Perspectivas en otra sociedad

Integración difícil en varios países

Los países de Europa enfrentan una tarea difícil para integrar a los migrantes a su fuerza laboral para que puedan hacer una contribución a la economía y no convertirse en una carga social.

Muchos de los que llegan no tienen habilidades que puedan ser aplicadas y no hablan ningún idioma europeo. Es poco probable que les reconozcan sus credenciales extranjeras a médicos e ingenieros.

Si quiere que tengan éxito, Europa debe invertir en programas para enseñar idiomas a los migrantes, hallar empleos para trabajadores especializados y ayudar a al resto a encontrar entrenamiento y trabajo, indicó Demetrios G. Papademetriou, presidente del Instituto Europa de Política de Migración.

Países como Alemania y Suecia tienen economías organizadas y necesidades laborales que podrían facilitar todo eso, sostuvo. Pero, Austria tiene una fuerza laboral pequeña, en tanto España, Italia y Grecia enfrentan problemas económicos y alto desempleo, lo que deja poco espacio a los migrantes. "Esto puede derivar en una serie de problemas serios para Europa, tanto política como económicamente, en los próximos años", consideró Papademetriou.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)