PROCESO DE JUICIO POLÍTICO

Informe demócrata con pruebas “abrumadoras” contra el presidente Trump

Las pruebas para llevar a juicio político por mala conducta al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, son "abrumadoras", según informe de la Cámara de Representantes.

Salvo un drástico giro, el juicio político contra Trump tiene pocas chances de prosperar. Foto: AFP
Salvo un drástico giro, el juicio político contra Trump tiene pocas chances de prosperar. Foto: AFP

El proceso del juicio político contra el presidente Donald Trump avanzó ayer un casillero, aunque dentro de lo previsible. El informe del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, divulgado a media tarde y aprobado anoche, concluyó que las pruebas contra Trump de presionar al gobierno de Ucrania para que investigue al exvicepresidente Joe Biden son “abrumadoras”. Ahora el asunto pasa a la Comisión Jurídica de la cámara baja, que deberá determinar si redacta cargos contra el presidente.

“Las pruebas de la negligencia del presidente son abrumadoras, al igual que las pruebas de su obstrucción al Congreso”, indica el informe del Comité de Inteligencia. “La investigación encuentra que el presidente Trump, personalmente y actuando a través de agentes de dentro y de fuera del Gobierno estadounidense, solicitó interferir a un Gobierno extranjero, el de Ucrania, para favorecer su reelección”, especifica.

La Casa Blanca reaccionó rápido tachando la investigación de “impostura” y asegurando que esta no había hallado “ninguna prueba” contra Trump.

“Ese informe no muestra nada más que las frustraciones” de los demócratas, “se lee como las divagaciones de un bloguero de poca monta que intenta demostrar algo aunque está claro que no tiene nada”, declaró la portavoz del Gobierno, Stephanie Grisham.

Trump es acusado de presionar al presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, para que investigara al exvicepresidente demócrata Joe Biden, uno de sus posibles rivales en las elecciones de 2020.

Durante dos meses, el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes llevó a cabo una investigación para determinar si Trump había abusado de su poder para presionar a Ucrania, congelando una ayuda militar de unos 400 millones de dólares destinada a ese país.

El comité votó anoche el informe, que ahora pasa a la Comisión Judicial de la Cámara que comenzará a revisarlo hoy miércoles.

Según el informe, de unas 300 páginas, describe un “«crescendo» drástico” en las presiones de Trump a Ucrania desde su llamada de julio al presidente Zelenski, hasta que el tema salió a la luz en septiembre gracias a la denuncia de un informante anónimo.

En ese plazo, altos cargos estadounidenses -incluidos el vicepresidente Mike Pence y el secretario de Estado Mike Pompeo- se implicaron en “un intento de extraer de un país extranjero los beneficios políticos que buscaba el presidente”, indica el texto.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Foto: AFP
Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Foto: AFP

Trump ha negado que la suspensión este año de la entrega de los 400 millones de dólares en ayuda a Ucrania, o su reticencia a programar una reunión con Zelenski, tuvieran que ver con su insistencia en que ese país investigara a Biden.

Sin embargo, casi una decena de testigos han apuntado durante la investigación que sí lo hizo, y el informe concluye que Trump “puso sus propios intereses personales y políticos por encima de los intereses nacionales de los Estados Unidos”.

En particular, el informe alega que el responsable de ese chantaje a Ucrania fue el propio presidente, y no únicamente figuras cercanas a él, como su abogado personal, Rudy Giuliani. “Múltiples testigos han testificado que el condicionamiento de una reunión en el Despacho Oval al anuncio de investigaciones para beneficiar la campaña de reelección del presidente vino de lo más alto: del presidente Trump”, señala el texto.

“(Trump) intentó socavar la integridad del proceso de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, y puso en peligro la seguridad nacional” del país, recalca el comité.

Los congresistas demócratas también acusan a Trump de orquestar un esfuerzo “sin precedentes” para obstruir la investigación en su contra en el Congreso, una acusación que puede dar pie a un juicio político específico sobre ese tema.

El presidente del Comité de Inteligencia, el demócrata Adam Schiff, que ha liderado la pesquisa, dijo que era importante avanzar rápidamente ante las pruebas “abrumadoras” contra Trump.

“Este es un presidente que ya ha buscado intervención extranjera en elecciones estadounidenses dos veces, e incluso en medio de la investigación de juicio político dice públicamente que «no solo Ucrania debería investigar a mi oponente, sino también China»”, dijo Schiff.

