VEA EL VIDEO

Se investiga suicidio inducido en el caso del fiscal Nisman

El fiscal especial Alberto Nisman fue hallado muerto en el interior de su apartamento, en el piso 13 del edificio Le Parc, en Puerto Madero, Buenos Aires.Tenía un disparo en la sien y su cuerpo bloqueaba parcialmente la puerta del baño. La pistola calibre 22 estaba a su lado.

La puerta de su residencia estaba cerrada. Su madre, alertada por la numerosa custodia personal de Nisman —una decena de agentes de la Policía Federal lo custodiaba en forma permanente por reiteradas amenazas— llamó a un cerrajero para abrir la puerta. No había carta. Dentro del apartamento tampoco había desorden. La puerta de servicio estaba cerrada por dentro.

Nisman debía presentarse ayer ante la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados y dar cuenta de la grave denuncia que había hecho pública la semana pasada. Según elementos que se desprendían de su investigación el primer nivel del Gobierno argentino, comenzando por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, estaban implicados en un intento de encubrimiento de los autores iraníes del atentado contra la AMIA consumado en 1994.

Pero nunca llegó al Congreso, donde según había anunciado la diputada oficialista Diana Conti pensaban "salir con los tapones de punta" contra el fiscal.

La noticia dejó al país entero en estado de shock. Mientras los medios informaban en forma constante desde las primeras horas de la mañana, con el correr de las horas comenzó a correr la consigna a través de las redes sociales: manifestar pidiendo justicia en Plaza de Mayo.

Mientras tanto, una investigación judicial se iniciaba.

Suicidio inducido.

La fiscal Viviana Fein, a cargo de la investigación de la muerte de su colega Alberto Nisman aseguró que "no habría habido intervención de terceras personas, lo que no descarta que esa resolución podría haber sido tomada por otro tipo de circunstancias". "Se va a investigar si hubo algún tipo de inducción o instigación a través de amenazas, ya sea a través de llamados o mensajes de texto. Se ha secuestrado muchísimo material", afirmó Fein en declaraciones a un programa emitido por Radio América.

"De acuerdo a la autopsia el fiscal Nisman se disparó. No hay margen de dudas" aseguró la fiscal en declaraciones al canal televisivo TN.

Fein aclaró que ella no pidió la presencia del secretario de Seguridad, Sergio Berni, en el departamento de Nisman y que cuando ella llegó el funcionario ya estaba ahí. "Se podría hablar de un suicidio, el cuerpo no fue golpeado ni sometido a maltrato, no descarto una instigación. No decimos que esté resuelta la causa", afirmó Fein, quien aclaró que resta el examen toxicológico del cuerpo.

"La causa está caratulada como muerte dudosa", afirmó la fiscal, que también informó que "el arma que se encontró con él no era propiedad del fiscal Nisman, era de un colaborador, lo estamos corroborando".

"El juez Lijo ya resguardó en copia toda la documentación y yo he dispuesto una custodia en el despacho del fiscal Nisman", aseguró la fiscal. "Por el momento, no se sabe dónde estaba la custodia (de Nisman)", reveló Fein.

Consternación.

En contraste con el hermetismo del Gobierno, la oposición coincidió en manifestar su estupor por la muerte del fiscal y en reclamar una investigación "hasta las últimas consecuencias", en palabras del alcalde de Buenos Aires y aspirante presidencial, Mauricio Macri.

"Estoy consternada. Me parece algo absolutamente grave, de una gravedad institucional muy fuerte", denunció la diputada Patricia Bullrich, quien había convocado a Nisman a exponer ayer ante una comisión de la Cámara de Diputados. Para la diputada opositora Elisa Carrió, la muerte del fiscal es fruto de una "guerra de los sótanos del poder", "de una guerra judicial loca".

"Todos estamos esperando las palabras de la presidenta", subrayó por su parte el diputado de la Unión Cívica Radical y exvicepresidente argentino Julio Cobos en diálogo con la prensa.

En el mismo sentido se manifestó el aspirante a la presidencia por el Frente Renovador Sergio Massa, quien consideró que "es imprescindible que todos aquellos" que tienen "responsabilidad institucional" se pronuncien sobre el hecho.

Sabía que su vida peligraba


"Tengan paciencia, que se va a aclarar absolutamente todo", había dicho el fiscal Alberto Nisman unas horas antes del desenlace. En conversaciones con periodistas y colegas había dicho más de una vez que su vida corría peligro. Antes de hacer pública la denuncia había hablado con su hija adolescente para advertirle que se avecinaban tiempos complicados y que se dirían muchas cosas de él para desacreditarlo.

La presidenta se comunicó a través de extensa nota


"¿Cómo pueden decir que el fiscal volvió porque temía que la Procuradora lo removiera de su cargo si el propio Nisman admitió, nada más ni nada menos que en TN (el cable del monopolio y feroz detractor de la Procuración), que la Dra. Gils Carbó lo llamó para ofrecerle más protección y si necesitaba más custodia?", escribió Cristina Fernández de Kirchner en su página de Facebook. "Hoy más que nunca, no se debe permitir que una vez más se intente hacer con el juicio de encubrimiento lo que ya se hizo con la causa principal (...)". "Creo que los argentinos nos merecemos no ser tan subestimados en nuestra inteligencia y mucho menos cuando 85 víctimas y sus familiares todavía esperan justicia después de 21 años". (Ver en web de El País)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)