tragedia aérea

Estado Islámico se atribuye la caída del avión ruso en Egipto

Un Airbus A321 de una compañía rusa que volaba de Sharm el Sheij, en Egipto, a San Petersburgo se estrelló el sábado en el Sinaí egipcio, sin que se conozca el balance de víctimas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Avión similar al estrellado en Egipto este sábado. Foto: Reuters

Un grupo militante vinculado a Estado Islámico en Egipto se atribuyó la responsabilidad por la caída de un avión de pasajeros ruso que se estrelló el sábado en la península del Sinaí, según un comunicado que sus seguidores publicaron en la red social Twitter.

Fuentes de seguridad egipcias habían dicho más temprano el sábado que las investigaciones preliminares sugieren que el avión se desplomó por una falla técnica.

El comunicado fue publicado además en el sitio Aamaq, que opera como una agencia cuasi oficial de noticias de Estado Islámico.
"Los combatientes de Estado Islámico pudieron derribar un avión ruso sobre la provincia del Sinaí que transportaba más de 220 cruzados rusos. Todos murieron, gracias sean dadas a Dios", dijo el comunicado.

Un Airbus A321 de una compañía rusa que volaba de Sharm el Sheij, en Egipto, a San Petersburgo, en Rusia, con 224 personas a bordo, se estrelló el sábado por causas desconocidas en el Sinaí egipcio, sin que se conozca el balance de víctimas.

Los restos del chárter de la compañía Kogalymavia, más conocida como Metrojet, fueron encontrados en medio de una zona montañosa de la provincia del Sinaí del Norte, anunció el gabinete del primer ministro egipcio.

Los socorristas empezaron a evacuar a "las primeras víctimas" a media jornada, anunciaron a la AFP varios responsables de los servicios médicos que pidieron mantener el anonimato. No precisaron su estado.

"Los aviones del ejército hallaron los restos del aparato (...) en una región montañosa", precisa el comunicado del gabinete del primer ministro Sherif Ismail, que también informó del envío de 50 ambulancias a la zona para evacuar a "los heridos o los muertos" a hospitales de El Cairo y de Suez.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó el envío de equipos de emergencia "para trabajar en el lugar" donde cayó el aparato y expresó su "profundo pésame" a los allegados de las víctimas, indicó el Kremlin.
Las autoridades de la aviación civil perdieron el contacto con el aparato cuando volaba a 30.000 pies (9.144 m), según un responsable de la autoridad de control del espacio aéreo en Egipto, 23 minutos después del despegue de Sharm el Sheij, una localidad turística del mar Rojo, en el sur del Sinaí, según el ministerio de Aviación Civil.

En Moscú, un responsable de la agencia federal rusa de aviación, Rosaviatsia, Sergei Izvolsky, explicó que el Airbus 321 de la compañía Kogalymavia con 217 pasajeros y 7 miembros de la tripulación a bordo despegó a las 5 de la mañana de Sharm el Sheij y se dirigía a San Petersburgo.

"La tripulación debía contactar con Lárnaca (Chipre) pero no lo hizo y el avión desapareció de las pantallas radares", precisó en declaraciones por televisión.

El avión se estrelló en el norte del Sinaí, feudo del brazo egipcio del grupo yihadista Estado Islámico (EI), autor de numerosos atentados contra las fuerza de seguridad, pero la altura en la que se encontraba cuando se perdió el contacto hace poco probable la hipótesis de que fuese alcanzado por un cohete o un misil, explican los expertos.

El último accidente aéreo en Egipto se remonta a enero de 2004 y causó 148 muertos, en su mayoría turistas.

Desde la revuelta de 2011 que expulsó del poder al presidente Hosni Mubarak, el turismo está alicaído y las autoridades se afanan por reactivar este sector vital para la economía nacional.

Pese a la inestabilidad política y los atentados yihadistas en el norte del Sinaí, las localidades turísticas del mar Rojo, en el sur de la península, siguen siendo uno de los principales destinos turísticos del país, muy apreciados por ciudadanos rusos y de Europa del Este.

"Espero a mis padres, hablé con ellos por teléfono cuando ya estaban en el avión, más tarde escuché las noticias", cuenta Ella Smirnova, de 25 años, en estado de shock en el aeropuerto Pulkovo de San Petersburgo.
"Seguiré confiando en que están vivos hasta el final pero a lo mejor no los vuelvo a ver", reconoció en medio de familiares de pasajeros llorando.
Las ambulancias empezaban a llegar al aeropuerto de San Petersburgo y las autoridades enviaron autobuses para transportar a las familias a un hotel cercano, constató la AFP.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)