SIRIO EN ALEMANIA

Inmigrante acusado de terrorismo se suicidó

El inmigrante sirio arrestado por supuestamente planear un ataque con bomba en un aeropuerto de Berlín se suicidó en un centro de detención en Leipzig, dijeron ayer miércoles autoridades locales.

Los investigadores creen que Jaber Albakr, de 22 años y quien llegó a Alemania en 2015, estaba cerca de perpetrar un ataque comparable con los que dejaron 130 muertos en París en noviembre y otros 32 fallecidos en Bélgica en marzo.

"En la tarde del 12 de octubre de 2016, Jaber Albakr, sospechoso de planear un ataque de importancia, se quitó la vida en el centro de detención del correccional de Leipzig", dijo en un comunicado el Ministerio de Justicia de Sajonia en su página web. Se darán más detalles el jueves, agregó.

El sitio web del diario Spiegel reportó que Albakr estaba bajo vigilancia continua debido al riesgo de suicidio y huelga de hambre. No estaba claro cómo se quitó la vida, agregó.

La agencia de noticias alemana DPA reportó que Albakr se colgó en su celda.

Albakr fue arrestado el lunes después de que se hallaron explosivos en un departamento en la ciudad alemana de Chemnitz.

El joven sirio había llegado a Alemania en febrero de 2015 y se había registrado como refugiado.

Los servicios secretos alemanes tenían datos de que el detenido "podría perpetrar un atentado esta semana", según informó al diario Frankfurter Allgemeine Zeitung el presidente de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución, Hans-Georg Maassen.

Por ese motivo se puso en marcha el sábado la operación para detenerle, pero Albakr logró huir de su domicilio en la localidad de Chemnitz, donde la policía halló explosivos y detonadores. Su huida suscitó numerosas críticas a la actuación policial y la noticia de su suicido fue recibida con desconcierto.

"¿Qué ha vuelto a pasar en Sajonia? Tremendo", señaló en su cuenta de Twitter el diputado socialdemócrata Johannes Kahrs.

Tras abandonar Chemnitz, Albakr pidió alojamiento para pasar la noche en un chat de internet utilizado por solicitantes de asilo sirios y tres compatriotas, también refugiados, lo acogieron en la cercana ciudad de Leipzig; y luego lo ataron y lo entregaron a la policía. REUTERS, EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)