Era considerado un patrimonio mundial por la Unesco

El Estado Islámico destruye el Arco del Triunfo de Palmira

Una de las joyas del conjunto arqueológico de Palmira, el Arco del Triunfo, fue destruido por el grupo terrorista Estado Islámico (EI), informaron ayer las autoridades sirias, que alertaron de que el yacimiento podría desaparecer en unos cuatro meses.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Yihadistas hacen explotar el Arco de Triunfo.

El director de Antigüedades y Museos de Siria, Maamún Abdelkarim, explicó que su departamento recibió informaciones de fuentes locales en Palmira de que el arco está totalmente destruido después de que los islamistas radicales lo volaran ayer con explosivos.

La pieza tenía unos 2.000 años de antigüedad y era una de las más importantes del conjunto monumental de Palmira, que está incluido en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco.

Abdelkarim expresó su inquietud por el hecho de que el EI "ya no está destruyendo, movido por su ideología, objetos con un significado religioso, sino que ataca construcciones civiles". De hecho, alertó de que "si sigue a este paso no quedará nada de Palmira en tres o cuatro meses".

"Cada semana recibimos noticias de que alguna pieza de Palmira ha sido destrozada. Veo un escenario muy negro", lamentó el responsable de antigüedades.

Por este motivo, Abdelkarim pidió ayuda internacional: "Esto es una batalla cultural no política, necesitamos la ayuda de la comunidad internacional", subrayó.

Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó ayer de la destrucción el domingo de otros tres arcos en Palmira, de los que el EI solo destrozó la parte de arriba y dejó intactos los pilares.

La ONG precisó que este grupo terrorista actuó de esta manera porque los arcos derrumbados contenían símbolos e inscripciones.

Estas acciones de los radicales coinciden con la campaña de bombardeos de Rusia contra el EI en el territorio sirio, que comenzó el pasado 30 de septiembre.

El viernes, aviones rusos atacaron posiciones de los extremistas en el pueblo de Al Qariatain y en la carretera que une Palmira con la población de Al Sujna, en el este de la provincia central siria de Homs.

Los yihadistas arrebataron a las fuerzas del Gobierno de Damasco el control de Palmira el 20 de mayo pasado.

Desde entonces, dinamitan tesoros arqueológicos de la localidad, como el templo de Baal o tres emblemáticas torres funerarias.

Su teatro romano ha servido también en varias ocasiones de escenario para los asesinatos perpetrados por los radicales.

En julio, la organización radical publicó un video en el que 25 soldados sirios fueron asesinados a disparos en dicho teatro por menores de edad reclutados por el EI.

Ubicada en un oasis, Palmira fue en el pasado uno de los centros culturales más importantes del mundo antiguo y punto de encuentro de las caravanas en la Ruta de la Seda, que atravesaban el árido desierto del centro de Siria.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)