CONFLICTO

Indígenas protestan y bloquean varias rutas en Ecuador

La medida es contra la política económica del gobierno y en abierto desafío al estado de excepción que rige en el país por la violencia del narcotráfico.

Indígenas cortaron rutas y quemaron neumáticos en Ecuador. Foto: AFP
Indígenas cortaron rutas y quemaron neumáticos en Ecuador. Foto: AFP

El poderoso movimiento indígena de Ecuador bloqueó varias rutas en el marco de las marchas de ayer martes en protesta contra la política económica del gobierno y en abierto desafío al estado de excepción que rige en el país por la violencia del narcotráfico. Hacia mitad de jornada, iban 18 personas detenidas por el bloqueo de carreteras.

En Zumbahua, en el centro andino, los manifestantes cerraron el acceso a esa localidad con piedras y neumáticos en llamas. Mujeres con poncho, picas y palos salieron a la carretera acompañadas de hombres que movieron grandes piedras para obstaculizar el tránsito.

Pese a la advertencia del gobierno de que impediría los bloqueos, no se ha informado oficialmente de choques entre la fuerza pública y los manifestantes.

Leonidas Iza, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), convocó junto a otros sectores como obreros y estudiantes a la protesta que incluyó una marcha en Quito ayer martes.

En la capital ecuatoriana, la policía acordonó la sede presidencial ante el llamado de los grupos de protesta a manifestarse en rechazo a medidas económicas del gobierno.

“La paralización representa pérdidas económicas para los pequeños negocios, que son el sustento de miles de familias y hogares ecuatorianos. Dile #NoAlParo, por la reactivación y la prosperidad del país entero”, tuiteó el presidente Guillermo Lasso.

La agitación social volvió a un Ecuador sacudido por el repunte de homicidios y masacres carcelarias, que este año dejan más de 2.000 muertos en este país de 17,7 millones de habitantes, lastrado por la depresión económica que trajo la pandemia.

La Conaie, que en 2019 también encabezó violentas manifestaciones contra la eliminación de subsidios a combustibles que dejaron once muertos, rechaza las alzas mensuales aplicadas desde 2020.

El mandatario decretó un nuevo precio del galón de diésel (3,7 litros), que trepó a 1,90 dólares frente a un dólar que costaba hace más de un año, y fijó el de gasolina corriente a 2,55 dólares.

Al mismo tiempo anunció un congelamiento indefinido de esas tarifas, lo que no calmó el descontento popular.

Ecuador, que exporta petróleo pero importa combustibles, encara una crisis reflejada en una deuda externa de casi 46.000 millones de dólares (45% del PIB) y un déficit fiscal de 5% del PIB, además del 47% de pobreza y miseria, y 28% de subempleo y desempleo.

Los indígenas, que participaron en el derrocamiento de tres presidentes entre 1997 y 2005, exigen al gobierno que congele los precios en 1,50 dólares para el diésel y dos dólares para la gasolina corriente.

Los indígenas, que representan un 7,4% de la población, se movilizaron desde temprano a pesar del estado de emergencia que rige en el país desde el 19 de octubre.

Lasso ordenó el despliegue de militares en apoyo a la policía que combate las mafias del narco, aunque no ha restringido derechos como los de reunión y protesta.

El mandatario lanzó una advertencia a los manifestantes. “Vamos a desarrollar todo un dispositivo para evitar el cierre de vías, para que impere la ley”, declaró el lunes.

En medio de la agitación, el gobierno presentará al Congreso, controlado por la oposición, reformas tributarias y laborales con miras a reactivar la economía.

El vocero del Gobierno, Carlos Jijón, dijo que ya se entregó a los legisladores el proyecto de ley tributaria y que ha habido diálogos previos para tratar de conseguir que pase a debate y aprobación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados