GUERRA CONTRA EL ISIS

El Estado Islámico resiste usando escudos humanos

La coalición está a pocos kilómetros de Mosul, pero retrasó su marcha.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Organizaciones humanitarias están previniendo más campos de refugiados. Foto: AFP

Ayer martes la ofensiva final contra Mosul, bastión del grupo terrorista Estado Islámico (ISIS) en el norte de Irak, fue retrasada por parte de la coalición internacional liderada por Estados Unidos. La cautela se debe a que los yihadistas podrían estar usando a la población civil de Mosul como escudos humanos.

Las tropas de la coalición estaban a unos 15 o 20 kilómetros de los terroristas.

El presidente estadounidense, Barack Obama, admitió que la de Mosul "será una batalla difícil", lo cual impone mayor cautela por parte de los representantes de las fuerzas desplegadas en el terreno, que se acercaban a zonas habitadas por civiles y que son más difíciles para ingresar.

Estados Unidos dirige una coalición internacional que apoya a las fuerzas iraquíes en esta operación lanzada el lunes para reconquistar Mosul, en manos del ISIS desde junio de 2014.

Desde Moscú, en tanto, llegó un alerta sobre el riesgo de un desastre humanitario, con hasta 900 mil desplazados en fuga.

También hay advertencias de organizaciones internacionales por la suerte de más de un millón de civiles atrapados en Mosul, y se teme particularmente por el riesgo al que están expuestos los niños.

Según Unicef, la ofensiva significará una exposición muy grande para más de medio millón de niños y de sus familias.

"Los niños de Mosul ya sufrieron enormemente en los últimos dos años. Muchos podrían ser obligados a huir, o quedar atrapados entre las líneas de combate, o capturados en el fuego cruzado", destacó Peter Hawkins, representante de Unicef en Irak.

Por su parte, Amnistía Internacional pidió al gobierno de Irak que impida que se repitan los "aterradores abusos" ya cometidos contra civiles sunitas por parte de milicias chiitas aliadas al gobierno de Bagdad.

El ministro de Defensa francés, Jean-Yves Le Drian, advirtió por su parte que la batalla puede durar "varias semanas", o quizás "meses". Su homólogo británico, Michael Fallon, también estimó que "no será una operación rápida", y que se esperaba que el ISIS lucharía "con ensañamiento".

Escudos humanos.

Combatientes del grupo yihadista impedían ayer martes que civiles abandonen la ciudad de Mosul y los utilizaban como escudos humanos, en el segundo día de la batalla por esta ciudad del norte de Irak.

"Sabemos que los están utilizando como escudos humanos, absolutamente", dijo el portavoz del Pentágono, capitán de navío Jeff Davis.

"Están siendo retenidos contra su voluntad. No hemos visto ningún cambio en el último día, de gente huyendo o abandonando" la ciudad, agregó.

Autoridades y agencias de ayuda se preparaban para que un masivo flujo de civiles abandone Mosul conforme avancen los combates.

El vocero de Naciones Unidas, Stephane Dujarric, dijo que se estima que unas 200.000 personas podrían ser desplazadas en las primeras semanas de la ofensiva, cifra que podría aumentar a un millón en el peor escenario.

No obstante, "no se está viendo un éxodo masivo de civiles y eso es porque están siendo retenidos de manera forzada", dijo Davis.

Residentes de Mosul dijeron el martes que Estado Islámico estaba usando civiles como escudos humanos, en momentos en que fuerzas iraquíes y kurdas capturaron varias localidades a las afueras de la ciudad en su avance sobre el bastión de los yihadistas.

Asimismo, se informó que el líder del ISIS es uno de los miles de militantes radicales que sigue dentro de la ciudad, lo que sugiere que el grupo hará todo lo posible para resistir.

Con alrededor de 1,5 millones de personas aún viviendo en Mosul, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) dijo que el ISIS podría usar a decenas de miles de civiles como escudos humanos.

La OIM añadió que hay posibilidades de que los yihadistas lancen ataques químicos, ya que en el pasado usaron ese tipo de armas.

Amnistía alerta sobre "limpieza étnica"

Miles de hombres y adolescentes desaparecidos, decenas de muertos, algunos incluso quemados vivos, u obligados a dejar sus casas en una acción de limpieza étnica o confesional, son algunos de los "espantosos abusos" cometidos contra los sunitas iraquíes y denunciados ayer por Amnistía Internacional. El informe de la ONG apunta contra las milicias chiitas anti Estado Islámico, apoyadas por Irán, y en parte contra las fuerzas gubernamentales iraquíes. Ahora Amnistía dirige un llamado al gobierno de Bagdad para que impida la repetición de tales atrocidades en Mosul cuando haya sido expulsado el Estado Islámico, que también es sunnita. "Tras haber huido de los horrores de la guerra y de la tiranía del Estado Islámico, los árabes sunnitas en Irak deben afrontar represalias brutales por mano de milicias y fuerzas gubernamentales, sufriendo castigos por crímenes cometidos por el Estado Islámico", dijo Philip Luther, responsable de investigaciones de Amnistía en Medio Oriente. (ANSA)

Abu Bakr-al Baghdadi, otro Osama Bin Laden

Tiene 35 años de edad y es el jefe máximo del grupo terrorista Estado Islámico. La revista Time lo considera el hombre más peligroso del mundo, y el diario Le Monde lo pone al mismo nivel que Osama Bin Laden. Su cabeza tiene precio, y Estados Unidos ofrece US$ 10 millones por información que lleve a su captura. En la lista de los más buscados, solo tiene arriba a Aymán al-Zawahiri, el líder de Al Qaeda. En 2003 luchó contra la invasión estadounidense contra Irak. Al año siguiente fue capturado por Estados Unidos. En la cárcel se relacionó con antiguos generales del régimen de Saddam Hussein, que fue reclutando para las milicias de Estado Islámico.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)