JERUSALÉN

Israel: oposición anuncia acuerdo para desplazar a Netanyahu

Poco antes de la medianoche en Israel, el líder de la oposición, Yair Lapid, comunicó el acuerdo en el que estarían implicados otros siete partidos de la oposición.

Yair Lapid: su coalición la integran partidos de derecha, izquierda y uno islamista. Foto: AFP
Yair Lapid: su coalición la integran partidos de derecha, izquierda y uno islamista. Foto: AFP

Los partidos opositores israelíes anunciaron anoche un acuerdo para formar una coalición sin el actual primer ministro, Benjamín Netanyahu, que, en caso de ratificarse el nuevo gobierno por el Parlamento, perdería el cargo después de doce años seguidos en el poder.

Poco antes de la medianoche en Israel (las 18 horas de ayer en Uruguay), cuando acababa su plazo para conformar un Ejecutivo, el líder de la oposición, Yair Lapid, comunicó el acuerdo en el que estarían implicados otros siete partidos de la oposición.

Este Ejecutivo, que debe ser ratificado en los próximos doce días, consistirá de una extraña mezcla de partidos, incluyendo a ultraderechistas e izquierdistas, religiosos y laicos, y hasta un partido islamista, algo insólito en la historia de Israel.

Otra de sus particularidades será que contará con dos primeros ministros: el nacionalista religioso Naftali Benet, líder de Yamina, ocupará el cargo dos años antes de transferirlo al centrista laico Lapid, que encabeza la formación Yesh Atid.

El documento fundacional del nuevo Ejecutivo cuenta además con las firmas de los líderes de los otros seis partidos que lo componen: el derechista Israel Nuestro Hogar, el centroderechista Azul y Blanco, el centroizquierdista Partido Laborista, el izquierdista y pacifista Meretz y el islamista Raam.

Medios israelíes informaron que Beny Gantz, líder de Azul y Blanco, continuaría en el cargo de ministro de Defensa, y que Lapid y Benet se alternarían también en el puesto de ministro de Asuntos de Exteriores, cuando no ocupen el de primer ministro.

La cartera de Justicia la ocuparía Guideon Saar, que encabeza Nueva Esperanza; mientras que Avigdor Lieberman, de Israel Nuestro Hogar, estaría al frente de Finanzas.

La líder laborista Merav Michaeli sería la nueva ministra de Transporte; y Nitzán Horowitz, líder de Meretz, dirigirá la cartera de Sanidad.

El acuerdo de rotación entre Benet y Lapid prevé que el primero ocupe el cargo de primer ministro hasta septiembre de 2023, cuando cedería el puesto a Lapid que ejercerá hasta noviembre de 2025.

Todo esto, sin embargo, depende de que el nuevo Gobierno cuente con el apoyo de al menos 61 diputados durante la jura en el Parlamento, algo que todavía no está garantizado.

Hasta ese momento, e incluso ese mismo día durante la ceremonia, nada estará cerrado y todo puede cambiar, ya que los acuerdos alcanzados son de carácter político y no los comprometen legalmente, explicó Tomer Naor, miembro del Movimiento por un Gobierno de Calidad en Israel.

Esto resulta especialmente relevante considerando la fragilidad de la coalición anunciada, no solo por la diversidad de partidos que la componen sino por contar con una mayoría muy ajustada de tan solo 62 diputados de una Cámara de 120.

Mientras que un miembro de Yamina ya ha adelantado que podría votar en contra de la formación del nuevo Gobierno, otros han expresado sus dudas, por lo que los próximos días serán decisivos para la continuación de negociaciones.

Por otra parte, los partidos que no forman parte del nuevo Ejecutivo, incluyendo al Likud de Netanyahu, tienen la posibilidad de disputar la legalidad de los acuerdos alcanzados.

Benjamín Netanyahu. Foto: Reuters.
Benjamín Netanyahu. Foto: Reuters - Archivo

De concretarse la formación de esta coalición, Benjamín Netanyahu abandonaría el cargo de primer ministro tras 12 años, y pasaría a liderar la oposición a través de su partido, el Likud.

Además, Israel saldría de un bloqueo político de más de dos años y que incluyó cuatro elecciones generales.

De la TV a la política.

Lapid, de 57 años, es un experiodista de la televisión israelí. Cuando en 2012 abandonó los platós de televisión para lanzar su partido Yesh Atid (”Hay un futuro”), sus detractores le reprocharon que jugaba con su imagen de galán de cine para seducir a la clase media. Durante las elecciones legislativas de marzo de 2020, Lapid integró su partido en la coalición centrista Azul y Blanco de Gantz. Pero cuando Gantz llegó a un acuerdo para formar un gobierno con Netanyahu, Lapid hizo las maletas.

“Le dije a (Gantz) ‘ya he trabajado con Netanyahu (...) y no te dejará poner las manos en el volante’”, contó Lapid hace unos meses a AFP.

“Gantz me dijo: ‘confiamos en él, ha cambiado’. Y le respondí ‘el hombre tiene 71 años, no va cambiar’. Y desgraciadamente para el país, yo tenía razón”, agregó Lapid, ministro de Finanzas durante 20 meses (2013-2014) en un gobierno de Netanyahu.

En las legislativas del 23 de marzo, la formación centrista de Lapid alcanzó la segunda posición, con 17 diputados, detrás del Likud de Netanyahu.

Nacido en noviembre de 1963 en Tel Aviv, Lapid es hijo del difunto periodista Tommy Lapid, exministro de Justicia con Ariel Sharon. Su madre, la escritora Shulamit Lapid, es una de las maestras de la novela policíaca israelí, con una serie de obras cuya protagonista es una periodista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados