La jueza Sandra Arroyo Salgado pide remoción de la fiscal

Investigación del caso Nisman es cuestionada

Molesta con el curso de la investigación sobre la muerte de Alberto Nisman, su exesposa la jueza federal Sandra Arroyo Salgado pidió la remoción de la fiscal Viviana Fein al mando de la indagatoria.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La jueza Sandra Arroyo Salgado denuncia múltiples irregularidades en la investigación. Foto: Reuters

La jueza que obra como querellante en la causa sostiene que Fein no está capacitada para conducir la investigación, adujo que ésta mintió y que no ha tomado medidas para preservar la reserva del caso, tal como ocurrió con la campaña de afiches que exhibían la foto de Nisman acompañado de varias jóvenes, entre ellas la modelo Florencia Cocucci. Y, en la entrevista concedida a La Nación, la magistrada reveló que la autopsia del fiscal de la causa AMIA fue filmada sin audio.

La aludida fiscal contestó ayer al hacerse públicas las afirmaciones de Arroyo Salgado. En tal sentido Fein dijo que la jueza "debería decirme las cosas en la cara". Molesta con las declaraciones de la exesposa de Nisman, Fein sostuvo que "es la primera vez que me pasa que la querella no se presente a hablar con la fiscal, y eso que tengo muchos años de trabajo".

Fein debe resolver hoy si llama o no a la Junta Médica para que revise la autopsia que, según los peritos convocados por Arroyo Salgado, apuntan a que la muerte del fiscal fue, sin lugar a dudas, homicidio.

Desconfianza.

Preguntada sobre si, como afirman desde el oficialismo, no le interesa que la investigación avance, Arroyo Salgado lo negó rotundamente.

"De ningún modo nuestra intención es que la causa se dilate. Queremos que se haga la junta médica, una prueba decisiva que marcará un punto de inflexión. Nos va a decir para dónde vamos, si fue un homicidio o un suicidio —sostuvo la jueza. Y que no se cometan los errores que se hicieron desde el inicio. Que se haga con apego a la legalidad, porque si se determina que hay responsables por la muerte, necesitamos que no se caiga el caso por un defecto".

Al hablar de la desconfianza que sentía de la investigación y, en particular, de la actuación de Fein, Arroyo Salgado hizo una revelación acerca de las pericias. "La autopsia está filmada pero no tiene audio, que es fundamental para conocer por qué los peritos llegan a sus conclusiones. ¿Quién ordenó que no se grabara el audio?".

Asimismo, explicó en qué se basa su petición de apartar a Fein de la investigación.

"Por su conducta en el expediente y en los medios. Tiene un interés manifiesto en el resultado. Actúa con falta de objetividad, legalidad y oficialidad. Se aferró a la hipótesis del suicidio —argumentó Arroyo Salgado. El hecho determinante fue la designación del perito Enrique Prueger. Consta en la causa que estando de paso por Buenos Aires, ofreció su colaboración y Fein lo designa. El propio Prueger explica que un secretario de la Fiscalía lo llamó a su casa de Neuquén y que él estaba en Formosa. Devolvió el llamado y acordaron designarlo, no se ofreció espontáneamente. Fein mintió. Nosotros recusamos a Prueger porque había dicho que creía que se trataba de un suicidio. La fiscal lo eligió ex profeso porque pregonaba esta hipótesis".

La denuncia.

En los últimos días la denuncia del fiscal Nisman contra la presidenta Cristina Fernández y el canciller Héctor Timerman, junto a otros cuatro sospechosos, volvió a tomar estado público cuando la Cámara Federal avaló el rechazo del juez Daniel Rafecas.

La jueza Arroyo Salgado expresó tanto su sorpresa como el rechazo al pronunciamiento.

"Yo no tenía conocimiento de su denuncia, explicó. Por lo que supe del fallo, si el voto de la mayoría se instala como jurisprudencia deberíamos desestimar el 80% de las causas que nos llegan. Nos duele. No creo que haya hecho tan mal su trabajo. Respeto el trabajo de los fiscales Gerardo Pollicita y Germán Moldes y la decisión de los jueces. A nivel institucional, esto no contribuye a la credibilidad de nuestras decisiones judiciales. Se desestimó, pero hay imputaciones concretas. ¿Deberían ser sobreseídos entonces, no? No sea cuestión que el día de mañana aparezcan más pruebas y se reabra el caso... en otro momento, en otra coyuntura política...".

Por último, en cuanto al ex jefe de la Secretaría de Inteligencia, Antonio Stiuso, dijo que "lo conocía socialmente, a través de Alberto, y tenía una relación poco frecuente". Y añadió que "desde que soy jueza no lo vi. Después de la muerte de Nisman hablamos y estaba muy impactado".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados