ESTADOS UNIDOS

Una insólita huelga en Harvard deja a los estudiantes sin comida

Cocineros, camareros y lavacopas se quedaron de brazos cruzados dejando con hambre a miles de estudiantes de la prestigiosa universidad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Harvard

Cocineros, camareros y lavacopas se quedaron de brazos cruzados en la renombrada Universidad de Harvard, dejando con hambre a miles de estudiantes del ateneo más prestigioso de Estados Unidos.

Nada de huevos con "bacon" (tocino), entonces, ni almuerzo ni cena serán servidos en los próximos días en los históricos salones que se parecen al comedor de Harry Potter.

Y para peor, en el período crítico de exámenes de mitad de semestre, cunado la angustia oral domina al estudiantado.

La huelga -"histórica", como la definió el diario estudiantil Harvard Crimson- fue convocada al término de intentos, que duraron meses, de hallar un acuerdo con la administración.

Aun habiendo registrado este año una pérdida de 2.000 millones de dólares, en Harvard no falta el dinero: la universidad tiene activos por 35.000 millones de dólares, el PIB de un país pequeño, mientras la cuota por estudiante supera los 60.000 dólares al año, de los cuales 6.000 son para gastos de comida.

Es la primera vez que los 600 trabajadores de los comedores se quedan cruzados de brazos durante el año académico, dijo Brian Lang, presidente del sindicato que representa a cocineros y camareros.

En Estados Unidos, a diferencia de otros países, las huelgas se llevan a ultranza hasta que una de las partes, o ambas, muestran señales de ceder.

Los manifestantes de Harvard recibieron la solidaridad de sus colegas del casino-hotel Taj Mahal de Atlantic City, en su día 96 de abstención del trabajo.

"La huelga es importante para mí y mi familia", dijo Kery Maiato en uno de los piquetes organizados por los sindicatos en el campus: "Tengo dos niños menores de diez años y un servicio médico decente es un derecho humano fundamental. Por eso hago huelga".

En vista de la protesta, la administración universitaria acaparó comidas congeladas: "mac and cheese", sopas y papas fritas invadieron en los últimos días los frigoríficos de los comedores para poner a punto un servicio de emergencia en ausencia del personal.

Entretanto, el sindicato tiene una línea: salario mínimo de 35.000 dólares al año y una mejor asistencia sanitaria para los trabajadores que aceptan trabajar todo el año y no sólo durante el año académico.

Pero también Harvard se acuartela en su postura: según el ateneo, los trabajadores de los comedores están mejor pagos que sus colegas de los restaurantes de Cambridge y Boston.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)