Jeremy Corbyn enfrentará a los conservadores en comicios

Se impone un socialista en el laborismo británico

El diputado Jeremy Corbyn, un político antiausteridad del ala más izquierdista del laborismo británico, fue elegido este sábado pasado por abrumadora mayoría y es el nuevo líder del primer partido de la oposición.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Era el candidato más improbable para ganar y se impuso con casi el 60%. Foto: AFP

Corbyn, de 66 años, que empezó la carrera electoral de estas primarias laboristas como el más improbable ganador, acabó ganando en primera ronda con casi 60% de los votos y sucede a Ed Miliband, que dimitió tras perder las elecciones de mayo, anunció el Partido Laborista en Londres.

Sus simpatizantes en la sala donde se hizo el anuncio corearon la victoria con gritos de "Jez we did" ("Sí, lo hicimos"), jugando con el nombre de pila de Corbyn. En sus primeras palabras como líder, dijo que la campaña ha demostrado que el partido es "apasionado, democrático, diverso, unido y absolutamente determinado a buscar una sociedad más decente y mejor". Posteriormente asistió a la manifestación para pedir un mejor trato a los refugiados que se celebró en Londres y otras capitales europeas este sábado. Ante decenas de miles de personas, Corbyn rebatió declaraciones del primer ministro David Cameron, quien afirmó que los ataques aéreos en Siria pueden ayudar a superar la crisis migratoria. "Sin lugar a dudas, nuestro objetivo ha de ser hallar soluciones pacíficas a los problemas de este mundo", dijo el nuevo líder laborista.

Un cambio.

La victoria de Corbyn es una ruptura con años de dominio del blairismo —de Tony Blair, tres veces primer ministro— en el partido, una corriente más centrista, algo que se plasmó en sus elogios a los sindicatos en sus primeras palabras. El laborismo y los sindicatos "están orgánicamente enlazados", dijo, "de ahí viene nuestra fuerza".

Diputado desde 1983, sin haber ocupado nunca un puesto en ninguno de los gobiernos laboristas, Corbyn logró 251.000 votos, el 59,5% de los 422.000 emitidos, muy por delante de sus tres rivales.

Una de las primeras felicitaciones llegó de España, del líder de Podemos, Pablo Iglesias, que estimó que la victoria "es una gran noticia, un paso hacia un cambio en Europa para beneficio del pueblo". Para el partido griego en el poder, Syriza, esta "victoria histórica" podría servir para reforzar "el frente europeo contra la austeridad.

Los conservadores británicos tildaron la victoria de Corbyn —partidario de eliminar las armas nucleares o de considerar a los movimiento Hamas y Hezbolá interlocutores en las negociaciones de paz en Oriente Medio— de "amenaza". El ministro de Defensa, Michael Fallon, estimó que el "laborismo es ahora una seria amenaza a la seguridad de nuestra nación, nuestra seguridad económica y la seguridad de vuestras familias". "Sea debilitando nuestras defensas, aumentando los impuestos al empleo y los beneficios, endeudándose más y creando más ayudas sociales, o aumentando el costo de vida a base de imprimir más dinero, el Partido Laborista de Corbyn dañará a los trabajadores", aseguró Fallon.

Un líder anti austeridad

Corbyn defiende la gratuidad de las universidades, el fin de la austeridad, mayores esfuerzos para la redistribución de la riqueza y fue uno de los laboristas que más se opuso a la invasión de Irak. No fue a la universidad, pero tras la secundaria pasó dos años en Jamaica como profesor y despertó a la política con la guerra de Vietnam. La gran incógnita es si podría batir a los conservadores de David Cameron en las elecciones de 2020.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)