PERÚ

Por qué investigaban al expresidente de Perú Alan García, quien falleció tras dispararse

El expresidente peruano era investigado en el marco de las indagaciones que se siguen en su contra por presuntamente haber favorecido a la empresa Odebrecht en la licitación del Metro 1 de Lima.

Alan García. Foto: Reuters
Alan García. Foto: Reuters

Tras meses de investigación judicial por asociarlo a la trama de corrupción de la empresa constructora Odebrecht, Alan García, expresidente de Perú entre los años 1985-1990 y 2006-2011, se disparó en la cabeza hoy miércoles en su domicilio de Lima al momento de ser detenido por orden de la Justicia peruana. Fue trasladado a un centro de salud y falleció horas más tarde. 

García es investigado por haber favorecido presuntamente a la empresa Odebrecht en la licitación al Metro 1 de Lima, en la capital peruana. Esto habría ocurrido mientras fue presidente de Perú.

La Justicia también investigaba los aportes de Odebrecht a la campaña presidencial de García del 2006.

El fiscal del caso, José Pérez, acusó además a García de haber recibido 100.000 dólares por una conferencia en Brasil y que el dinero habría salido de un fondo de Odebrecht destinado a pagar sobornos en varios países de América Latina.

El Poder Judicial había ordenado ayer martes la detención preliminar por 10 días contra García, así como contra su ex secretario general de Presidencia, Luis Nava, el ex vicepresidente de Petroperú, Miguel Atala, y sus respectivos hijos (José Antonio Nava y Samir Atala).

El Poder Judicial ya había dictado 18 meses de impedimento de salida del país contra García en noviembre del año pasado. Luego de conocer dicha resolución, el exmandatario solicitó asilo diplomático en la Embajada de Uruguay. El hecho generó polémica a nivel político en Uruguay y Perú. Finalmente el beneficio le fue rechazado por el gobierno de de Tabaré Vázquez en diciembre del 2018.

En ese entonces, García dijo que estaría en su domicilio "a disposición de todas las investigaciones y convocatorias que se me hagan".

Policías resguardan el hospital Casimiro Ulloa. Foto: EFE
Policías resguardan el hospital Casimiro Ulloa. Foto: EFE

La constructora brasileña Odebrecht admitió haber pagado más de US$ 4 millones en coimas a funcionarios del segundo gobierno de García (2006-2011). Específicamente Odebrecht informó que depositó el dinero en cuentas del secretario de la presidencia durante el gobierno de Alan García (2006-2011), Luis Nava, y de su hijo José Antonio Nava, vinculados a la Línea 1 del Metro de Lima, adjudicada a esa constructora brasileña.

El caso de sobornos que involucra a Odebrecht ha salpicado a los cuatro últimos presidentes de Perú.

El entonces secretario de García recibió el seudónimo de "Chalán", su hijo el de "Bandido", y ambos fueron confirmados como tales por la constructora brasileña.

De acuerdo con IDL-Reporteros, José Antonio Nava, gerente de una empresa familiar de transportes que trabajó en los proyectos de Odebrecht en Perú, recibió casi medio millón de dólares entre enero y octubre de 2010, en depósitos autorizados por el entonces gerente de Odebrecht en Perú, Jorge Barata.

Alan García dictó una conferencia ante la Federación de Industrias de Sao Paulo (FIESP) en mayo del 2012. Sin embargo, en junio de ese año el ex superintendente de Odebrecht en el Perú, Jorge Barata le ordenó a Marcos de Queiroz Grillo, generador de fondos ilícitos de Odebrecht, que pagara US$100 mil al ex presidente por dicho evento, pero que el nombre de la constructora no debería aparecer en la operación. El movimiento de esos fondos también era investigado.

Además, hay registro de otros 19 pagos hechos a Nava con dinero de la constructora brasileña, seis de los cuales estuvieron cargados al proyecto de la carretera Interoceánica sur, que se adjudicó a un consorcio encabezado por Odebrecht.

El secretario de la presidencia con Alan García recibió además en sus cuentas bancarias las transferencias por más de 1 millón de dólares que hizo Odebrecht al empresario Miguel Atala en 2007, según IDL-Reporteros.

El Sector de Operaciones Estructuradas de la firma brasileña ayudó a Atala, allegado a García y a Nava, a abrir una cuenta en la Banca Privada de Andorra (BPA) en octubre de 2007, a través de la offshore Ammarin Investment Inc, creada en Panamá.

La cuenta sirvió para recibir más de 1,3 millones de dólares depositados entre noviembre de 2007 y febrero de 2008, procedentes de otra empresa offshore, Klienfeld Services Limited, manejada por Olivio Rodrigues, alias "Gigolino", al servicio del Sector de Operaciones Estructuradas de Odebrecht, indicó IDL-Reporteros.

En esa cuenta, los fondos permanecieron, salvo un retiro pequeño, hasta marzo del 2012, cuando el dinero comenzó a ser retirado mediante transferencias al extranjero hasta octubre de 2013.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)