La relación Estados Unidos con Putin

Interpol, nuevo frente entre EE.UU. y Rusia

Fuerte presión para bajar al candidato ruso al organismo.

Putin-Trump: ambos líderes tienen previsto reunirse en Buenos Aires. Foto: AFP
Putin-Trump: ambos líderes tienen previsto reunirse en Buenos Aires. Foto: AFP

Estados Unidos y Rusia abrieron un nuevo frente: el control de la presidencia de Interpol, cargo vacante desde la “desaparición” y posterior “dimisión” del chino Meng Hongwei. El campo donde los gobiernos de Donald Trump y Vladimir Putin mantienen esta batalla es la asamblea de los países miembros de Interpol, que desde el domingo debaten en Dubái quién reemplazará a Meng.

Meng desapareció el pasado 25 de septiembre tras subirse a un avión en Lyon rumbo a China y, luego de varios días de silencio, la Comisión Nacional de Supervisión china -el órgano anticorrupción- confirmó su detención. El 7 de octubre, Interpol recibió la carta de renuncia del hasta entonces presidente.

Hay dos candidatos para suceder a Meng: el actual presidente interino, el surcoreano Kim Jong-yang, apoyado por Estados Unidos; y el general de policía ruso Alexander Prokopchuk. Se espera que la votación se realice hoy miércoles en Dubái en el último día de la conferencia anual.

“Animamos a todas las naciones y organizaciones que forman parte de Interpol, y que respetan el derecho, a elegir un líder con integridad. Pensamos que ese es el caso de Kim”, afirmó el secretario de Estado, Mike Pompeo.

Aunque el puesto de presidente es más honorífico que operativo, la candidatura del ruso Prokopchuk, de 56 años, ha hecho saltar a los críticos de Moscú, temiendo que el organismo mundial se convierta en una herramienta al servicio de Rusia para atacar a opositores.

Desde que el diario británico The Times revelara el domingo que Prokopchuk corre como favorito, las advertencias contra los delegados de los 192 países miembros de Interpol se multiplican.

Cuatro senadores de Estados Unidos solicitaron el lunes en una carta abierta a los delegados de Interpol que rechazaran la candidatura del ruso. Los legisladores aseguraron que el Kremlin usa Interpol para “ajustar cuentas” con disidentes y acusaron a Prokopchuk de estar “personalmente involucrado en la estrategia de la intimidación” diseñada por Rusia para “debilitar las instituciones democráticas”.

Entre los opositores más activos a esta candidatura están el financista británico William Browder. Rusia “extenderá sus tentáculos criminales a cada rincón del planeta” si Prokopchuk es elegido presidente de Interpol, organismo con sede en Lyon, Francia, denunció Browder en Twitter. “Este individuo en particular ha sido responsable de intentar perseguirme y de que Interpol me haya arrestado siete veces”, agregó luego a BBC radio.

El oligarca ruso exiliado Mijail Jodorkovski se sumó a esta crítica y dijo desde Londres, donde está exiliado, que pedirá que Moscú sea “suspendido” de Interpol.

“Nuestro equipo sufrió abusos de Interpol por la persecución política de Rusia. No creo que un presidente ruso ayude a reducir esas violaciones”, indicó por su parte en Twitter el opositor número 1 del Kremlin, Alexei Navalni.

Ucrania y Lituania amenazaron con retirarse de Interpol si llega a ser elegido Prokopchuk, y el Reino Unido anunció que apoya la candidatura de Kim Jong-yang.

Según su biografía oficial, Prokopchuk se incorporó a la policía rusa en los años 1990. En 2003 fue ascendido a general y comenzó a trabajar con Interpol en 2006, primero como responsable adjunto de la oficina de la organización en Rusia. Prokopchuk es políglota: habla alemán, polaco, italiano, inglés y francés. Estuvo además a cargo de la cooperación con Europol. En 2014 fue nombrado en el Comité Ejecutivo de Interpol y en noviembre de 2016 pasó a ser su vicepresidente.

El candidato elegido deberá terminar el mandato de cuatro años de Meng, que corre hasta 2020, pero el verdadero jefe de Interpol es en realidad su secretario general. Hasta 2019 el cargo lo ocupa el alemán Jürgen Stock.

Príncipe Mohammed

“Socio firme” de Arabia Saudita pese al príncipe

Estados Unidos seguirá siendo un “socio firme” de Arabia Saudita, pese a que el príncipe heredero Mohammed bin Salman haya podido tener conocimiento del plan para asesinar al periodista Jamal Khashoggi. En un desafío a la presión de los legisladores para imponer sanciones más duras a Arabia Saudita, Trump dijo que no cancelaría los contratos militares con el reino, puesto que considera que sería una medida “tonta” que solo beneficiaría a Rusia y China.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)