“Y esta es una amenaza a la integridad de la próxima elección, y no sentimos que debiera esperar, en particular, cuando ya tenemos pruebas abrumadoras de la mala conducta del presidente”, añadió.

Los republicanos de la Cámara de Representantes, por su lado, emitieron su propio informe de refutación el lunes, diciendo que los demócratas no habían encontrado ningún delito para llevar a cabo el procedimiento de juicio político contra Trump.

De visita en Londres por la cumbre de la OTAN, Trump volvió a criticar ayer a los demócratas por el juicio político en su contra.

El impeachment es una farsa. Ha resultado ser una farsa, solamente para tener un beneficio puramente político”, indicó Trump.

“No tienen que hacer más que leer las transcripciones, y verán que no hubo absolutamente nada malo”, agregó sobre los llamados con el presidente ucraniano Zelenski.

Trump dijo que Schiff es un “maníaco” y un “trastornado” con complejos.

No hay plazos formales en el proceso de juicio político. Pero los demócratas se han propuesto un voto en la Cámara de Representantes sobre los artículos del impeachment antes del receso de Navidad, el 25 de diciembre.

Si, como se espera, los artículos son aprobados en la Cámara de Representantes de mayoría demócrata, el caso avanzará al Senado, bajo dominio de los republicanos, para ser tratado en enero.

La Casa Blanca rechaza testificar
Casa Blanca. Foto: Reuters.

Denunciando una investigación “injusta”, la Casa Blanca rechazó participar en la audiencia del Congreso que marcará el comienzo de una nueva fase en el proceso de destitución contra el presidente Donald Trump.

Tras dos meses de investigación, la Cámara de Representantes -controlada por los demócratas- arrancó esta semana el debate jurídico para determinar si las denuncias contra el presidente por supuesta presión al gobierno de Ucrania para que investigue al exvicepresidente Joe Biden justifican abrir un juicio político.

El Comité Judicial de la Cámara de Representantes debe comenzar a valorar este asunto hoy miércoles en una audiencia con especialistas constitucionales. Trump fue invitado a participar en persona, por medio de sus abogados o enviando preguntas escritas a los testigos.

Pero en la noche del domingo, la Casa Blanca se negó a comparecer.

El Comité Judicial debe considerar al menos cuatro cargos de acusación o artículos de impeachment: abuso de poder, corrupción, menosprecio del Congreso y obstrucción de la justicia.

Los republicanos parecen listos a refutarles todo.

Una vez redactados, los artículos de acusación serían sometidos a votación en la cámara baja, que podría ocurrir incluso antes de Navidad.

Teniendo en cuenta la mayoría demócrata en esa instancia, Trump tiene altas probabilidades de entrar en los libros de historia como el tercer presidente en ser acusado, tras Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1998, ambos luego sobreseídos. Richard Nixon dimitió antes de la etapa definitiva, en 1974.

El Senado sería luego el encargado de juzgar al presidente, siendo necesaria una mayoría de dos tercios para destituirlo, lo que parece bastante improbable. Los republicanos son mayoría en la cámara alta y, de momento, respaldan en bloque a Trump.

La senadora Harris bajó su candidatura para 2020

La senadora Kamala Harris anunció ayer martes que se retira de la carrera por la candidatura demócrata para las presidenciales de noviembre de 2020. “Mi campaña para presidenta simplemente no cuenta con las fuentes de financiación necesarias para continuar”, dijo a sus seguidores Harris, de 55 años, en un correo electrónico.

Ahora siguen 15 candidatos en la lucha.

Tras una prometedora campaña lanzada en enero, la senadora por California tuvo problemas en los últimos meses para definir su postura en varios asuntos. Harris era la única mujer negra en la contienda para afrontar a Trump en las elecciones presidenciales.

La senadora había sido relegada al sexto lugar (con el 3,4% de la intención de voto demócrata, según el promedio de RealClearPolitics) por el multimillonario Michael Bloomberg, que se lanzó a fines de noviembre. “No soy multimillonaria, no puedo financiar mi propia campaña”, escribió Harris. “Y a medida que avanza la campaña, se hace cada vez más difícil recaudar el dinero que necesitamos para luchar”.

Con su salida, la reñida contienda demócrata se reduce, aunque mantiene a pesos pesados como los senadores Bernie Sanders y Elizabeth Warren, y el exvicepresidente Joe Biden, junto con el alcalde saliente de South Bend (Indiana), Pete Buttigieg, a los que se ha sumado recientemente Bloomberg.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)