Catástrofes en Chile

Incendios en el sur, inundación en el norte

El Gobierno chileno decretó "estado de excepción constitucional por catástrofe" en la región de Atacama (800 km al norte de Santiago) debido a un fuerte e inusual temporal que desbordó ríos, inundo casas y calles con relaves mineros y amenaza de aluviones.

La declaración implica que las Fuerzas Armadas toman el control de la región, indicaron funcionarios.

Mientras tanto, en el sur, la noche anterior se había decretado "zona de catástrofe" por los incendios que desde hace 10 días consumen el bosque nativo en la región de La Araucanía, 670 km al sur de la capital.

El ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, informó que aproximadamente 48 mil personas se encuentran si agua en la desértica región de Atacama y 38.500 sin suministro eléctrico. Además, hay 10 rutas cortadas entre Antofagasta y Coquimbo.

Tras un sobrevuelo por la región afectada, la senadora Isabel Allende señaló que "es impresionante, parece una ciudad fluvial, corre el agua por las calle".

En el sur, el fuego arrasaba extensas zonas de cordillera, con una densa vegetación y de muy difícil acceso, con bosques de araucarias —sagrados para las comunidades indígenas mapuches—, cipreses y lleuques.

Los incendios han sido avivados por una inusual sequía en la zona, altas temperaturas y fuertes ráfagas de viento, lo que llevó a las autoridades a poner a la región bajo "zona de catástrofe", una medida administrativa que busca agilizar la entrega de recursos.

El fuego que afecta a la Reserva Natural China Muerta y al Parque Nacional Conguillío, traspasó los límites provinciales de La Araucanía, cuando ya más de 14 mil hectáreas se han quemado desde que se iniciaron los siniestros.

Las comunidades indígenas pehuenches se quejaron de que la situación en Malleco pudo ser evitada pero su denuncia no fue tenida en cuenta.

Las llamas también afectan al Parque Nacional Conguillío, una inmensa reserva ecológica de casi 61.000 hectáreas visitada cada año por miles de turistas.

Un grupo de 35 brigadistas uruguayos se sumaron ayer al combate de los gigantescos incendios.

Los incendios forestales forman parte de una serie de siniestros que afectan al sur de Chile, donde se mantenían activos 38 incendios, afectando una superficie total de 13.911,46 hectáreas de vegetación, según datos oficiales. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados