accidente aereo

Informe oficial confirma que avión de Chapecoense tenía poco combustible

También exceso de peso. La investigación preliminar de la Aeronáutica Civil revela una serie de irregularidades en el vuelo del Chapecoense.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tragedia: en total murieron 71 personas al estrellarse el avión en Medellín. Foto:Reuters

Pese a que la aeronave que transportó al Chapecoense no estaba certificada para realizar un vuelo con las características del que presentó en el plan de vuelo, las autoridades de Bolivia autorizaron el itineriario, con las consecuencias trágicas que ya se conocen.

Además de eso, la tripulación sabía que el combustible no alcanzaría para llegar a destino y sin embargo decidieron continuar el viaje. Sólo pocos minutos antes de chocar, el piloto informó que se encontraba en emergencia.

Esas son algunas de las conclusiones del informe preliminar presentado por la Aeronáutica Civil, en el que revelan una serie de irregularidads en el vuelo que se accidentó dejando 71 personas muertas, entre ellas la mayoría de los jugadores del equipo brasileño, que viajaban a Colombia para jugar la final de la Copa Sudamericana.

Según la investigación preliminar, el copiloto insistió en la cabina de forma reiterada en que estaban al límite de combustible para llegar a su destino. Y aunque, según se escucha en las grabaciones de la caja negra, la tripulación contempló aterrizar en Leticia o Bogotá para reabastecerse, se decidió seguir hacia Rionegro. Además de eso, el avión llevaba más peso del permitido por reglamentación.

"Los miembros de la tripulación eran conscientes de la limitación de combustible, y que no era el adecuado que se necesitaba al llegar a Rionegro", señaló el secretario de Seguridad Aérea de Aerocivil, coronel Fredy Bonilla.

Pero en ningún momento informaron de esa situación al control aéreo. Tampoco se declararon en emergencia hasta siete minutos antes del accidente. Poco antes habían solicitado prioridad para aterrizar, petición que fue concedida por la torre de control de Rionegro.

Pese a la crítica situación, el piloto tampoco reportó que se le estaban apagando paulatinamente cada uno de los cuatro motores de la aeronave. Por el contrario, continuó con las maniobras de aterrizaje "de forma normal", aseguró Bonilla. Solo hasta dos minutos antes de la caída, reportó la "falla total eléctrica".

En ese momento, la aeronave ya estaba a 9 mil pies, cuando en esa zona, el cerro El Gordo, se debe pasar por norma por encima de los 10 mil pies. La aeronave chocó a 230 kilómetros por hora, pese a los esfuerzos de la controladora aérea de turno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados