ARGENTINA

Indignación por pediatra involucrado en caso de pornografía infantil

Un médico argentino fue arrestado acusado de integrar una red internacional

Operativo por un caso de pornografía infantil, en el que fue arrestado un pediatra argentino. Foto: Gendarmería argentina
Operativo por un caso de pornografía infantil, en el que fue arrestado un pediatra argentino. Foto: Gendarmería argentina

El arresto de un pediatra involucrado en una red internacional de pornografía infantil, conmueve a Argentina. El médico era jefe del servicio de inmunología y reumatología del Hospital Garrahan de Buenos Aires, y había trabajado en sanatorios de Estados Unidos y Canadá. Cayó el miércoles en un operativo que tuvo la colaboración del FBI, que había alertado de la red hace seis meses.

“Estamos frente a la hipótesis de una eventual producción, distribución y tenencia de imágenes de menores para su explotación sexual. Tenemos la suficiente prueba como para imputar al detenido, que se negó a declarar”, dijo la fiscal Daniela Dupuy al canal TN. Precisó que se encontraron más de cien videos en la computadora del médico.

En el Hospital Garrahan todos se mostraron sorprendidos frente a la revelación judicial que apuntó contra uno de sus médicos. “El Hospital Garrahan informa, a través de sus autoridades, que la Dirección de Asuntos Jurídicos de la institución ha tomado conocimiento del caso y se ha comunicado con la fiscalía interviniente a fin de poner a entera disposición de la justicia todo lo necesario para lograr el esclarecimiento de los hechos.

Hasta tanto la Justicia se expida, las autoridades han decidido apartar del cargo al profesional involucrado. La comunidad hospitalaria se encuentra movilizada y consternada a la espera de más información que permita aclarar los hechos ocurridos”, explicó el centro de salud en un comunicado.Seis meses atrás, personal especializado de la Policía de Buenos Aires había secuestrado computadoras, memorias portátiles y teléfonos celulares del pediatra. Uno de los allanamientos fue en su domicilio particular.

El análisis forense de los dispositivos del médico “permitió corroborar que en dos de las computadoras del pediatra había archivos de imagen y video donde sus protagonistas eran menores de entre 6 meses y 14 años dedicados a actividades sexuales explícitas”, explicó una fuente vinculada con la investigación.

Además de en Argentina, hubo procedimientos en Brasil, donde comenzó la investigación, y en Estados Unidos.

“En los peritajes hechos se descubrieron fotografías y filmaciones de situaciones de abuso de menores. En algunos casos, según lo que se puede observar, las imágenes fueron tomadas en el consultorio del imputado”, sostuvo a La Nación el comisionado general Carlos Gabriel Rojas, que conduce la Dirección de Prevención e Investigación de Delitos Tecnológicos de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires.

Rojas explicó que el médico no resistió el arresto cuando se retiraba del hospital. “Este tipo de gente, por lo general, es amable y para nada demuestra violencia”, agregó el jefe policial.

Un detective que participa de la investigación sostuvo que el médico pediatra sabía que en cualquier momento podía ser detenido. “No desconocía que en los peritajes tecnológicos se podían encontrar las imágenes que había producido y compartido por Internet”, sostuvo la fuente.

Todo comenzó con una investigación de Homeland Security, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, y el Ministerio Público de la Acusación de Brasil determinó que desde direcciones IP radicadas en Argentina se habían compartido y distribuido imágenes de contenido pornográfico infantil. La ramificación de la causa avanzó hasta llegar al médico argentino.

“Está claro que el médico pediatra detenido compartió archivos con pornografía infantil con un pedófilo de Brasil”, sostuvo el comisionado general Rojas.

Desde Brasil, donde el operativo fue bautizado como Luz de Infancia III, pusieron en conocimiento al Ministerio Público Fiscal bonaerense de la distribución de contenido pornográfico infantil en Argentina, a través de la plataforma P2P “E-mule”.

A los investigadores argentinos la pesquisa los orientó hacia el médico pediatra. “No hay dudas de su culpabilidad. Desde la Policía de la Ciudad sentimos satisfacción por sacar a este monstruo de la calle”, afirmó el secretario de Justicia y Seguridad de la Ciudad, Marcelo D’Alessandro.

El funcionario porteño, explicó además que algunas imágenes fueron en el ámbito hospitalario, ya que se veían camillas.

Para D’Alessandro hay elementos firmes contra el médico. “Se secuestraron computadoras y pendrives donde se encuentran pruebas contundentes: los chicos siendo abusados”, reveló. “Hay pruebas suficientes para imputarlo”, agregó.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, explicó ayer jueves por qué debieron esperar hasta ahora para detenerlo. “Había que verificar si las imágenes entraban en el marco del delito. Cuando las alarmas vienen del FBI, se hace todo el estudio correspondiente para ver la conexión, el tipo de red que se había construido”, dijo la ministra para justificar los seis meses que pasaron entre el allanamiento de la casa del sospechoso en noviembre y su arresto, en los cuales el médico siguió atendiendo a sus pacientes. 

Actuarán de oficio en los abusos a menores

El Senado argentino sancionó ayer jueves una ley que obligará al Estado a actuar de oficio ante los delitos de abuso sexual infantil. Hasta ahora, este tipo de casos eran considerados de orden privado, es decir que la acción penal sólo podía ser iniciada a instancias de la víctima o de sus familiares o tutores. A partir de ahora, la acción ante la Justicia podrá ser iniciada por cualquier persona y el Estado, a través de los fiscales, estará obligado a llevar adelante las investigaciones correspondientes. La iniciativa fue aprobada por la Cámara baja a partir de un proyecto presentado por la diputada Carla Carrizo. Ayer fue convertido en ley sin debate y por el voto unánime de 60 senadores. Una de las razones que explican esta modificación del Código Penal es la baja cantidad de casos de abuso sexual infantil que llegan a la Justicia debido a que, por lo general, el delito suele involucrar a un familiar o a una persona relacionada con la familia de la víctima. Según estadísticas extraoficiales, el 52% de las víctimas de abuso sexual suelen ser menores de edad. Sin embargo, se estima que sólo el 10% de esos casos llega a la Justicia como consecuencia del muro de silencio intrafamiliar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados