“Tolerancia cero”

Indignación por separación de familias de inmigrantes

Las ex primeras damas critican a Trump por una medida “cruel e inmoral”.

Tornillo, Texas: primeras imágenes de los campos de refugiados de Trump para albergar a los hijos menores de inmigrantes ilegales. Foto: AFP
VEA EL VIDEO. Foto: AFP

Donald Trump enfrenta una rebelión por su política migratoria de "tolerancia cero", en particular por la separación de las familias de inmigrantes ilegales.

Reflejo de la indignación que despierta esta medida, ayer martes un grupo de legisladores demócratas y sus partidarios interrumpieron una audiencia en el Congreso para realizar una dramática protesta. Con el sonido de un niño llorando de fondo, el principal demócrata del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Jerrold Nadler, rompió con el protocolo y comenzó a leer una declaración que decía "estos niños no son animales", mientras sus colegas republicanos gritaban "¡Fuera de orden!".

A los comentarios de Nadler en la audiencia, originalmente sobre el manejo por parte del FBI de los correos electrónicos de Hillary Clinton, siguieron protestas de mujeres con niños pequeños que gritaban: "¡Las familias deben estar juntas!", antes de que salieran escoltadas por la policía del Capitolio.

Elijah Cummings, el principal demócrata en el Comité de Supervisión de la Cámara, criticó lo que llamó una política de poner a los niños en "campos de concentración". "¿Qué país es ese? ¡Este es Estados Unidos de América!", clamó.

Esta política migratoria de Trump tampoco cae bien entre sus partidarios. El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, aseguró que tanto él como sus compañeros de partido quieren terminar con las separaciones de familias de inmigrantes indocumentados. "Apoyamos un plan que mantenga unidas a las familias mientras se determina su estatus", señaló McConnell junto a varios senadores republicanos. McConnell apuntó que espera alcanzar un acuerdo con el Partido Demócrata para aprobar una ley en ese sentido.

En cambio, Trump reafirmó su apoyo a la política de "tolerancia cero" aplicada a los inmigrantes en la frontera, y aseguró que los demócratas pretenden que la inmigración ilegal "infeste" a Estados Unidos.

"Yo no quiero niños siendo retirados de sus padres. Pero cuando buscamos procesar a los padres por venir aquí ilegalmente, algo que se debe hacer, hay que separar a los niños", dijo Trump.

Un centro de detención de inmigrantes en Texas.
Un centro de detención de inmigrantes en Texas. Foto: Archivo

Diversos sondeos muestran un rechazo mayoritario de los estadounidenses a esta situación, en un cuadro que podría claramente tener efectos en las elecciones legislativas de noviembre.

En este contexto, los gobernadores de Colorado, Nueva York, Maryland y Massachusetts se negaron a enviar tropas de la Guardia Nacional a la frontera sur. "No seremos cómplices de esta tragedia humana", dijo el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo.

Larry Hogan, republicano de Maryland, dijo que no enviará a la Guardia Nacional a la frontera "hasta que se haya rescindido esta política de separar a los niños de sus familias".

John Hickenlooper, demócrata de Colorado, prohibió el uso de recursos estatales "con el propósito de separar a cualquier niño de su padre o tutor legal", una práctica que llamó "cruel y antiestadounidense". Y el gobernador de Massachusetts, Charlie Baker, también consideró "cruel e inhumana" la separación familiar.

En una videoconferencia, el canciller de México, Luis Videgaray, también calificó la política de "tolerancia cero" de Trump de "cruel e inhumana". Y el favorito para ganar las elecciones en México el 1 de julio, Andrés Manuel López Obrador, dijo que la definió de "racista e inhumana".

Las cuatro ex primeras damas de Estados Unidos también hicieron oír sus voces.

Rosalynn Carter, esposa de Jimmy Carter, dijo que la medida de Trump era una "vergüenza" para Estados Unidos.

"Esta política de tolerancia cero es cruel, es inmoral, me parte el corazón", escribió Laura Bush, esposa del expresidente George W. Bush.

Michelle Obama retuiteó su mensaje con un comentario: "A veces la verdad va más allá de los partidos políticos".

Hillary Clinton afirmó que "destrozar familias" va contra los valores de Estados Unidos.

Melania Trump también se pronunció. "La señora Trump odia ver a los niños separados de sus familias (...) Ella cree que tenemos que ser un país que siga todas las leyes, pero también un país que gobierne con corazón", dijo su portavoz.

Hay 2.342 menores separados de sus familias

Entre el 5 mayo —inicio de las políticas de "tolerancia cero"— y el 9 de junio, un total de 2.235 familias y 4.548 personas han sido separadas por las autoridades, de acuerdo a datos oficiales. De esas personas, 2.342 son niños que han pasado a ser considerados no acompañados y 2.206 adultos, quienes serán procesados por la vía criminal debido al cruce fronterizo. La secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, aseguró que la Administración Trump "no va a pedir perdón" por separar a los niños de sus madres.

LA CRISIS MIGRATORIA.

¿Por qué separan a los niños?

Pedidos de asilo. Entre marzo y mayo de este año, más de 50.000 personas han sido arrestadas mensualmente por ingresar clandestinamente a Estados Unidos por la frontera con México. En un 15% de los casos se trata de familias, y un 8% son menores solos. Prácticamente todas las familias y los menores sin compañía de adultos solicitan asilo alegando un temor verosímil de sufrir violencia en caso de que retornen a su país. Hasta ahora, los demandantes de asilo registraban sus casos y eran liberados en Estados Unidos en espera de que estos fueran analizados. En la actualidad, existe un acumulado de 600.000 pedidos de asilo y muchas familias nunca se presentan para defender sus casos, optando por "diluirse" en la sociedad estadounidense. Para el gobierno de Donald Trump, esta situación se convirtió en un "imán" para quien quiera ingresar a Estados Unidos.

Separación familiar. Entre octubre de 2017 y abril de este año unos 700 niños fueron separados de sus padres y retenidos por semanas o enviados a centros de acogida antes de poder volver a reunirse con su familias. El 7 de mayo el fiscal general y secretario de Justicia, Jeff Sessions, anunció la política de "tolerancia cero". Según ella, toda persona que ingrese clandestinamente resulta detenida y se enfrenta a cargos criminales. Cuando se trata de familias, los niños son separados de los padres. En apenas cinco semanas de aplicación de la "tolerancia cero", el número de niños separados de sus padres aumentó a más de 2.300.

Ley o política. Trump afirma que una ley de gobiernos demócratas lo fuerza a separar familias de inmigrantes. Pero Sessions y otros funcionarios han hecho referencia a una "política" de procesar a los adultos por ingreso clandestino. En realidad, nada obliga al gobierno a procesar inmigrantes que ingresan clandestinamente. Pero ello fuerza la separación de las familias. Esto es así porque cuando los padres son arrestados por cargos criminales, deben ser separados de los niños.

¿Y los niños? Una vez separados de sus padres, los niños son entregados a la Oficina de Instalación de Refugiados (ORR, en inglés). Estos menores van desde un año a los 18 y son retenidos en centros de acogida, donde duermen en colchones sobre el concreto en unidades delineadas por cercas metálicas que ofrecen la impresión de una enorme jaula.

En la actualidad, la ORR tiene bajo su cuidado nada menos que casi 12.000 niños y menores de edad, ya que unos 10.000 ingresaron al país sin un adulto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º