Estados Unidos

La investigación sobre la trama rusa en etapa final

El exasesor de Trump Roger Stone se declaró no culpable.

El asesor político de Trump entrando ayer en una corte federal. Foto: AFP
El asesor político de Trump entrando ayer en una corte federal. Foto: AFP

Roger Stone, el exasesor de Donald Trump acusado de mentir al Congreso de Estados Unido y de intimidar a testigos en el marco de la investigación sobre los contactos del equipo de campaña electoral del presidente con Rusia, entre otros cargos, se declaró ayer no culpable, pero el viernes deberá volver a una corte federal de Washington. El proceso contra Stone en una de las últimas etapas de la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016.

El pasado viernes 25 Stone fue detenido por el FBI en su casa de Florida. Unas horas después quedó libre tras pagar una fianza de 250.000 dólares. Tras su arresto, dijo ser víctima de una "investigación de motivación política" e insistió en que no testificará contra Trump. "Soy uno de sus amigos más antiguos, soy un ferviente partidario del presidente, creo que está haciendo un gran trabajo", afirmó.

Stone es el sexto miembro de la campaña de Trump inculpado por el equipo del fiscal Mueller. Trump ha negado siempre cualquier tipo de connivencia con Moscú y asegura que la investigación de Mueller, un exdirector del FBI, es una "cacería de brujas política".

Stone fue recibido ayer martes frente a la corte por manifestantes que gritaban "¡Enciérrenlo!", una referencia al eslogan "¡Enciérrenla!" lanzada por los partidarios de Trump durante la campaña de 2016 contra la candidata demócrata Hillary Clinton. Uno agitaba una bandera rusa y otro llevaba un cartel que decía "sucio traidor".

También se congregaron algunos partidarios del asesor político, entre los que se leía un cartel que decía "Roger Stone no hizo nada malo".

Stone inició su carrera como asesor de Richard Nixon y tiene en su espalda un tatuaje con la imagen del primer presidente estadounidense en dimitir. Sus vínculos con Trump se remontan a 1979 y fue uno de los primeros en unirse a él cuando en 2015 anunció su intención de presentarse a la presidencia.

La danza de nombres para las Primarias republicanas

Los demócratas ya iniciaron la carrera para competir contra Donald Trump en las elecciones de 2020. Pero, ¿se presentará el presidente? Con una aprobación de alrededor del 40%, o incluso menor según algunas encuestas, crecen las especulaciones de que Trumpo (72) podría tener que hacer frente a una primaria para la nominación republicana. Entre los posibles precandidatos están el exgobernador de Ohio John Kasich (66), el gobernador de Maryland, Larry Hogan (62), el exsenador por Arizona Jeff Flake (56), y el senador por Utah Mitt Romney (71).

"¿Lo entiende?".

De acuerdo a la cadena CNN, antes del inicio de la audiencia de ayer, Stone miró varias veces hacia los periodistas y al público congregado en la sala, que estaba abarrotada. Cuando la sesión comenzó, Stone se centró en los procedimientos judiciales, aunque de vez en cuando dirigió su mirada a la parte de atrás de la sala.

La jueza encargada del caso, Deborah A. Robinson, determinó que Stone debe comparecer de nuevo el próximo viernes y le advirtió que si no asiste podría considerarse como un delito por el que podría recibir una pena de cárcel, una multa o ambas cosas. "¿Lo entiende?", preguntó la magistrada, a lo que Stone respondió "Sí, su señoría".

Etapa final.

La acusación del equipo del fiscal Mueller, hecha pública el viernes, subraya que Stone trabajó para Trump hasta agosto de 2015 y después mantuvo un contacto frecuente con su equipo electoral hasta los comicios presidenciales de noviembre de 2016.

En verano de ese año, agrega el documento, "Stone habló con altos responsables de la campaña de Trump sobre la Organización 1 y de información que podría dañar la campaña de (Hillary) Clinton".

Medios estadounidenses han apuntado que "la Organización 1" es en realidad WikiLeaks, que filtró documentos electrónicos que perjudicaron a Clinton. En esos correos se mostraba que funcionarios del Partido Demócrata se habían confabulado para favorecer la victoria de Clinton en las primarias frente al senador Bernie Sanders.

Mueller no acusa directamente a Stone de haber jugado un papel en la filtración de WikiLeaks y, de hecho, el equipo legal del mandatario ha insistido en que los documentos judiciales no prueban que la campaña de Trump se coordinara con Rusia para perjudicar el proceso electoral.

Sí sostiene que Stone mintió a los legisladores del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes y que presionó a otros testigos para que engañaran a esta comisión, que lleva a cabo sus propias pesquisas sobre la trama rusa.

Con Stone suman ya 34 los imputados por Mueller en la causa de la llamada trama rusa, entre los que figuran asesores cercanos a Trump como Stone o el que fuera su jefe de campaña, Paul Manafort; así como 12 ciudadanos rusos que están acusados de ataques informáticos.

La investigación de Mueller está casi terminada, dijo el lunes el fiscal general interino Matthew Whitaker. Mueller presentará su informe a Whitaker a menos que para entonces haya sido reemplazado como fiscal general por Bill Barr, quien ha sido nominado para el cargo pero aún no ha sido confirmado por el Senado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados