés, el general Abdel Fattah al Burhan, con los que dijo haber conseguido la “paz”.

La importancia de esta medida radica en su carácter regional. No solo por ser Sudán el tercer Estado árabe en anunciar el establecimiento de lazos diplomáticos con Israel en poco más de dos meses, sino por la enemistad que había marcado el vínculo entre ambos países hasta ahora, a diferencia de los lazos extraoficiales que existían desde hace años con los Estados del Golfo Pérsico.

Considerando la velocidad con la que avanza el establecimiento de lazos con Emiratos y Baréin, incluyendo intercambios de delegaciones y firmas de nuevos acuerdos de cooperación prácticamente a diario, y el anuncio ayer por parte de Netanyahu de que “los cielos de Sudán ya están abiertos para Israel”, resulta probable que este nuevo vínculo diplomático progrese también rápidamente.

Ahora muchos en Israel consideran que el gran objetivo es la normalización con Arabia Saudí, la mayor potencia de Oriente Medio.

Al menos otros cinco países árabes quieren establecer relaciones con Israel, dijo Trump, entre ellos Arabia Saudita. “Esperamos que Arabia Saudita sea uno de esos países”, agregó, y elogió a los gobernantes sauditas “altamente respetados”: el rey Salmán y el príncipe heredero Mohamed bin Salmán.

Aunque Trump no mencionó a ningún otro país, Omán y Mauritania están entre las naciones de la región que se han inclinado a normalizar sus relaciones con Israel.

Como en los casos de Emiratos y Baréin, los palestinos, tanto en Gaza (Hamás) como en Cisjordania (Al Fath), expresaron un fuerte rechazo a la normalización de relaciones entre Israel y Sudán.

Minutos antes del anuncio del acuerdo con Sudán, Trump firmó una orden ejecutiva para sacar a esta nación africana de la lista de países patrocinadores del terrorismo.

Desde la caída del régimen de Omar al Bashir en abril de 2019, en Sudán hay un gobierno de transición en el que los militares y civiles comparten el poder hasta las elecciones previstas para 2022. Este gobierno enfrenta dificultades económicas, por lo que había pedido a Estados Unidos que retirara a Sudán de la lista de países que apoyan el terrorismo, ya que figurar en ellas le impedía recibir inversiones.

El pasado lunes, Trump anunció que sacaría a Sudán de la lista después de que ese país se comprometieran a pagar 335 millones de dólares en compensación a las familias de víctimas del terrorismo.

Estados Unidos ha responsabilizado a Sudán de ser cómplice de los ataques de Al Qaeda contra las embajadas estadounidenses de 1998 en Kenia y Tanzania, y del bombardeo del destructor USS Cole en 2000 en aguas del Golfo de Adén.

Con la salida de Sudán de la lista de naciones que apoyan el terrorismo, solo permanecerían en ella Irán, Siria y Corea del Norte.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados