FUERTE REACCIÓN

Indignación en Israel por una ley polaca sobre el Holocausto

Prohíbe el uso de la expresión “campos de la muerte”.

Auschwitz: Campo de exterminio ubicado en Polonia. Foto: EFE
Auschwitz: Campo de exterminio ubicado en Polonia. Foto: EFE

Una polémica ley destinada a defender la imagen de Polonia y que prevé penas de cárcel para los que hablen de "campos de la muerte polacos" suscitó una fuerte reacción de Israel, que acusó a Varsovia de negar el Holocausto.

El partido nacionalista Derecho y Justicia (PiS) instauró desde que llegó al poder en octubre de 2015 una "política histórica" para despertar el patriotismo polaco. Esta política busca exaltar las acciones de resistencia a la Alemania nazi, al régimen comunista, a los nacionalistas ucranianos o al Ejército Rojo, así como a aquellos polacos que arriesgaron sus vidas para salvar a judíos. Pero también apunta a impedir la difusión de versiones de la historia que Varsovia considera injustas o hirientes.

Hasta hace poco esta política no despertó muchas críticas, solo algunos fríos intercambios con Ucrania. El pedido de indemnización por la guerra enviado a Alemania tampoco hizo olas. Berlín considera que el tema está saldado desde el punto de vista jurídico.

Pero la tensión aumentó con la adopción el viernes por la Cámara de Diputados de una ley sobre el exterminio de los judíos por los nazis que tuvo lugar en gran parte en Polonia, ocupada por Alemania durante la Segunda Guerra Mundial.

Con este texto, los conservadores polacos quieren evitar que se atribuyan "a la nación o al Estado" los crímenes cometidos por los nazis e impedir el uso de la expresión "campos de la muerte polacos" para referirse a los campos de exterminio instalados en Polonia.

La iniciativa, que todavía debe pasar por el Senado, está especialmente enfocada a periodistas. Son habituales ya las denuncias del gobierno polaco cuando medios extranjeros usan la expresión "campos de concentración polacos" para referirse a Auschwitz, el centro de exterminio ubicado en Polonia operado por los ocupantes nazis, en el que murieron miles de polacos, principalmente judíos.

El gobierno israelí interpretó esta ley como un intento de negar la participación de algunos polacos en el exterminio de los judíos por los nazis, e incluso la posibilidad de demandas judiciales contra sobrevivientes del holocausto judío. "No toleraremos que se deforme la verdad y se reescriba la historia o que se niegue el Holocausto", dijo el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu.

Por su parte, el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, se mostró ayer lunes abierto al diálogo con Israel en torno a esta polémica ley, pero insistió en que "no se puede hablar en ningún caso de responsabilidad de Polonia en el Holocausto".

Morawiecki, quien acordó ayer con Netanyahu establecer un diálogo sobre el tema, afirmó: "Polonia fue atacada y ocupada durante la II Guerra Mundial, por lo que está fuera de dudas que los polacos no fueron de ningún modo responsables del Holocausto".

Netanyahu, en cambio, considera que el proyecto de ley polaco supone "la distorsión de la verdad, la reescritura de la historia y la negación del Holocausto".

Lo cierto es que la cuestión es espinosa y no son pocos los historiadores, entre ellos el controvertido polaco-estadounidense Jan Gross, que han analizado el papel, a veces activo, de los polacos en el asesinato de judíos durante la ocupación nazi.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos