LA BITÁCORA

Inquietante silencio

"Que se quieran más", dijo José Mujica cuando, en el peor momento de "la grieta", un periodista de Buenos Aires le preguntó qué mensaje le daba a los argentinos.

La misma pregunta le hizo una periodista chilena a Francisco, cuando sobrevolaban la Argentina camino a Chile. Pero el Papa argentino no tuvo una respuesta. Y su país quedó esperando el mensaje que nunca llega. El vocero del Vaticano había anunciado que el telegrama de rigor al presidente del país que sobrevuela, será especial en el caso de Argentina. Gerg Burke usó la palabra "interesante". Pero fue la típica salutación protocolar, ni siquiera traducida al español.

Por qué un expresidente uruguayo encontró palabras adecuadas para un mensaje a los argentinos en un momento crítico, y un Papa argentino no encuentra las palabras para dirigirse a ellos y explicarles por qué aún no visitó su país.

La falta de respuesta a la periodista chilena en el avión que lo llevaba a Chile, es reveladora. Podrían existir razones entendibles; motivos que no tengan que ver con política y con la grieta que divide y enfrenta a los argentinos entre sí. Es la ausencia de mensajes y de explicación lo que va convirtiendo la demora de la visita papal en un enigma inquietante.

Si el Papa no pudo hallar un mensaje para sus compatriotas ni al redactar el telegrama ni ante la pregunta de una periodista, crece la suposición de que lo que explica las postergaciones y el silencio debe ser una razón oscura.

Un Papa no italiano puede retrasar largamente la visita al país donde nació, vivió y realizó la mayor parte de su ministerio. Lo que no puede es dejar a sus compatriotas sin una explicación. Ese silencio incomprensible alimenta especulaciones. Entonces, vuelve a la memoria de los argentinos la cara de enojado con que recibió a Macri en el Vaticano. Y las alegres recepciones que le hacía a Cristina. ¿Es posible que una diferencia ideológica sea la razón? Definitivamente, no. De ser por eso, no habría visitado Estados Unidos, ni el Paraguay gobernado por el liberal Horacio Cartes. Tampoco se explicaría la visita a Chile, el país de la economía más liberal; o "neoliberal" para el gusto de populismos, nacionalismos e izquierdas.

Resulta absurdo pensar que Jorge Bergoglio decide sus visitas según su cercanía política con el gobernante de turno. Por eso, mientras el Papa continúa su recorrido por Chile y Perú, la Argentina que lo mira por televisión y lo ve pasar por su cielo en avión, sigue buscando una respuesta al enigma. Mientras no se produzca la vista ni haya una explicación al respecto, el enigma crecerá y se volverá más inquietante y oscuro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)