UN MUNDO PARTIDO

Israel, entre el apoyo de EE.UU. y la ola de críticas por el mundo

La Casa Blanca y Netanyahu acusaron al extremista Hamás de usar escudos humanos.

Palestinos. Foto: EFE
VEA EL VIDEO. Foto: AFP

Israel recibió ayer martes una ola de condenas y llamados a una investigación independiente después del baño de sangre en la Franja de Gaza, donde el lunes murieron casi 60 palestinos por disparos israelíes.

El día después de la jornada más mortífera del conflicto israelí desde 2014, Reino Unido, Alemania, Bélgica y Suiza apoyaron la idea de que se realicen investigaciones, propuesta por el secretario general de la ONU António Guterres. Sin embargo, Israel vio a su gran aliado Estados Unidos reafirmarle su completo apoyo en el Consejo de Seguridad de la ONU, donde ayer defendió la "moderación" israelí frente a los manifestantes palestinos.

Estados Unidos fue el único país que se desmarcó claramente del sentir general del Consejo de Seguridad. El gobierno de Donald Trump culpó exclusivamente al movimiento islamista Hamás de la violencia y le acusó de utilizar a civiles como escudo para tratar de llevar a cabo ataques.

"¿Quién entre nosotros aceptaría este tipo de actividad en su frontera? Ningún país en esta sala actuaría con más moderación que Israel", dijo la embajadora estadounidense, Nikki Haley, durante el debate.

Según fuentes diplomáticas, Estados Unidos impidió que el Consejo de Seguridad adoptase una declaración sobre los hechos, en la que se pedía una investigación imparcial.

Haley aseguró que lo sucedido el lunes no tiene ninguna conexión con el traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén y acusó a Irán de estar detrás de "los terroristas de Hamás". "Aquellos que sugieren que la violencia en Gaza tiene algo que ver con el emplazamiento de la embajada están sumamente equivocados", insistió.

La diplomática consideró además que no puede haber ningún acuerdo de paz que no incluya a Jerusalén como capital israelí. "Reconocer esta realidad hace la paz más factible, no menos", dijo Haley.

El lunes Estados Unidos inauguró su nueva embajada en Jerusalén, e Israel festejó el 70º aniversario de su creación.

Acciones diplomáticas.

El presidente palestino Mahmud Abas llamó a consultas a Hossam Zomlot, representante en Estados Unidos de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

En tanto, en una nueva pulseada entre Turquía e Israel, ambos países expulsaron a sus respectivos embajadores. El presidente turco Recep Tayyip Erdogan advirtió que la cumbre islámica del viernes sobre los palestinos enviará "un mensaje fuerte al mundo".

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu rechazó las "lecciones de moral" del presidente turco Erdogan. Netanyahu justificó el uso de la fuerza para defender las fronteras israelíes, y acusó al Hamás, movimiento islamista que dirige Gaza, de "empujar a civiles, mujeres, niños hacia la línea de fuego para que haya muertos", dijo a la cadena CBS.

Desde el lunes Sudáfrica llamó a consultas a su embajador en Israel. Irlanda convocó en Dublín al embajador israelí, y fue seguida por Bélgica que llamó a la embajadora Simona Frankel, después que calificara de "terroristas" a todas las víctimas de Gaza, según Bruselas.

La Unión Europea y Gran Bretaña hicieron llamados a la calma y al igual que China y Francia, criticaron sobre todo el uso de la fuerza desproporcionada por parte de Israel.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU y la organización Amnistía Internacional se refirieron a las acciones israelíes como "crímenes de guerra".

Amenaza de Hamás.

Jalil al Hayya, uno de los responsables de Hamás, aseguró el lunes por la noche que el movimiento continuará. Hamás, que peleó tres guerras contra Israel desde 2008, asegura que la movilización palestina es una iniciativa civil. Sus miles de combatientes no sacaron de momento sus armas, pero Al Hayya dejó entender que podrían cambiar de idea.

