vea el video 

Informe de ONU acusa a Israel y Hamas por igual

Investigadores de Naciones Unidas dijeron ayer que Israel y los grupos militantes palestinos cometieron graves abusos de la ley internacional humanitaria durante el conflicto de 2014 en Gaza equivalentes a "crímenes de guerra".

En un informe hecho público tras un año de investigaciones, pidieron a Israel que explique sus "decisiones de objetivos" para permitir una evaluación independiente de sus ataques contra la Franja de Gaza, donde aseguran que murieron 1.462 civiles y miles de viviendas fueron destruidas.

Los investigadores independientes, liderados por la estadounidense Mary McGowan Davis, condenaron también las ejecuciones de supuestos "colaboradores" palestinos con Israel a manos de militantes de Hamas en Gaza, indicando que estos asesinatos parecían constituir crímenes de guerra.

Un alto el fuego en agosto de 2014 puso fin a 50 días de combates entre los milicianos de Gaza e Israel, con más de 2.100 palestinos muertos, según funcionarios sanitarios. Israel situó su cifra de muertos en 67 soldados y seis civiles.

Los ataques aéreos y bombardeos israelíes golpearon al densamente poblado enclave controlado por el movimiento islamista Hamas, provocando la destrucción generalizada de viviendas y escuelas. Por su parte, los militantes en Gaza lanzaron miles de cohetes y bombas de mortero contra Israel.

Tras 50 días de guerra entre Israel y Hamas el enclave palestino quedó reducido a ruinas.
Tras 50 días de guerra entre Israel y Hamas el enclave palestino quedó reducido a ruinas.

Ambas partes negaron haber violado las leyes de la guerra en el conflicto.

"La comisión fue capaz de reunir información sustancial que apunta a graves violaciones de la ley internacional humanitaria y de la ley internacional de los derechos humanos por parte de Israel y de los grupos armados palestinos. En algunos casos, estas violaciones podrían equivaler a crímenes de guerra", señaló el informe de la ONU.

"El hecho de que el liderazgo político y militar (israelí) no haya cambiado su curso de acción, a pesar de la considerable información relacionada con el enorme grado de muerte y destrucción en Gaza, genera dudas sobre potenciales violaciones de la ley internacional humanitaria por parte de estos funcionarios, que podrían equivaler a crímenes de guerra", agregó.

El reporte señaló que en Israel recae el peso de la prueba para que aporte detalles sobre cómo escogió a sus objetivos en Gaza, para "permitir una evaluación independiente de la legalidad de los ataques".

Los palestinos se unieron a la Corte Penal Internacional tras la guerra, una decisión a la que se opuso Israel, y el tribunal con sede en La Haya está examinando la comisión de posibles crímenes de guerra durante el conflicto.

Israel publicó un informe a principios de este mes argumentando que su ofensiva de 2014 en Gaza fue legal, una medida preventiva antes de conocerse las conclusiones de la investigación de la ONU, que el primer ministro judío, Benjamin Netanyahu, calificó como una pérdida de tiempo.

Amnistía Internacional dijo a fines de mayo que Hamas cometió crímenes de guerra, incluidos secuestros, torturas y asesinatos ilegales, contra civiles palestinos a los que acusó de "colaborar" con Israel durante el conflicto.

Hamas ha negado haber incurrido en irregularidades en el conflicto en Gaza y afirma que actuó para proteger a los palestinos. Estados Unidos, el acérrimo aliado de Israel en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, acusa al foro de Ginebra de un sesgo de larga data en contra de Israel.

Rechazo de Israel.

La operación militar israelí "Margen Protector" en Gaza, llevada a cabo entre el 8 de julio y el 26 de agosto de 2014, causó la muerte de 2.251 palestinos (1.462 de ellos civiles, 551 de ellos niños), mientras que en el lado israelí perdieron la vida 67 soldados y seis civiles.

Pese a que el Ministerio de Asuntos Exteriores israelí resaltó en un comunicado que el Ejecutivo de Benjamin Netanyahu está estudiando el documento dado a conocer ayer, avanzó una serie de comentarios sobre el proceso general que ha llevado a cabo la comisión de la ONU.

"Es bien conocido que todo el proceso que llevó a la elaboración de este informe estuvo políticamente motivado y es moralmente deficiente desde el comienzo", observó la Cancillería israelí.

Y al mismo tiempo denunció que la comisión estuvo dirigida por una institución "notoriamente parcial" e inicialmente encabezada por un "presidente burdamente parcial, William Shabas".

Acusó además a la comisión de derechos humanos de la ONU de tener una "singular obsesión con Israel, país contra el que se han pasado más resoluciones específicas que contra Siria, Irán o Corea del Norte conjuntamente".

Entre las observaciones preliminares, Israel subrayó lo que considera una "falta de las herramientas necesarias y experiencia para realizar un estudio profesional y serio sobre situaciones de conflicto armado".

Por último, la Cancillería defendió que "Israel es una democracia comprometida con el imperio de la ley y obligada a defenderse contra terroristas palestinos que cometen un doble crimen: el ataque indiscriminado a civiles israelíes mientras deliberadamente ponen en peligro a los civiles palestinos, incluidos niños, a los que usan como escudos humanos".

Reiteró que, al defenderse, el Ejército israelí empleó los estándares internacionales más elevados y que ya ha llevado a cabo una investigación junto a juristas y expertos legales, cuyas conclusiones presentó recientemente en un informe.

"Israel seguirá manteniendo su compromiso con el derecho en conflictos armados pese a las brutales tácticas de sus enemigos, estudiando las supuestas malas prácticas según los estándares internacionales y cooperando con los organismos de la ONU que trabajan de manera objetiva, justa y profesional", aseveró.

Con respecto a los grupos armados palestinos, la comisión denunció la "naturaleza indiscriminada de los proyectiles lanzados contra Israel y que tenían como objetivo atacar a los civiles, lo que viola la ley humanitaria internacional y puede constituir crímenes de guerra".

Los Altos del Golán otra vez en tensión.

Un rebelde sirio muerto y otro herido de extrema gravedad es el saldo de un ataque de cientos de drusos contra una ambulancia militar que los trasladaba de la frontera a un hospital israelí en los Altos del Golán, territorio sirio ocupado por Israel. "Una investigación inicial indica que una masa de gente atacó el vehículo militar y a sus pasajeros tirando piedras y provocando un gran da-ño. Los heridos que fueron atacados fueron evacuados y aho-ra están con la fuerza policial. Uno de ellos ha muerto y el segundo está en condición crítica", informó la Policía. El incidente tuvo lugar cuando cientos de drusos pararon una ambulancia militar en Magdel Shams, que transportaba rebeldes sirios heridos. Dos soldados israelíes que viajaban en la ambulancia, uno ere médico, resultaron heridos leves. Se trata del segundo enfrenta- miento de este tipo en el Golán 24 horas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)