"Marcha del retorno".

Desde el 30 de marzo la Franja de Gaza es escenario de protestas denominadas "la gran marcha del retorno", que han dejado 115 palestinos muertos, la gran mayoría por disparos de soldados israelíes.

"La gran marcha del retorno" reivindica el derecho de los palestinos a regresar a las tierras que dejaron con la creación de Israel en 1948. También denuncia el bloqueo impuesto desde hace más de diez años a la Franja de Gaza por Israel para contener a Hamás.

Decenas de miles de palestinos, hombres, mujeres y niños, participaron en las protestas a lo largo de la frontera. Algunos con la intención de forzar la valla de seguridad israelí.

La inauguración de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén agravó la delicada situación. Los israelíes ven en la decisión estadounidense el reconocimiento de una realidad histórica de 3.000 años para el pueblo judío. Israel anexó Jerusalén Este en 1967. Todo Jerusalén es su capital "eterna" e "indivisible", afirma. Los palestinos, por su parte, quieren hacer de Jerusalén Este la capital del Estado al que aspiran. Para la comunidad internacional Jerusalén Este sigue siendo un territorio ocupado.

"Quieren matar israelíes"

"Durante un mes, Israel se enfrenta a revueltas, y no a manifestaciones o protestas", cuyo objetivo es cruzar la frontera para "matar a los israelíes", denunció el embajador israelí en la ONU, Danny Danon, y acusó a Hamás de promover la violencia. La embajadora de Estados Unidos, Nikki Haley, también condenó la provocación de Hamás y aseguró que su aliado Israel había actuado con moderación. "Ningún país en esta cámara actuaría con más moderación que Israel", afirmó Haley. "De hecho, los registros de varios países aquí sugieren que serían menos moderados", dijo.

"Detener la masacre"

El embajador palestino Riyad Mansour exigió "detener la masacre contra el pueblo palestino". "No defrauden las esperanzas de los palestinos", pidió al Consejo de Seguridad, deplorando su "parálisis". Kuwait, único país árabe en el Consejo de Seguridad, anunció ayer martes que prepara un proyecto de resolución para proteger a los civiles palestinos en la Franja de Gaza. Los cinco países europeos en el Consejo de Seguridad (Suecia, Francia, Reino Unido, Polonia y Holanda), pidieron "contención" y "respeto por los derechos humanos" a Israel.

Funerales de "Mártires" palestinos

Miles de residentes de Gaza acudieron ayer martes a los funerales de muchos de los 60 palestinos fallecidos a manos de efectivos israelíes, en medio de una nueva jornada de protestas por la apertura de la embajada estadounidense en Jerusalén.

Al menos otros dos palestinos murieron ayer, pero las protestas fueron menos intensas que el lunes. Los deudos de los fallecidos marcharon agitando banderas palestinas y pidiendo venganza. "Con almas y sangre los redimimos, mártires", gritaban.

Cientos marcharon en el funeral de Leila al-Ghandour, de ocho meses, cuyo cuerpo estaba envuelto en una bandera palestina. "Que se quede conmigo, es demasiado pronto para que se vaya", gritó la madre, presionando el cuerpo de la bebé contra su pecho. La familia dijo que murió al inhalar gas lacrimógeno. En los hospitales de Gaza, las familias se amontonaron en los pasillos y fuera de las habitaciones mientras los pacientes esperaban tratamiento.

En el lado israelí de la frontera, los francotiradores tomaron posiciones para detener cualquier intento de traspaso de la valla si las manifestaciones vuelven a estallar. También se desplegaron tanques.

Los actos de violencia del lunes en la frontera, que se produjeron en momentos en que Estados Unidos abría su nueva embajada en Jerusalén, resultaron en la jornada más letal para los palestinos desde el conflicto del 2014 en Gaza. El número de muertos subió a 60. Más de 2.200 palestinos también se vieron afectados por los gases y tiroteos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º